Un as en­tre las ma­nos

La fir­ma pun­ta­na Gra­nos del Oes­te ha­ce agri­cul­tu­ra ex­clu­si­va­men­te en cam­pos al­qui­la­dos y el maíz es el alia­do es­tra­té­gi­co pa­ra lo­grar bue­nos re­sul­ta­dos. El ce­real brin­da es­ta­bi­li­dad e in­te­gra­ción pro­duc­ti­va y po­ten­cia los ne­go­cios en una zo­na mar­gi­nal.

Clarin - Rural - - TAPA - Pa­blo Lo­sa­da plo­sa­da@cla­rin.com

La fal­ta de agua im­po­ne se­ve­ras res­tric­cio­nes pa­ra la pro­duc­ción de cul­ti­vos en dis­tin­tas áreas pro­duc­ti­vas del país. Una de esas zo­nas es la re­gión agrí­co­la de San Luis. Por es­ta cau­sa, la bús­que­da de me­jo­res al­ter­na­ti­vas pro­duc­ti­vas y co­mer­cia­les es una ne­ce­si­dad pa­ra man­te­ner­se en el ne­go­cio en es­te si­tio.

Gra­nos del Oes­te es una em­pre­sa agrí­co­la jo­ven, for­ma­da por tres in­ge­nie­ros agró­no­mos y un pro­duc­tor de la zo­na de San Luis ca­pi­tal. Ellos ope­ran co­mo em­pre­sa des­de el año 2009, y se de­di­can a la agri­cul­tu­ra y los ser­vi­cios de ad­mi­nis­tra­ción en la zo­na. En­tre sus ca­rac­te­rís­ti­cas des­ta­ca­das es­tán que to­da la su­per­fi­cie que siem­bran la ha­cen so­bre cam­pos arren­da­dos y que el maíz es es­tra­té­gi­co en sus ro­ta­cio­nes.

La fun­da­ción de la fir­ma re­pre­sen­tó las pri­me­ras ar­mas co­mo pro­duc­to­res agrí­co­las pa­ra va­rios in­te­gran­tes de es­ta so­cie­dad.

“Aun­que des­de lo pro­duc­ti­vo no fue­ron los me­jo­res años pa­ra no­so­tros por­que se fue ha­cien­do ex­pe­rien­cia en el an­dar, al ser bue­nos años de pre­cios en so­ja lo­gra­mos ha­cer una es­ca­la pro­duc­ti­va que hoy se man­tie­ne y ve­nía cre­cien­do año a año”, di­ce Guillermo Or­dó­ñez, in­ge­nie­ro agró­no­mo y uno de los so­cios de la fir­ma, mien­tras re­co­rre uno de los cam­pos que siembra y dia­lo­ga con Cla­rín Ru­ral.

La so­ja fue el cul­ti­vo que los apa­lan­có, se­ña­la el téc­ni­co, aun­que en el maíz en­cuen­tran las más im­por­tan­tes ven­ta­jas téc­ni­cas pa­ra sem­brar­lo en es­ta zo­na que tie­ne di­fi­cul­ta­des pro­duc­ti­vas.

En el cen­tro-es­te de San Luis llue­ven 650 mi­lí­me­tros por año -con­cen­tra­dos en­tre pri­ma­ve­ra y ve­rano-, se ha­ce agri­cul­tu­ra en sue­los muy are­no­sos y con es­ca­sa ma­te­ria or­gá­ni­ca. Pe­ro ade­más de que las pro­pie­da­des del am­bien­te no son las óp­ti­mas, lo errá­ti­co del cli­ma tam­po­co ayu­da.

Por ello, di­ce Or­dó­nez, “lo que se bus­ca por so­bre to­das las co­sas es lo­grar es­ta­bi­li­dad”. Y pa­ra lle­var ade­lan­te es­ta idea, el maíz es un gran alia­do en el cam­po y la pla­ni­fi­ca­ción lo es en la pre­su­pues­ta­ción agrí­co­la.

En el ce­real es­tá una de las for-

ta­le­zas de la fir­ma.

“Al ser am­bien­tes tan res­trin­gi­dos en hu­me­dad, las gra­mí­neas tie­nen una ma­yor es­ta­bi­li­dad de ren­di­mien­to que la so­ja”, ma­ni­fies­ta el téc­ni­co. Por es­to, al­re­de­dor del maíz, tam­bién hay es­tra­te­gia agro­nó­mi­ca. El ase­sor ex­pli­ca que so­la­men­te en­tre el 25%-30% de la su­per­fi­cie del ce­real es de siembra tem­pra­na, de prin­ci­pios de oc­tu­bre, y to­do el res­to es tar­dío; ade­más de que se mo­di­fi­can los ni­ve­les de fer­ti­li­za­ción apli­ca­dos, se­gún el ren­di­mien­to es­pe­ra­do en ca­da ca­so.

“A pe­sar de que los tar­díos se ha­cen con­si­de­ran­do que tie­nen me­nor ex­pec­ta­ti­va de ren­di­mien­to mues­tran un pi­so de ren­di­mien­to es­ta­ble a lo lar­go de los años”, co­men­ta el téc­ni­co y agre­ga que “en las cam­pa­ñas bue­nas, que no son la gran ma­yo­ría, los tem­pra­nos tie­nen más po­ten­cial de ren­di­mien­to que los tar­díos. Pe­ro por es­ta­bi­li­dad es­tos úl­ti­mos ca­si siem­pre su­pe­ran los rin­des de los de siembra tem­pra­na”.

Sin ir más le­jos, es­te año los maí­ces de segunda fe­cha vie­nen rin­dien­do en­tre 75 a 80 quin­ta­les por hec­tá­rea y, de pri­me­ra, en­tre 65 a 70 quin­ta­les.

Res­pec­to de la fer­ti­li­za­ción, es bá­si­ca­men­te con ni­tró­geno y fós­fo­ro, acla­ra Or­dó­ñez. Los maí­ces que van a am­bien­tes con ren­di­mien­to ob­je­ti­vo me­nor a 55 qq/ ha no se fer­ti­li­zan ya que el sue­lo pro­vee los nu­trien­tes de ma­ne­ra na­tu­ral, y cuan­do se as­pi­ra a 80 qq/ha se apli­ca ni­tró­geno, por más que sea tar­dío o tem­prano, co­men­ta el téc­ni­co.

Otra pa­ta fuer­te del ne­go­cio de es­ta em­pre­sa son los al­qui­le­res.

“Cuan­do se de­ci­de arren­dar, no al­qui­la­mos cam­pos por al­qui­lar. Es­ta­mos bus­can­do a un pro­duc­tor a quien nues­tra em­pre­sa le apor­te des­de la par­te téc­ni­ca, en los que po­da­mos plan­tear es­tra­te­gias de fer­ti­li­za­ción. No que­re­mos es­tar un ra­to en un cam­po. Bus­ca­mos ha­cer un ne­go­cio sus­ten­ta­ble ya que tam­bién no­so­tros nos be­ne­fi­cia­mos”, afir­ma el téc­ni­co.

La fir­ma cie­rra con­tra­tos con la mo­da­li­dad de apar­ce­ría a ca­pi­ta­li­zar por tres años, co­mo mí­ni­mo, con la op­ción de la re­no­va­ción a tres años más. Es de­cir, ex­pli­ca Or­dó­nez, res­pec­to al ti­po de con­tra­to, “si el año vie­ne bueno y el cul­ti­vo rin­de más que el pi­so es­ta­ble­ci­do ba­jo con­tra­to, va au­men­tan­do el por­cen­ta­je de par­ti­ci­pa­ción del pro­duc­tor por so­bre ese pi­so. He­mos te­ni­do ca­sos en los que se pa­ga­ron has­ta 11 quin­ta­les de so­ja por hec­tá­rea de al­qui­ler. En esas si­tua­cio­nes es co­mo si el pro­duc­tor tu­vie­ra su cam­po en Vi­cu­ña Mac­ken­na, en Cór­do­ba”, re­sal­ta el téc­ni­co, alu­dien­do a una zo­na con ma­yor po­ten­cial que la pun­ta­na.

Te­nien­do en cuen­ta que en ca­da uno de los cam­pos se es­ta­ble­cen con­tra­tos de lar­go pla­zo pa­ra sem­brar y que ello per­mi­te pla­ni­fi­car una rotación, que ha­ce sus­ten­ta­ble al sis­te­ma y tam­bién au­men­ta los ren­di­mien­tos, la di­ver­si­fi­ca­ción pro­duc­ti­va em­pie­za a to­mar im­por­tan­cia.

El téc­ni­co cuen­ta que es­tán pro­ban­do, es­te año y por pri­me­ra vez, con una em­pre­sa per­ga­mi­nen­se, con la siembra in­ver­nal del gar­ban­zo, ade­más de que en el ve­rano es­tán in­ten­tan­do in­cor­po­rar en la rotación el po­ro­to ne­gro o el co­lo­ra­do, con el ob­je­ti­vo de al­can­zar en­tre 250 a 300 hec­tá­reas en los pró­xi­mos años en de­tri­men­to de la su­per­fi­cie de so­ja. Tam­bién ha­cen en­tre 80 a 90 hec­tá­reas por año de maíz pi­sin­ga­llo. Otro de los da­tos in­tere­san­tes es que en aque­llos lo­tes en los que se ha­ce maíz pa­ra pi­ca­do lue­go se siembra un cul­ti­vo de co­ber­tu­ra in­ver­nal pa­ra la re­cu­pe­ra­ción de los sue­los, con­si­de­ran­do la ma­yor ex­trac­ción de ma­te­ria ver­de que se re­quie­re pa­ra la fa­bri­ca­ción del si­lo.

La es­tra­te­gia pro­duc­ti­va y la vi­sión de lar­go pla­zo, he­rra­mien­tas cla­ve en zo­nas di­fí­ci­les.

En un tar­dío. Or­dó­ñez, uno de los so­cios de la fir­ma, en un lo­te de maíz de segunda.

Ai­re serrano. Or­dó­ñez en un lo­te de maíz de segunda. El 75% de la su­per­fi­cie que siembra es de fe­cha tardía.

Rotación. A la izq. un lo­te de ave­na que se sem­bró so­bre un maíz que se en­si­ló. A la de­re­cha, la so­ja que se ha­ce en rotación con maíz.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.