Los cul­ti­vos de in­vierno, con los már­ge­nes aco­ta­dos

Hay bue­nos pre­cios, pe­ro los cos­tos com­pli­can la ecua­ción.

Clarin - Rural - - TAPA - Ma­tías Amo­ro­si Es­pe­cial pa­ra Cla­rín Ru­ral

El es­ce­na­rio que se plan­tea pa­ra ade­lan­te en la pro­duc­ción agrí­co­la tie­ne al­gu­nas va­ria­bles que jue­gan en con­tra y otras a fa­vor. Arran­can­do por las úl­ti­mas, y so­bre to­do ha­cien­do fo­co en la cam­pa­ña de fi­na - y más pun­tual­men­te en el tri­go 2014/15- po­de­mos nom­brar al pre­cio de es­te pro­duc­to, que no es ma­lo en tér­mi­nos no­mi­na­les ya que la po­si­ción Enero 2015 en el Mer­ca­do a Tér­mino de Bue­nos Ai­res mues­tra va­lo­res cer­ca­nos a los 200 dó­la­res por to­ne­la­da. Es­te va­lor, com­pa­ra­do con el pro­me­dio del pre­cio a co­se­cha de las úl­ti­mas cin­co cam­pa­ñas (175 dó­la­res por to­ne­la­da), es muy bueno.

Has­ta aquí va bien. En­ton­ces ¿cuál se­ría el pro­ble­ma? En­tra­mos con las va­ria­bles de co­yun­tu­ra, que tie­nen que ver con el ma­no­seo de es­te mer­ca­do por to­dos co­no­ci­do. El cie­rre de las ex­por­ta­cio­nes y el dis­con­ti­nuo otor­ga­mien­to de ROEs pro­pi­cia­ron las ga­ran­tías ne­ce­sa­rias pa­ra que los mo­li­nos pue­dan abas­te­cer­se a lo lar­go del año sin pu­jar por la mer­ca­de­ría. En­ton­ces, el es­ce­na­rio se pre­sen­ta con buen pre­cio no­mi­nal pe­ro con un ries­go del ne­go­cio, pro­duc­to de in­ter­ven­cio­nes es­ta­ta­les, muy al­to.

Aho­ra, la pre­gun­ta a ha­cer­nos es: ¿qué ha pa­sa­do con los cos­tos en las úl­ti­mas cam­pa­ñas? La res­pues­ta es que he­mos te­ni­do cos­tos en as­cen­so al igual que en la ma­yo­ría de las ac­ti­vi­da­des agrí­co­las, y si es­to lo po­ne­mos en mo­de­los do­la­ri­za­dos, los va­lo­res ge­ne­ran un au­men­to muy sig­ni­fi­ca­ti­vo, au­men­tan­do fuer­te­men­te los ren­di­mien­tos de in­di­fe­ren­cia de las dis­tin­tas zo­nas, y con es­to el ries­go del ne­go­cio, ha­cién­do­lo in­via­ble en al­gu­nas re­gio­nes.

En el oes­te de Bue­nos Ai­res, por ejem­plo si se ana­li­za la pro­yec­ción de már­ge­nes bru­tos pa­ra la cam­pa­ña 2014-15 en un cam­po arren­da­do de acuer­do a los rin­des pro­me­dio zo­na­les, el tri­go arro­ja una ren­ta­bi­li­dad des­pués del pa­go de los im­pues­tos de -0,7%. El cálcu­lo es­tá he­cho a par­tir de un rin­de de 35 quin­ta­les por hec­tá­rea y ven­dien­do el ce­real a un pre­cio bru­to de 19 dó­la­res por quin­tal.

Ade­más, con la ba­ja de pre­cios de es­tos úl­ti­mos días, los már­ge­nes de la grue­sa pa­ra la mis­ma zo­na han caí­do, dan­do cuen­ta del mal nú­me­ro con que se ini­cia la nue­va cam­pa­ña. Es­to re­fle­ja lo que en otras cam­pa­ñas ocu­rría en cuan­to al ries­go del ne­go­cio. El mis­mo ha si­do cre­cien­te en los úl­ti­mos años y pa­ra la nue­va cam­pa­ña que en­fren­ta­mos no es la ex­cep­ción.

Lo aco­ta­do del nú­me­ro fi­nal pue­de lle­gar a ver­se co­mo un pro­ble­ma pa­ra que el área a ni­vel país si­ga es­tan­do muy le­jos del po­ten­cial y con ello se tien­da pau­la­ti­na­men­te a una me­nor ofer­ta pa­ra los ar­gen­ti­nos y pa­ra el mun­do.

Los cul­ti­vos de in­vierno ne­ce­si­tan rá­pi­da­men­te po­lí­ti­cas pú­bli­cas que alien­ten la siembra y que den pre­vi­si­bi­li­dad pa­ra que los pro­duc­to­res pue­dan co­rrer con los ries­gos ló­gi­cos del ne­go­cio, de ti­po pro­duc­ti­vo y co­mer­cial, y no tam­bién con ries­gos de­ri­va­dos de equi­vo­ca­das de­ci­sio­nes po­lí­ti­cas, fren­te a los que hay muy po­cas po­si­bi­li­da­des de co­ber­tu­ra.

Por otro la­do, quie­nes siem­bren en cam­pos al­qui­la­dos de­be­rán pu­jar por una ba­ja en el cos­to de los arren­da­mien­tos, o bus­car aso­ciar al due­ño del cam­po al ne­go­cio, pa­ra dis­mi­nuir los ries­gos.

Por eso es que ha­brá que es­tar muy aten­tos en el se­gui­mien­to del mer­ca­do, por­que sa­bien­do que los pre­cios de los gra­nos tie­nen va­ria­cio­nes a ve­ces muy im­por­tan­tes, es fun­da­men­tal “ce­rrar” con­tra­tos cuan­do el pre­cio “sir­va”.

Por lo tan­to, en es­tos mo­men­tos de ma­yor com­ple­ji­dad, el con­se­jo es que ad­mi­nis­tre­mos nues­tros ries­gos y apro­ve­che­mos opor­tu­ni­da­des, tra­tan­do siem­pre de ser fle­xi­bles. Man­ten­gá­mo­nos ac­ti­vos y lú­ci­dos. Lo peor que nos pue­de pa­sar es que las emo­cio­nes nu­blen nues­tra vi­sión y nos pa­ra­li­cen.

Los que arrien­dan de­be­rán bus­car una ba­ja o aso­ciar al due­ño del cam­po

No­ta de la re­dac­ción: el au­tor es téc­ni­co de la con­sul­to­ra Glo­bal­tec­nos.

Es­tre­cho. Se­gún los cálcu­los de Amo­ro­si, el tri­go arro­ja­rá pér­di­das en cam­pos al­qui­la­dos del oes­te bo­nae­ren­se.

A cal­cu­lar. El au­men­to de los cos­tos y la in­ter­ven­ción del mer­ca­do apa­re­cen co­mo los prin­ci­pa­les es­co­llos pa­ra los cul­ti­vos in­ver­na­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.