Ha­ble­mos de có­mo se sa­le

Clarin - Rural - - LOS TEMAS DE LA SEMANA - Héc­tor A. Huer­go hhuer­go@cla­rin.com

El go­bierno de­ci­dió mal­vi­ni­zar la cues­tión de la deu­da con los hol­douts. Era pre­vi­si­ble. No ha­ble­mos de có­mo se lle­gó a es­to. Ha­ble­mos de có­mo se sa­le. Más allá de las ne­go­cia­cio­nes, las ar­gu­cias, chi­ca­nas, bi­do­nes o la mano de Dios (fue gol y lis­to) hay algo inexo­ra­ble: pa­ra re­en­cau­zar la eco­no­mía ha­ce fal­ta pro­du­cir. Pe­ro com­pe­ti­ti­va­men­te.

En 1983, tras la de­ba­cle de Mal­vi­nas, co­lap­só el go­bierno del pro­ce­so y de­jó la eco­no­mía des­qui­cia­da. La de­mo­cra­cia lle­gó con algo más que un pan aba­jo del bra­zo. En el me­dio de una cri­sis fe­no­me­nal, el cam­po pro­du­jo la ma­yor co­se­cha de tri­go de la his­to­ria. Con una siembra ré­cord de 7,5 mi­llo­nes de hec­tá­reas, el de Al­fon­sín se en­con­tró con 15 mi­llo­nes de to­ne­la­das, el do­ble que el año an­te­rior, con un sal­do ex­por­ta­ble de más de 10 mi­llo­nes.

La so­ja re­cién ha­cía sus pi­ni­nos. Pe­ro la com­bi­na­ción tri­go/so­ja de segunda siembra apor­tó 7 mi­llo­nes de to­ne­la­das. En­tre am­bos pro­duc­tos, se jun­ta­ron 3.000 mi­llo­nes de dó­la­res an­tes de ju­lio del 84. Lle­gó el ali­vio, efí­me­ro por­que el fa­ci­lis­mo de las re­ten­cio­nes y el ti­po de cam­bio múl­ti­ple aho­ga­ron rá­pi­da­men­te la es­pe­ran­za.

En aquel mo­men­to se co­no­ció el “In­for­me 84”, un do­cu­men­to ela­bo­ra­do por un gru­po de ex­per­tos li­de­ra­do por En­ri­que Gob­bée. Sos­te­nía que si se eli­mi­na­ban los de­re­chos de ex­por­ta­ción, sus­ti­tu­yén­do­los por otro ré­gi­men im­po­si­ti­vo, se po­día pa­sar rá­pi­da­men­te de las 30 mi­llo­nes de to­ne­la­das, a 50. No pe­ne­tró la ideo­lo­gía do­mi­nan­te, se­gún la cual el cam­po no res­pon­día a los es­tí­mu­los eco- nó­mi­cos.

En 1989, el go­bierno de Al­fon­sín ago­ni­za­ba por ina­ni­ción. La pro­duc­ción ca­yó en ti­ra­bu­zón y las ar­cas del Ban­co Cen­tral que­da­ron ex­haus­tas. No pu­do com­ple­tar su man­da­to.

La con­ver­ti­bi­li­dad fue muy di­fí­cil de di­ge­rir en el agro. Pe­ro hu­bo una fe­no­me­nal hui­da ha­cia ade­lan­te, por el sen­de­ro de la tec­go­bierno

Si se hu­bie­ra apo­ya­do al cam­po no ne­ce­si­ta­ría­mos re­ñir con los bui­tres

no­lo­gía. El uno a uno ha­bía equi­li­bra­do la re­la­ción in­su­mo/pro­duc­to. Aho­ra se po­día fer­ti­li­zar, usar se­mi­llas de ma­yor po­ten­cial, in­cor­po­rar her­bi­ci­das o fun­gui­ci­das de úl­ti­ma ge­ne­ra­ción. A pe­sar de los ba­jos pre­cios in­ter­na­cio­na­les de los prin­ci­pa­les pro­duc­tos agrí­co­las, se ace­le­ró la re­vo­lu­ción tec­no­ló­gi­ca. La pro­duc­ción pa­só de 30 a 60 mi­llo­nes de to­ne­la­das en me­nos de una dé­ca­da.

En 2001, ra­zo­nes ab­so­lu­ta­men­te aje­nas a la per­for­man­ce del agro, que se­guía cre­cien­do a los sal­tos, lle­va­ron a otra pro­fun­da y do­lo­ro­sa cri­sis. Se de­cre­tó el de­fault. Pe­ro ape­nas seis me­ses des­pués, cuan­do lle­gó la co­se­cha de so­ja, co­men­zó el re­pun­te. Pri­me­ro, se aco­mo­da­ron las re­ser­vas y, vía re­ten­cio­nes (que lle­ga­ron co­mo emer­gen­cia y con el ar­gu­men­to del “overs­hoo­ting” del dó­lar tras la trau­má­ti­ca sa­li­da de la con­ver­ti­bi­li­dad) se ge­ne­ra­ron re­cur­sos pa­ra aten­der la cri­sis so­cial. En­se­gui­da arran­có la in­dus­tria au­to­mo­triz, a par­tir de la nue­va de­man­da del agro. Lo pri­me­ro que se ven­dió fue la es­pe­ra­da Hi­lux, pri­me­ra cha­ta 4x4 fa­bri­ca­da en el país, que el cam­po es­ta­ba pi­dien­do a gri­tos.

En la era K, el cam­po si­guió cre­cien­do. Pe­ro de nue­vo el dia­blo del fa­ci­lis­mo me­tió la co­la. Con re­ten­cio­nes y res­tric­cio­nes a la ex­por­ta­ción, y un hos­ti­ga­mien­to inusi­ta­do, lo­gró po­ner el pie en la puer­ta gi­ra­to­ria. Se fre­nó el cre­ci­mien­to y nun­ca se lo­gró es­ta­bi­li­zar la pro­duc­ción agrí­co­la por en­ci­ma de las 100 mi­llo­nes de to­ne­la­das. En los úl­ti­mos cin­co años, el es­tan­ca­mien­to cos­tó 50.000 mi­llo­nes de dó­la­res de lu­cro ce­san­te. Más allá del efec­to mul­ti­pli­ca­dor de se­me­jan­te ri­que­za en la eco­no­mía del in­te­rior, es­ta­ría­mos bas­tan­te le­jos de la ne­ce­si­dad de vi­tu­pe­rar a los “bui­tres”, o de acu­dir a qui­me­ras de pan pa­ra hoy y ham­bre pa­ra mañana.

El cam­po no abri­ga nin­gu­na es­pe­ran­za de que el go­bierno se dé cuen­ta y cam­bie. An­tes bien, te­me que “ven­gan por to­do”. Ha­brá que tran­si­tar los pró­xi­mos quin­ce me­ses. Ya sa­be que la cam­pa­ña pró­xi­ma se siembra con un go­bierno y se co­se­cha con otro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.