Una “hier­ba ma­la” pa­ra co­mer y cu­rar

La “ver­do­la­ga”, una ma­le­za que afec­ta a la so­ja y el maíz, tie­ne pro­pie­da­des me­di­ci­na­les.

Clarin - Rural - - INVESTIGACIÓN -

Las ma­le­zas son un pro­ble­ma pa­ra la pro­duc­ción agrí­co­la pe­ro, en otro plano, pue­den ser una so­lu­ción. Se­gún la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud (OMS) el con­su­mo de es­pe­cies hor­tí­co­las po­dría sal­var has­ta 1,7 mi­llo­nes de vi­das ca­da año ya que ayu­da­ría en la pre­ven­ción de en­fer­me­da­des cró­ni­cas.

En el úl­ti­mo tiem­po, sur­gió co­mo al­ter­na­ti­va la in­cor­po­ra­ción de ma­le­zas co­mes­ti­bles a la die­ta, bus­can­do no só­lo una ma­yor va­rie­dad de es­pe­cies de con­su­mo, sino tam­bién me­jo­res be­ne­fi­cios. Una in­ves­ti­ga­ción de la Fa­cul­tad de Agro­no­mía de­mues­tra que si bien la “ver­do­la­ga” es una ma­le­za que afec­ta los cul­ti­vos de ve­rano, sus ho­jas con­tie­nen gran ca­li­dad nu­tri­cio­nal.

“La ver­do­la­ga es una plan­ta muy va­lio­sa por­que po­see la ma­yor con­cen­tra­ción de ome­ga 3 de to­dos los ve­ge­ta­les de ho­ja. A su vez, tie­ne gran can­ti­dad de nu­trien­tes co­mo vi­ta­mi­nas A, B1, B2, C y mi­ne­ra­les, es­pe­cial­men­te po­ta­sio”, afir­mó el in­ge­nie­ro agró-

Es una es­pe­cie va­lio­sa por su al­ta con­cen­tra­ción de ome­ga 3

no­mo Mar­tín Arri­bal­za­ga, au­tor de la in­ves­ti­ga­ción de la FAUBA.

Ac­tual­men­te, mu­chas de las plan­tas co­mes­ti­bles son desecha­das por ser con­si­de­ra­das ma­le­zas. Sin em­bar­go, en paí­ses co­mo Mé­xi­co, Ita­lia o Es­pa­ña, son re­co­lec­ta­das y co­mer­cia­li­za­das en el mer­ca­do hor­tí­co­la a un ma­yor pre­cio que las es­pe­cies tra­di­cio­na­les. Pe­ro es­ta es­pe­cie tam­bién po­dría uti­li­zar­se me­di­ci­nal­men­te pa­ra tra­tar dis­tin­tas afec­cio­nes (do­lor de ca­be­za, de es­tó­ma­go, mas­ti­tis, fal­ta de le­che en ma­dres lac­tan­tes y he­mo­rra­gia pos­par­to), que­ma­du­ras, pi­ca­du­ra de in­sec­tos, in­fla­ma­cio­nes o lla­gas en la piel, ex­pre­só el in­ves­ti­ga­dor.

Se­gún la in­ves­ti­ga­ción, mu­chas de las pro­pie­da­des nu­tri­cio­na­les de la plan­ta po­drían mo­di­fi­car­se de acuer­do a las con­di­cio­nes en las que cre­ció la plan­ta. “Tan­to la den­si­dad de plan­tas co­mo la co­ber­tu­ra de sue­lo y el som­breo ge­ne­ra­ron un im­pac­to en el com­por­ta­mien­to de la plan­ta. La au­sen­cia de som­breo au­men­tó los ren­di­mien­tos, da­do que au­men­ta el pe­so fres­co y el nú­me­ro de ho­jas. A su vez, la co­ber­tu­ra del sue­lo que au­men­ta la tem­pe­ra­tu­ra y la ba­ja den­si­dad de siembra acen­tua­ron la con­cen­tra­ción de vitamina C”, ex­pli­có Arri­bal­za­ga.

“En la Argentina l no es­ta­mos acos­tum­bra­dos al con­su­mo de es­pe­cies que no sean ori­gi­na­das con ese fin y, en­ton­ces, no se pro­du­cen co­mer­cial­men­te co­mo una le­chu­ga o una rú­cu­la, por ejem­plo”, agre­gó Arri­bal­za­ga.

Cu­ra­ti­vaCu­ra­ti­va. Es­ta plan­ta se pue­dep ede uti­li­zar­ti­li ar pa­ra tra­tar di­ver­sas­di er­sas afec­cio­nes.afec­cio­nes

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.