Las ma­le­zas re­sis­ten­tes fue­ron un gran po­lo de atrac­ción

En Ro­sa­rio, se reali­zó la pri­me­ra reunión de la nue­va Aso­cia­ción de la Cien­cia de las Ma­le­zas, pa­ra ana­li­zar un pro­ble­ma ca­da vez más se­rio.

Clarin - Rural - - TAPA - RO­SA­RIO. EN­VIA­DO ES­PE­CIAL Pa­blo Lo­sa­da plo­sa­da@cla­rin.com

Ex­per­tos del país y del ex­te­rior brin­da­ron con­se­jos es­tra­té­gi­cos.

La pro­ble­má­ti­ca de las ma­le­zas re­sis­ten­tes, to­le­ran­tes o de di­fí­cil con­trol es el te­ma del mo­men­to en el cam­po ar­gen­tino. To­dos los pro­duc­to­res, aque­llos que pa­de­cen el pro­ble­ma se­ria­men­te y aque­llos que no, pres­tan mu­cha aten­ción a la cues­tión. Por eso, en el vi­gé­si­mo se­gun­do con­gre­so de Aa­pre­sid, que se reali­zó es­ta se­ma­na en Ro­sa­rio y que fi­na­li­zó ayer, es­te te­ma tu­vo un lu­gar des­ta­ca­do.

En la pre­via de es­te even­to de tres días, y apo­ya­do por la Red de Co­no­ci­mien­to en Ma­le­zas Re­sis­ten­tes (REM), se desa­rro­lló el pri­mer en­cuen­tro de la Aso­cia­ción Argentina de la Cien­cia de la Ma­le­za (Asa­cim), que reunió a uni­ver­si­da­des, el INTA y aso­cia­cio­nes de pro­duc­to­res que tra­ba­jan con la cien­cia de las ma­le­zas y es­pe­cies in­va­so­ras en la Argentina.

Cla­rín Ru­ral par­ti­ci­pó del en­cuen­tro y dia­lo­gó con re­pre­sen­tan­tes de di­fe­ren­tes en­ti­da­des, quie­nes se re­fi­rie­ron a la ac­tua­li­dad del ma­ne­jo de ma­le­zas y a las for­ta­le­zas, de­bi­li­da­des y opor­tu­ni­da­des que tie­ne es­ta cien­cia en pleno cre­ci­mien­to.

Pa­blo Ló­pez Anido, re­pre­sen­tan­te de la REM y ase­sor téc­ni­co en la zo­na de Ban­de­ra, en San­tia­go del Es­te­ro, afir­mó que “las es­pe­cies de di­fí­cil con­trol son muy nues­tras, con lo cual el pro­ble­ma es muy nues­tro tam­bién”. Por eso, ma­ni­fes­tó que la reunión tu­vo co­mo ob­je­ti­vo co­no­cer quié­nes son los pro­fe­sio­na­les que es­tán tra­ba­jan­do en el te­ma ma­le­zas a ni­vel na­cio­nal.

El­ba de la Fuen­te, do­cen­te de la Fa­cul­tad de Agro­no­mía de la UBA y pre­si­den­te de Asa­cim, con­tó que de un tiem­po a es­ta par­te apa­re­cie­ron pro­ble­mas se­rios en el cam­po con las ma­le­zas, co­mo pro­duc­to de los ma­los ma­ne­jos, y que re­cién aho­ra se es­tá to­man­par­te do con­cien­cia. Tam­bién con­si­de­ró que se es­tá tra­tan­do de adop­tar una vi­sión sis­té­mi­ca del pro­ble­ma de lar­go pla­zo, co­mo una ma­ne­ra pa­ra so­lu­cio­nar­lo.

La téc­ni­ca des­ta­có la opor­tu­ni­dad que hay den­tro del pro­ble­ma y los desafíos en­tre las de­bi­li­da­des. “Aho­ra exis­te una po­si­bi­li­dad de vol­ver a las ba­ses del co­no­ci­mien­to y apli­car­lo en el ma­ne­jo téc­ni­co. La reali­dad es que fal­ta co­no­ci­mien­to so­bre el ma­ne­jo de nue­vas es­pe­cies en el sis­te­ma pro­duc­ti­vo ar­gen­tino, pe­ro es rá­pi­da la trans­fe­ren­cia téc­ni­ca cuan­do se des­cu­bre una nue­va for­ma de ma­ne­jo”, re­co­no­ció.

En­tre los téc­ni­cos que for­ma­ron del en­cuen­tro es­ta­ba Diego Ustarroz, de INTA Man­fre­di (Cór­do­ba) y uno de los res­pon­sa­bles, jun­to con Marcelo de la Ve­ga (Uni­ver­si­dad Na­cio­nal de Tu­cu­mán), de la de­cla­ra­ción de re­sis­ten­cia al gli­fo­sa­to de Uro­cho­loa pa­ni­coi­des (más co­no­ci­da co­mo Bra­chia­ria).

“Las ma­le­zas cre­cie­ron mu­cho en es­tos años. Al prin­ci­pio eran unas po­cas to­le­ran­tes y aho­ra se han su­ma­do va­rias re­sis­ten­tes”, ad­vir­tió Ustarroz, en diá­lo­go con Cla­rín Ru­ral. Y agre­gó: “Nor­mal­men­te se to­man las ac­cio­nes de ma­ne­jo cuan­do el pro­ble­ma ya es­tá ins­ta­la­do y, por el con­tra­rio, las es­tra­te­gias tie­nen que ir en el sen­ti­do de re­tra­sar los pro­ble­mas de re­sis­ten­cia”.

El tu­cu­mano de la Ve­ga aco­tó: “La trans­fe­ren­cia de co­no­ci­mien­to se es­tá dan­do por ca­mi­nos nor­ma­les, pe­ro la adop­ción de prác­ti­cas ade­cua­das de ma­ne­jo es­tá sien­do un po­co más len­ta”. Ade­más, ex­pli­có que los pro­ble­mas con ma­le­zas son dis­tin­tos a los de pla­gas o en­fer­me­da­des, ya que és­tos úl­ti­mos son re­la­ti­vos al cul­ti­vo, en cam­bio, las ma­le­zas son del lo­te

Téc­ni­cos del INTA, la REM y la Fauba, in­ter­cam­bia­ron ex­pe­rien­cias

y no de la plan­ta.

En es­te sen­ti­do, Ustarroz ad­vir­tió: “Re­ver­tir la se­ve­ri­dad de avan­ce de las ma­le­zas pro­ble­ma se­rá un pro­ce­so len­to, ya que exis­te un ban­co de se­mi­lla en el sue­lo. Las ma­le­zas es­tán siem­pre la­ten­tes has­ta el mo­men­to que se den las con­di­cio­nes ade­cua­das pa­ra na­cer”. Y, fi­nal­men­te, de la Ve­ga con­clu­yó: “Si to­dos los pro­duc­to­res ac­cio­nan hoy pa­ra com­ba­tir a las ma­le­zas, igual­men­te hay to­do un mun­do de­ba­jo del sue­lo con sus se­mi­llas. Y una ma­le­za dor­mi­da se pue­de des­per­tar en cua­tro años tan jo­ven co­mo aho­ra y tan re­sis­ten­te co­mo se dur­mió”. t

se ex­pan­den. Arri­ba, Pa­blo Ló­pez Anido, re­fe­ren­te de Aa­pre­sid.

Enemi­gos ín­ti­mos. A la izq., gra­mi­lla man­sa, una de las pro­ble­má­ti­cas que

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.