De la sa­ni­dad a las pla­gas y has­ta la fer­ti­li­za­ción

Des­ta­ca­ron que las bue­nas prác­ti­cas agrí­co­las son cla­ve pa­ra en­fren­tar, con sus­ten­ta­bi­li­dad, a las en­fer­me­da­des, las pla­gas y las ma­le­zas.

Clarin - Rural - - TAPA - RO­SA­RIO. EN­VIA­DO ES­PE­CIAL Pa­blo Lo­sa­da plo­sa­da@cla­rin.com

La bús­que­da de me­jo­rar los rin­des no se de­tie­ne.

El ma­ne­jo in­te­gra­do de pla­gas es una he­rra­mien­ta que in­clu­ye va­rios pi­la­res agro­nó­mi­cos fun­da­men­ta­les. Uno de ellos es el co­no­ci­mien­to. Y jus­ta­men­te, es­te úl­ti­mo miér­co­les, en el Día del In­ge­nie­ro Agró­no­mo, el co­no­ci­mien­to fue cla­ve du­ran­te la char­la ple­na­ria “Ma­ne­jo in­te­gra­do de pla­gas”, du­ran­te el vi­gé­si­mo se­gun­do con­gre­so de Aa­pre­sid que fi­na­li­zó ayer, en Ro­sa­rio.

La char­la la abrió Pa­blo Ló­pez Anido, téc­ni­co san­tia­gue­ño de Aa­pre­sid, y fue el res­pon­sa­ble de mo­de­rar­la. Pre­sen­tó a Marcelo de la Ve­ga, do­cen­te de la Uni­ver­si­dad de Tu­cu­mán y es­pe­cia­li­za­do en ma­le­zas; a Da­niel Plo­per, di- rec­tor téc­ni­co de la Es­ta­ción Ex­pe­ri­men­tal Agro­pe­cua­ria Obis­po Co­lom­bres (Tu­cu­mán) y a Dir­ceu Gas­sen, miem­bro del Con­se­jo Cien­tí­fi­co de Agri­cul­tu­ra Sos­te­ni­ble, en Bra­sil.

De la Ve­ga abrió la char­la y se re­fi­rió al “pro­ce­so su­ce­sio­nal” que con­du­ce a que “los yu­yos” se ins­ta­len en el lo­te des­de la ca­be­ce­ra. “La ma­le­za, pri­me­ro, es­tá en los bor­des del lo­te y, al no ser tra­ta­da, se co­se­cha y em­pie­za a ga­nar el lo­te po­co a po­co. Con su gran po­der de di­se­mi­na­ción, lo si­guien­te que ocu­rre es que hay que con­tro­lar­la en los cam­pos”, di­jo.

El téc­ni­co des­ta­có la im­por­tan­cia de co­no­cer ca­da sec­tor del lo­te a tra­vés de mo­ni­to­reos re­gu­la­res, lo que de­fi­nió co­mo la pie­dra an­gu­lar pa­ra ha­cer apli­ca­cio­nes de agro­quí­mi­cos de ca­li­dad.

“Lue­go de las apli­ca­cio­nes hay que de­tec­tar las fa­llas por­que la plán­tu­la de una ma­le­za no es un pro­ble­ma se­rio, pe­ro cuan­do cre­ce tie­ne un al­to po­ten­cial del da­ño”, ma­ni­fes­tó.

En­tre los as­pec­tos so­bre­sa­lien­tes, de la Ve­ga se re­fi­rió a la com­bi­na­ción de prác­ti­cas, en­tre me­cá­ni­ca y quí­mi­cas, pa­ra el con­trol de plan­tas di­fí­ci­les. “Si el pro­ble­ma de las ma­le­zas se agra­va de­ma­sia­do en un lo­te, ca­be la po­si­bi­li­dad de ha­cer una ma­qui­na­da con al­gu­na he­rra­mien­ta de la­bran­za mí­ni­ma pa­ra vol­ver el sis­te­ma a pun­to ce­ro y co­men­zar otra vez con el ma­ne­jo de her­bi­ci­das”, ad­vir­tió.

Por su par­te, Plo­per se re­fi­rió a cues­tio­nes aso­cia­das a la re­sis­ten­cia de en­fer­me­da­des.

“Los pa­tó­ge­nos tie­nen mu­cha va­ria­bi­li­dad en su ge­no­ma pa­ra adap­tar­se a los cam­bios; por ello, si se usa siem­pre el mis­mo fun­gi­ci­da se irá se­lec­cio­nan­do a aque­llos agen­tes que pre­sen­tan la in­sen­si­bi­li­dad al pro­duc­to. La va­ria­bi­li­dad den­tro en un pa­tó­geno su­ce­de na­tu­ral­men­te en una po­bla­ción”, se­ña­ló.

El téc­ni­co tu­cu­mano co­men­tó que es cla­ve es­ta­ble­cer un pro­gra­ma de tra­ta­mien­to de en­fer­me­da­des pa­ra mi­ni­mi­zar los ries­gos pa­ra ge­ne­rar re­sis­ten­cia a los fun­gi­ci­das. En­tre las prác­ti­cas pre­ven­ti­vas se re­fi­rió a to­das aque­llas que ha­cen al ma­ne­jo in­te­gra­do de en­fer­me­da­des, al con­trol de los puen­tes ver­des pa­ra evi­tar que las en­fer­me­da­des so­bre­vi­van en el lo­te y al uso de va­rie­da­des re­sis­ten­tes.

Plo­per ad­vir­tió so­bre la va­ria­bi­li­dad en el ge­no­ma de los pa­tó­ge­nos

En re­la­ción con los as­pec­tos que ha­cen al ma­ne­jo de fun­gi­ci­das, re­co­men­dó ro­tar prin­ci­pios ac­ti­vos, ba­jar el nú­me­ro de apli­ca­cio­nes pa­ra dis­mi­nuir las po­si­bi­li­da­des de se­lec­ción de los pa­tó­ge­nos re­sis­ten­tes, evi­tar el uso de fun­gi­ci­das si­tio-es­pe­cí­fi­co y, pre­fe­ren­te­men­te, usar mez­clas de pro­duc­tos que ten­gan dis­tin­to mo­do de ac­ción.

Por úl­ti­mo, Gas­sen abrió su con­fe­ren­cia di­cien­do que “fal­ta co­no­ci­mien­to pa­ra en­ten­der a la pla­ga, la en­fer­me­dad o la ma­le­za”, y ci­tó el ca­so de su país, en el que en la úl­ti­ma cam­pa­ña de so­ja se lle­ga­ron a ha­cer has­ta diez apli­ca­cio­nes de in­sec­ti­ci­da pa­ra el con­trol de He­li­co­ver­pa ar­mí­ge­ra (oru­ga afri­ca­na), una iso­ca muy da­ñi­na en cul­ti­vos ex­ten­si­vos e in­ten­si­vos. “Por eso, nues­tra res­pon­sa­bi­li­dad es te­ner un éti­ca am­bien­tal”, sub­ra­yó Gas­sen.

Te­nien­do en cuen­ta ob­je­ti­vos agro­nó­mi­cos éti­cos, el bra­si­le­ño plan­teó la im­por­tan­cia de apo­yar­se en las me­jo­res prác­ti­cas agrí­co­las pa­ra lo­grar sa­tis­fac­to­rios re­sul­ta­dos agro­nó­mi­cos en el ma­ne­jo sa­ni­ta­rio, con el me­nor im­pac­to am­bien­tal po­si­ble. t

Co­no­ci­mien­to. Es cla­ve, des­ta­ca­ron los ex­per­tos . De izq. a der., Marcelo de la Ve­ga, Dir­ceu Gas­sen y Da­niel Po­pler.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.