El pie en la puer­ta gi­ra­to­ria

Clarin - Rural - - LOS TEMAS DE LA SEMANA - Héc­tor A. Huer­go hhuer­go@cla­rin.com

Ha­ce ape­nas 25 años, la Argentina abo­lía el ara­do, de­ve­ra, ni­do en ins­tru­men­to de tor­tu­ra de los sue­los. Des­pués de pres­tar­le in­gen­tes ser­vi­cios a la hu­ma­ni­dad des­de su invento en el neo­lí­ti­co, 8.000 años atrás, ha­bía lle­ga­do el mo­men­to de fir­mar­le el ac­ta de de­fun­ción. Fue el pri­mer ac­to de Aa­pre­sid, la Aso­cia­ción Argentina de Pro­duc­to­res en Siembra Di­rec­ta, fun­da­da por un gru­po de pio­ne­ros li­de­ra­dos por Víc­tor Truc­co. De­já­ba­mos atrás la prehis­to­ria de la agri­cul­tu­ra. Ha­bía lle­ga­do la era de la re­cu­pe­ra­ción de los sue­los y la agri­cul­tu­ra sus­ten­ta­ble.

Se­me­jan­te mi­sión tras­cen­de­ría los lí­mi­tes de una tec­no­lo­gía. Siembra Di­rec­ta no es sim­ple­men­te otra for­ma de sem­brar, sino otra for­ma de pen­sar. Aa­pre­sid se fue con­vir­tien­do en un fa­ro que irra­dia­ba co­no­ci­mien­tos ge­ne­ra­dos en una com­bi­na­ción le­tal pa­ra lo que se da­ba por he­cho. Su en­cuen­tro anual, des­de aque­llos pri­me­ros con­gre­sos en Vi­lla Giar­dino, fue el think tank in­dis­pen­sa­ble.

Es­ta se­ma­na, en Ro­sa­rio, fue más con­vo­can­te que nun­ca. En sus bo­das de pla­ta, Aa­pre­sid rin­dió un ho­me­na­je muy emo­ti­vo a los pio­ne­ros, en­tre ellos al que­ri­dí­si­mo He­ri “Qui­que” Ros­si, el crea­ti­vo de la ma­qui­na­ria que da­ba ins­pi­ra­ción a los fa­bri­can­tes de sem­bra­do­ras.

Allí es­tu­vo tam­bién Ju­dith Bor­laug, la nie­ta de Nor­man, Pre­mio No­bel de la Paz por ha­ber re­suel­to el ham­bre de mil mi­llo­nes de per­so­nas con sus se­mi­llas mi­la­gro­sas de arroz y tri­go. Flo­tó en el ai­re la con­vic­ción de que Bor­laug y Aa­pre­sid siem­pre fue­ron lo mis­mo.

El le­ma del con­gre­so fue “La Mi­sión”. Nun­ca me­jor pues­to. Re­su­me la mís­ti­ca que la lle­vó a ha­cer lo ne­ce­sa­rio en ca­da mo­men­to. Hoy la agri­cul­tu­ra argentina es­tá fren­te a nue­vos y enor­mes desafíos. En to­dos los pla­nos. En el tec­no­ló­gi­co, en el or­ga­ni­za­cio­nal, en el co­mu­ni­ca­cio­nal. Y, so­bre to­do, en el po­lí­ti­co.

Re­cor­da­re­mos siem­pre el arro­jo

El fu­tu­ro vie­ne con nue­vos desafíos, pe­ro la re­vo­lu­ción no se de­tie­ne

de Pi­lu Gi­rau­do, pre­si­den­ta de la or­ga­ni­za­ción, cuan­do pu­so arri­ba del es­ce­na­rio to­do el po­der de fue­go del sec­tor: la Mesa de En­la­ce con sus prin­ci­pa­les di­ri­gen­tes, y las cua­tro en­ti­da­des de las prin­ci­pa­les ca­de­nas agroin­dus­tria­les. Una fo­to muy fuer­te, pa­ra­dos atrás del se­cre­ta­rio de Agri­cul­tu-- Ga­briel Del­ga­do, y lue­go con Gas­tón Fer­nán­dez Pal­ma (an­te­rior pre­si­den­te de Aa­pre­sid y hoy ti­tu­lar de Mai­zar) en­tre­gán­do­le un do­cu­men­to con pro­pues­tas con­cre­tas pa­ra tran­si­tar es­tos tiem­pos tan di­fí­ci­les.

Otro mo­men­to muy fuer­te fue la lle­ga­da del ex mi­nis­tro de Agri­cul­tu­ra y ac­tual ti­tu­lar de la Cá­ma­ra de Dipu­tados, Ju­lián Do­mín­guez. En es­tos tiem­pos sig­na­dos por la po­lí­ti­ca y el fuer­te en­fren­ta­mien­to del cam­po con el go­bierno, los asis­ten­tes va­lo­ra­ron su pre­sen­cia y es­cu­cha­ron con aten­ción su anun­cio de una ley de uso del sue­lo que, más allá del ne­ce­sa­rio de­ba­te so­bre su uti­li­dad, dio lu­gar a una ar­gu­men­ta­ción muy en lí­nea con los li­nea­mien­tos de la re­vo­lu­ción de la siembra di­rec­ta. Re­mar­có el li­de­raz­go mun­dial de la Argentina en la ma­te­ria y des­li­zó su fal­ta de acuer­do con las res­tric­cio­nes co­mer­cia­les que tan­to afec­ta­ron al sec­tor en la era K.

Los pre­cios agrí­co­las ya no son lo que eran. Han caí­do un 30% en seis me­ses. Los eco­no­mis­tas y el go­bierno ha­cen sus cuen­tas. Los pro­duc­to­res tam­bién. Pe­ro algo los di­fe­ren­cia: los pri­me­ros cuen­tan so­lo los po­ro­tos. Los pro­duc­to­res tie­nen que pro­du­cir­los, y ya no es tan fá­cil.

Los mo­de­los tec­no­ló­gi­cos que fa­ci­li­ta­ron la en­tra­da de la siembra di­rec­ta ya no son tan efi­ca­ces. “Los con­tra­rios tam­bién jue­gan”, y en es­te ca­so los con­tra­rios son las ma­le­zas y los in­sec­tos que ad­quie­ren to­le­ran­cia a los her­bi­ci­das, a los even­tos bio­tec­no­ló­gi­cos tan efi­ca­ces, o la apa­ri­ción de en­fer­me­da­des que re­quie­ren nue­vos co­no­ci­mien­tos y de­ven­gan ma­yo­res cos­tos.

Las res­pues­tas a es­tos desafíos es­tán lle­gan­do. La re­vo­lu­ción no se de­tie­ne. Só­lo ha­ce fal­ta que al­guien sa­que el pie de la puer­ta gi­ra­to­ria. t

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.