Los pio­ne­ros de la di­rec­ta

Jorge Ro­mag­no­li, Víc­tor Truc­co, Luis Gi­rau­do y Ro­ge­lio Fo­gan­te in­te­gra­ron el gru­po que ins­ta­ló la siembra di­rec­ta en la Argentina. Hoy, a 25 años de la fun­da­ción de Aa­pre­sid, la en­ti­dad que for­ma­ron pa­ra im­pul­sar­la, cuen­tan la his­to­ria.

Clarin - Rural - - EL CONGRESO DE AAPRESID - RO­SA­RIO. EN­VIA­DO ES­PE­CIAL Juan I. Mar­tí­nez Dod­da cla­rin­ru­ral@cla­rin.com

Co­mo si fue­ra el ha­da ma­dri­na que con su varita má­gi­ca dio vi­da a Pi­no­cho en el cuen­to in­fan­til, la téc­ni­ca de la siembra di­rec­ta per­mi­tió que co­bren vi­da re­gio­nes que no eran cul­ti­va­bles o te­nían com­pli­ca­do su desa­rro­llo por ero­sión hí­dri­ca, eó­li­ca, de­fi­cien­cias es­truc­tu­ra­les del sue­lo o es­ca­sez de hu­me­dad. Ese mo­de­lo que rom­pió con el pa­ra­dig­ma del ara­do cum­ple ya vein­ti­cin­co años de ins­ti­tu­cio­na­li­za­ción en el país.

Cua­tro de los pio­ne­ros fun­da­do­res de la Aso­cia­ción Argentina de Pro­duc­to­res en Siembra Di­rec­ta (Aa­pre­sid), Víc­tor Truc­co, Ro­ge­lio Fo­gan­te, Luis Gi­rau­do y Jorge Ro­mag­no­li, con­ta­ron a Cla­rín Ru­ral có­mo se ani­ma­ron a pul­ve­ri­zar pa­ra­dig­mas en lu­gar de la tie­rra y pos­tu­la­ron los desafíos del sis­te­ma en la ac­tua­li­dad.

Du­ran­te los años 70, Ro­ge­lio Fo­gan­te, que ha­bía si­do me­jo­ra­dor de tri­go y so­ja del INTA y era de­cano de la Fa­cul­tad de Agro­no­mía de la Uni­ver­si­dad de Ro­sa­rio (UNR), es­ta­ba preo­cu­pa­do por

Se pue­de sem­brar sin arar”, me di­jo Víc­tor, mi ami­go des­de los 18 años

re­sol­ver los pro­ble­mas de ero­sión del sue­lo y con­ser­va­ción del agua. “De­tec­ta­mos que gran par­te de la desuni­for­mi­dad que te­nía­mos en los ren­di­mien­tos era por el ex­ce­so de la­bran­zas”, ex­pli­có Fo­gan­te. Pa­ra la mis­ma épo­ca, un jo­ven Víc­tor Truc­co de­jó su pue­blo na­tal cer­ca de San Jorge, San­ta Fe, y em­pe­zó a des­an­dar el ca­mino de la cien­cia en la UNR. “Mien­tras es­tu­dia­ba bio­quí­mi­ca me hi­ce muy ami­go de Ro­ge­lio, que me con­tó en qué ve­nía tra­ba­jan­do y me en­tu­sias­mó”, re­cor­dó Truc­co.

Aque­llos años 70, po­lí­ti­ca­men­te con­flic­ti­vos pa­ra el país, al­ber­ga­ron las pri­me­ras ex­pe­rien­cias en siembra di­rec­ta en Argentina. Así lo re­cuer­da otro de los pio­ne­ros: “Mi ami­go des­de los 18 años, Víc­tor Truc­co, me co­men­tó so­bre la po­si­bi­li­dad de sem­brar sin uti­li­zar el ara­do, algo que des­pués de ver unos en­sa­yos me se­du­jo”, cuen­ta Luis Gi­rau­do, quien en 1987 com­pró una sem­bra­do­ra bra­si­le­ña Se­mea­to (que aún con­ser­va) pa­ra sem­brar su pri­mer lo­te en di­rec­ta.

A po­cos ki­ló­me­tros de San Jorge y Mar­cos Juá­rez, en Mon­te Buey, desa­rro­lla­ba su ac­ti­vi­dad agro­pe­cua­ria otro de los, a pos­te­rio­ri, re­fe­ren­tes de la siembra di­rec­ta argentina, Jorge Ro­mag­no­li. “Las pri­me­ras ex­pe­rien­cias en Es­ta­dos Uni­dos te­nían diez o do­ce años de en­sa­yos; por eso, en 1977 con­se­guí que me tra­je­ran tra­ba­jos y en­sa­yos de lo que es­ta­ban ha­cien­do allá pa­ra ver qué po­día adap­tar”, re­cuer­da Ro­mag­no­li. Con esos do­cu­men­tos y tan só­lo 24 años, sem­bró los pri­me­ros lo­tes de so­ja so­bre tri­go sin arar du­ran­te la cam­pa­ña 1978/79.

Ade­más de los tra­ba­jos que se ve­nían ha­cien­do en Es­ta­dos Uni­dos y, más ti­bia­men­te, en Bra­sil, los en­sa­yos de Car­los Cro­vet­to en Chi­le tam­bién fue­ron ins­pi­ra­do­res. Avan­za­ba la dé­ca­da del 80 y las reunio­nes y en­cuen­tros se su­ce­dían en di­fe­ren­tes cam­pos aquí y allá.

El shock que pro­po­nían era enor­me. “Fue to­da una rup­tu­ra, por­que el sím­bo­lo de la agri­cul­tu­ra era arar la tie­rra des­de ha­cía cien­tos de años”, re­pa­sa Ro­mag­no­li. “Mu­chos nos me­nos­pre­cia­ban, otros nos de­cían que es­tá­ba­mos lo­cos, pe­ro no­so­tros nos es­tá­ba­mos dan­do cuen­ta que la agri­cul­tu­ra con la­bran­za pa­ga­ba un al­to cos­to por­que se des­truía mu­cha ma­te­ria or­gá­ni­ca”, apun­ta Truc­co. Fo­gan­te re­co­no­ce que eran “los ra­ros” por­que la con­cep­ción era que cuan­tas más la­bran­zas hi­cie­ran se lo­gra­ría ma­yor mi­ne­ra­li­za­ción. “Te­nía su par­te de cier­to, pe­ro a no­so­tros nos preo­cu­pa­ba la es­truc­tu­ra del sue­lo y dos te­mas de­ter­mi­nan­tes: el agua

y la ero­sión”, re­su­me el ex de­cano de la UNR. “Los que mi­ra­ban de afue­ra de­cían que el ara­do era in­sus­ti­tui­ble, pe­ro des­pués veían los re­sul­ta­dos, so­bre to­do con la hu­me­dad, y se ani­ma­ban”, di­ce Gi­rau­do.

La siembra di­rec­ta fue un pro­ce­so en el que la prác­ti­ca fue por de­lan­te del co­no­ci­mien­to cien­tí­fi­co. Pa­ra ex­pli­car el cre­ci­mien­to geométrico de la adop­ción de la SD en Argentina, Ro­mag­no­li apun­ta al es­pí­ri­tu de los pro­duc­to­res que, “a di­fe­ren­cia de lo que ocu­rre en Es­ta­dos Uni­dos, don­de los sis­te­mas tec­no­ló­gi­cos es­tán li­de­ra­dos por la ex­ten­sión que se ha­ce des­de el Es­ta­do, en Argentina ese li­de­raz­go tec­no­ló­gi­co, se lo car­ga el pro­duc­tor al hom­bro”.

Es­ta cons­tan­cia fue la que hi­zo que el pri­me­ro de agos­to de 1989, una vein­te­na de pro­duc­to­res fun­da­ra Aa­pre­sid, con el ob­je­to de dar for­ma or­gá­ni­ca a los en­sa­yos que ve­nían ha­cien­do. “Ha­bían pa­sa­do 13 años des­de las pri­me­ras in­ves­ti­ga­cio­nes y en­sa­yos y creí­mos que la ins­ti­tu­cio­na­li­za­ción nos per­mi­ti­ría su­mar más adep­tos y ser más ten­ta­do­res pa­ra la in­dus­tria de ma­qui­na­rias, de se­mi­llas y la quí­mi­ca”, ex­pli­có Fo­gan­te. El en­car­ga­do de re­dac­tar los bo­rra­do­res del es­ta­tu­to fue, en su con­di­ción de es­cri­bano, Luis Gi­rau­do. Anec­dó­ti­ca­men­te, Víc­tor Truc­co re­cuer­da que em­pe­za­ron “po­nien­do me­dio quin­tal de so­ja por mes pa­ra fi­nan­ciar­se”. Y agre­ga: “Con el tiem­po, fui­mos crean­do una cul­tu­ra, una for­ma de ges­tión y tra­ba­jo, no só­lo una ma­ne­ra de sem­brar”.

Un nue­vo mo­do de ha­cer las co­sas aca­rreó tam­bién di­fi­cul­ta­des téc­ni­cas. A los pio­ne­ros les preo­cu­pa­ba có­mo ha­cer un con­trol efi­caz de ma­le­zas, te­ner sem­bra­do­ras que pue­dan tra­ba­jar efi­cien­te­men­te so­bre una ca­ma de ras­tro­jos o te­ner co­se­cha­do­ras que ha­gan una dis­tri­bu­ción ho­mo­gé­nea de los mis­mos.

No hay que sos­la­yar que la ex­plo­sión de adop­ción de la siembra di­rec­ta fue con­tem­po­rá­nea al sur­gi­mien­to de las he­rra­mien­tas de in­ge­nie­ría ge­né­ti­ca mo­der­na. Par­te de los pro­ble­mas en el lo­te se re­sol­vie­ron de la mano de la so­ja Roun­dup Ready (RR), que lle­gó a la Argentina a me­dia­dos de los 90. Es­te com­bo per­mi­tió que, en po­cos años, la siembra so­bre ras­tro­jos ocu­pa­ra el ac­tual 90% de la su­per­fi­cie na­cio­nal. Ese ma­ri­da­je lo re­su­me per­fec­ta­men­te Fo­gan­te: “La siembra di­rec­ta ge­ne­ra­ba el me­jor am­bien­te que po­día pre­ten­der una se­mi­lla con ma­yor po­ten­cial y va­lor a par­tir del desa­rro­llo bio­tec­no­ló­gi­co”.

Hoy, en sus bo­das de pla­ta, con 1600 so­cios (pe­ro mu­chos más se­gui­do­res) y 30 gru­pos re­gio­na­les en 8 pro­vin­cias, Aa­pre­sid ya ha in­cor­po­ra­do a los hi­jos de los “pa­dres fun­da­do­res”. La ac­tual co­mi­sión di­rec­ti­va pre­si­di­da por Ma­ría Bea­triz “Pi­lu” Gi­rau­do (hi­ja de Luis), lle­ga con una im­pron­ta de in­no­va­ción y re­no­va­ción pe­ro im­pul­sa­da en el res­pe­to por la tra­di­ción pa­ra, co­mo di­cen des­de la pro­pia ins­ti­tu­ción, “ma­xi­mi­zar la can­ti­dad de co­no­ci­mien­to por uni­dad de su­per­fi­cie”. t

Jun­tos, en el ca­mino. De iz­quier­da a de­re­cha, Ro­mag­no­li, Truc­co, Gi­rau­do y Fo­gan­te, es­ta se­ma­na, en Ro­sa­rio. La pa­sión de es­tos fun­da­do­res si­gue in­tac­ta.

Detalle I. Una de las pri­me­ras sem­bra­do­ras de di­rec­ta uti­li­za­das por Ro­ge­lio Fo­gan­te en los se­ten­ta, cuan­do tra­ba­ja­ba en el INTA y era de­cano de la Fa­cul­tad de Agro­no­mía de la Uni­ver­si­dad de Ro­sa­rio.

Con­ven­cien­do. A la de­re­cha, Fo­gan­te (con camisa blan­ca) ha­bla an­te la aten­ta mi­ra­da de Ro­mag­no­li (de sa­co ne­gro) y Truc­co, en una de las pri­me­ras reunio­nes de la co­mi­sión di­rec­ti­va.

Ex­pe­rien­cia. Con es­ta má­qui­na de gra­nos gru­sos (iz­quier­da), en Mar­cos Juá­rez sem­bra­ban tri­go en di­rec­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.