Sí... pre­ve­nir es me­jor que cu­rar

Mé­di­cos, bió­lo­gos y pro­duc­to­res de­ba­tie­ron el mo­de­lo ac­tual de desa­rro­llo de la pro­duc­ción argentina. Un aná­li­sis con to­dos los pun­tos de vis­ta.

Clarin - Rural - - EL CONGRESO DE AAPRESID - RO­SA­RIO. EN­VIA­DO ES­PE­CIAL Lu­cas Vi­lla­mil lvi­lla­mil@cla­rin.com

Es­ta se­ma­na, en el con­gre­so de Aa­pre­sid se co­men­zó a dar un de­ba­te cla­ve pa­ra la sus­ten­ta­bi­li­dad del sis­te­ma pro­duc­ti­vo. Se tra­ta de te­mas que ne­ce­si­tan ser abor­da­dos des­de di­fe­ren­tes vi­sio­nes, reunien­do los pun­tos de vis­ta cien­tí­fi­cos es­pe­cia­li­za­dos con las pers­pec­ti­vas ho­lís­ti­cas de la reali­dad.

Uno de los mo­men­tos cen­tra­les en es­te sen­ti­do fue el pa­nel so­bre el im­pac­to de la pro­duc­ción en el me­dio am­bien­te y en la sa­lud hu­ma­na. La apli­ca­ción de agro­quí­mi­cos, el mo­no­cul­ti­vo y los in­tere­ses con­tra­pues­tos de los ac­to­res del mer­ca­do es­tu­vie­ron ba­jo la lu­pa.

El doc­tor Da­niel Gó­mez, je­fe del Ser­vi­cio de To­xi­co­lo­gía del Hos­pi­tal de Ur­gen­cias de Cór­do­ba, acla­ró al­gu­nos as­pec­tos so­bre los pro­duc­tos fi­to­sa­ni­ta­rios que sue­len ge­ne­rar dis­cor­dia. “En Cór­do­ba mue­ren in­to­xi­ca­das 300 per­so­nas por año, pe­ro el 10% es por apli­ca­cio­nes agrí­co­las”, di­jo. Y afir­mó que si se res­pe­tan los usos in­di­ca­dos en las eti­que­tas de los en­va­ses no de­be­ría ha­ber da­ños.

En­ton­ces, el em­pre­sa­rio Gus­ta­vo Gro­bo­co­pa­tel ase­gu­ró que se es­tán ha­cien­do es­fuer­zos por usar pro­duc­tos me­nos da­ñi­nos y re­co­no­ció: “Los em­pre­sa­rios de­be­mos es­for­zar­nos por ser más trans­pa­ren­tes en nues­tros ac­tos. Y de­be­mos pa­sar de la fa­se de de­fen­der­nos a la de cons­truir jun­tos”.

Al res­pec­to, el bió­lo­go Sergio Fe­de­ro­visky di­jo que la cons­truc­ción co­lec­ti­va re­quie­re fun­da­men­tal­men­te re­co­no­cer las di­ver­gen­cias y to­mar de­ci­sio­nes que a al­gu­nos no les van a gus­tar. Lue­go agre­gó: “To­dos los pro­ce­sos tec­no­ló­gi­cos y pro­duc­ti­vos ten­drán al­gún gra­do de da­ño am­bien­tal, pe­ro el pro­ble­ma es que los ac­to­res del mer­ca­do tien­den a lo­grar que el da­ño lo ter­mi­ne pa­gan­do otro”. Y la es­cri­to­ra Ri­ta Gar­de­lli­ni, quien en el pa­nel re­pre­sen­ta­ba las preo­cu­pa­cio­nes de la so­cie­dad ci­vil, se pre­gun­tó por esos ac­to­res que nun­ca pa­gan el da­ño: “¿Có­mo nos de­fen­de­mos de las gran­des em­pre­sas que no tie­nen ros­tro? ¿Hay su­fi­cien­te con­trol?”

An­te es­ta pre­gun­ta, el se­cre­ta­rio de Agri­cul­tu­ra de la Na­ción, Ga­briel Del­ga­do, des­ta­có que se es­tá tra­ba­jan­do en la pro­mo­ción de me­jo­res prác­ti­cas agrí­co­las y di­jo que el Es­ta­do es el en­car­ga­do de ar­bi­trar los in­tere­ses en dispu­ta y de ge­ne­rar bie­nes pú­bli­cos.

Lue­go, Fe­de­ro­visky re­mar­có: “Si so­lo ha­bla­mos de bue­na o ma­la pra­xis no es­ta­mos yen­do al fon­do del pro­ble­ma, por­que no se po­ne en dis­cu­sión un mo­de­lo que na­die dis­cu­te, y que no es uní­vo­co. ¿Pue­de es­te mo­de­lo con­vi­vir o ser com­pen­sa­do por otros mo­de­los que mo­ri­ge­ren el uso de agro­quí­mi­cos? El Es­ta­do y la so­cie­dad de­ben es­tar pre­sen­tes co­mo con­va­li­da­do­res de un mo­de­lo de desa­rro­llo”.

An­tes de fi­na­li­zar, el fun­cio­na­rio y el bió­lo­go coin­ci­die­ron en que la me­jor po­lí­ti­ca es la que re­pa­ra los los da­ños, sino la que los evi­ta. t

Gro­bo. Pi­dió más trans­pa­ren­cia.

Gar­de­lli­ni. La es­cri­to­ra dio su vi­sión.

Gó­mez. Ex­per­to en to­xi­co­lo­gía.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.