Aler­tan por una oru­ga muy vo­raz

He­li­co­ver­pa ar­mí­ge­ra ya ge­ne­ró pér­di­das mi­llo­na­rias en Bra­sil y se te­me que in­gre­se a la Argentina. To­dos los con­se­jos de un es­pe­cia­lis­ta de ese país.

Clarin - Rural - - EL CONGRESO DE AAPRESID - RO­SA­RIO. EN­VIA­DOS ES­PE­CIA­LES

Las ad­ver­si­da­des sa­ni­ta­rias más per­ju­di­cia­les pa­ra los cul­ti­vos ex­ten­si­vos pa­re­ce que no co­no­cen de fron­te­ras. El pro­duc­tor ar­gen­tino ya sa­be so­bre el im­pac­to de Ama­rant­hus pal­me­ri en los cam­pos, una ma­le­za que lle­gó des­de los lo­tes que tra­ba­jan los far­mers en Es­ta­dos Uni­dos. Aho­ra, tam­bién se ha­bla de la pla­ga He­li­co­ver­pa ar­mí­ge­ra, una oru­ga muy da­ñi­na en cul­ti­vos ex­ten­si­vos e in­ten­si­vos, que es­tá en Bra­sil y al­gu­nos da­tos in­di­can que ya es­ta­ría en los cam­pos de la Argentina.

Du­ran­te el vi­gé­si­mo con­gre­so de Aa­pre­sid, el es­pe­cia­lis­ta Ch­ris­tian Scherb, ge­ren­te de Desa­rro­llo de la com­pa­ñía Nu­farm en Bra­sil, ha­bló, con ex­pe­rien­cias de pri­me­ra mano, so­bre to­dos los pro­ble­mas que es­tá oca­sio­nan­do He­li­co­ver­pa ar­mí­ge­ra en ese país.

“Es una pla­ga que ata­ca a 182 es­pe­cies de plan­tas, se ex­pan­de rá­pi­do, ya que el adul­to pue­de vo­lar has­ta 100 ki­ló­me­tros en su ci­clo, tie­ne al­ta ca­pa­ci­dad re­pro­duc­ti­va, pre­sen­ta mu­cha plas­ti­ci­dad eco­ló­gi­ca, por­que se adap­ta bien a to­dos los cli­mas y, ade­más, pue­de dar ge­ne­ra­cio­nes to­do el año, so­bre to­do si las con­di­cio­nes son fa­vo­ra­bles. Y, si no lon son, pue­de em­pu­par, se en­tie­rra en el sue­lo y pa­sa al otro cul­ti­vo”, aler­tó el téc­ni­co. Y agre­gó que ata­ca tan­to a la so­ja co­mo al maíz. Pe­ro, a di­fe­ren­cia de otras oru­gas, pre­fie­re las vai­nas a las ho­jas de la so­ja.

Otra de las cues­tio­nes que des­ta­có el téc­ni­co es que pa­ra re­co­no­cer es­ta pla­ga, que es muy pa­re­ci­da a otras oru­gas, quien ha­ce los mo­ni­to­reos de­be te­ner mu­cho co­no­ci­mien­to y ca­pa­ci­dad pa­ra dis­tin­guir­la. Por eso aler­tó que el mé­to­do más se­gu­ro pa­ra iden­ti­fi­car­la es el aná­li­sis ge­né­ti­co.

Scherb di­jo que la he­rra­mien­ta más im­por­tan­te pa­ra to­mar la de­ci­sión de con­trol es el mo­ni­to­reo a cam­po, con pa­ño en el ca­so de la oru­ga, o con tram­pas, en el ca­so del adul­to.

“Es cla­ve iden­ti­fi­car a los pri­me­ros adul­tos por­que rá­pi­da­men­te la po­bla­ción ex­plo­ta en can­ti­dad de in­di­vi­duos”, ad­vir­tió el téc­ni­co.

Res­pec­to del con­trol quí­mi­co, se­ña­ló que si hay tres oru­gas por me­tro li­neal hay que rea­li­zar apli­ca­cio­nes y des­ta­có que el in­sec­ti­ci­da hay que apli­car­lo cuan­do la lar­va es­tá en sus pri­me­ros es­ta­díos de desa­rro­llo, por­que la oru­ga adul­ta tie­ne un te­gu­men­to más du­ro que li­mi­ta mu­cho más la en­tra­da del pro­duc­to cuan­do se apli­can in­sec­ti­ci­das de con­trol por con­tac­to.

“En es­tos ca­sos, es pre­fe­ri­ble au­men­tar la fre­cuen­cia de apli­ca­ción y no la do­sis, ya que no pe­ne­tra un pro­duc­to más con­cen­tra­do”, afir­mó.

Por otra par­te, el es­pe­cia­lis­ta bra­si­le­ño acla­ró que la rotación de cul­ti­vos no es una al­ter­na­ti­va po­si­ble de ma­ne­jo, ya que es­ta oru­ga con­su­me to­do lo ver­de que en­cuen­tra a su pa­so.

La con­clu­sión que les que­dó a los pro­duc­to­res y ase­so­res ar­gen­ti­nos es que no hay mar­gen pa­ra ba­jar la guar­dia con una pla­ga vo­raz.

“Se es­ti­ma que en los lo­tes agrí­co­las del es­ta­do de Sal­va­dor de Bahía, en el nor­te de Bra­sil, es­ta oru­ga pro­du­jo per­jui­cios por 1.000 mi­llo­nes de dó­la­res en su pri­mer año”, ad­vir­tió Scherb. t

Scherb. El ex­per­to lle­gó des­de Bra­sil.

Des­truc­ti­va. Así es la oru­ga afri­ca­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.