Có­mo ba­jar el cos­to fis­cal

El au­tor, es­pe­cia­lis­ta en la con­ta­bi­li­dad de las em­pre­sas agro­pe­cua­rias, brin­da con­se­jos pa­ra pla­ni­fi­car co­rrec­ta­men­te el cum­pli­mien­to de las obli­ga­cio­nes fis­ca­les. “La es­truc­tu­ra tri­bu­ta­ria ac­tual im­pli­ca una pe­sa­dí­si­ma car­ga pa­ra el pro­duc­tor del agro”,

Clarin - Rural - - PRIMER NIVEL - San­tia­go Sáenz Va­lien­te CON­TA­DOR PU­BLI­CO. SO­CIO DE SAENZ VA­LIEN­TE Y ASOC.

El pa­no­ra­ma fis­cal del agro en nues­tro país le­jos es­tá de ser alen­ta­dor. Si bien los im­pues­tos siem­pre son an­ti­pá­ti­cos, los hay da­ñi­nos de la eco­no­mía y tam­bién al­gu­nos que afec­tan el desa­rro­llo pro­duc­ti­vo, por sus dis­tor­sio­nes ma­ni­fies­tas.

Uno de los te­mas que afli­gen al pro­duc­tor, vin­cu­la­do a es­to, es la de­ter­mi­na­ción de ren­tas fic­ti­cias en el im­pues­to a las ga­nan­cias, al no per­mi­tir­se rea­li­zar ajus­tes en los re­sul­ta­dos dis­tor­sio­na­dos por la in­fla­ción.

Se obli­ga a pa­gar el tri­bu­to so­bre el in­cre­men­to del va­lor de co­ti­za­ción de los bie­nes pa­ra co­mer­cia­li­zar que se ha­llan en exis­ten­cia, aun cuan­do no se ha­yan con­cre­ta­do ope­ra­cio­nes de ven­ta. Por su par­te, la di­fe­ren­cia en­tre los re­sul­ta­dos con­ta­bles dis­tri­bui­dos y el mon­to de la ba­se im­po­si­ti­va que­da tam­bién gra­va­da con la ta­sa del 35% del tri­bu­to.

En el im­pues­to al va­lor agre­ga­do exis­te un per­jui­cio con­cre­to al dis­po­ner­se una ta­sa por­cen­tual re­du­ci­da so­bre la ven­ta de pro­duc­tos del agro, y no exis­te una co­rre­la­ti­vi­dad di­rec­ta en las ven­tas. Ello pro­vo­ca sal­do a fa­vor por la pro­pia me­cá­ni­ca del tri­bu­to, de muy di­fí­cil ab­sor­ción.

Otro real mo­ti­vo de preo­cu­pa­ción es que el fis­co de­mo­ra en oca­sio­nes pla­zos su­pe­rio­res al año pa­ra de­vol­ver los mon­tos de im­pues­to re­te­ni­dos. Pa­ra re­sol­ver es­te pro­ble­ma, gran can­ti­dad de pro­duc­to­res es­tán pre­sen­tan­do plan­teos de pron­to des­pa­cho, o en su ca­so re­cur­sos de am­pa­ro, pa­ra re­cla­mar los fon­dos que les per­te­ne­cen.

Los con­tra­tos agro­pe­cua­rios

Ga­nan­cias La fal­ta de ajus­te por in­fla­ción ge­ne­ra la de­ter­mi­na­ción de ren­tas fic­ti­cias

son una he­rra­mien­ta muy útil a los fi­nes de pla­ni­fi­car al­gu­na re­duc­ción lí­ci­ta de la car­ga im­po­si­ti­va. No es igual sus­cri­bir acuer­dos con­mu­ta­ti­vos a quin­ta­les fi­jos o en di­ne­ro, así co­mo con­tra­tos aso­cia­ti­vos cu­ya esen­cia es el ries­go y la par­ti­ci­pa­ción en la ac­ti­vi­dad. Asi­mis­mo, la con­for­ma­ción de un fi­dei­co­mi­so ope­ra­ti­vo pue­de re­sul­tar útil a los fi­nes de aco­tar la res­pon­sa­bi­li­dad a lo efec­ti­va­men­te apor­ta­do, en lu­gar de desa­rro­llar esa ac­ti­vi­dad con­jun­ta en una so­cie­dad irre­gu­lar o de he­cho.

Las obli­ga­cio­nes for­ma­les que de­ben cum­plir quie­nes rea­li­zan ope­ra­cio­nes con gra­nos son va­ria­das y com­ple­jas: so­li­ci­tar la au­to­ri­za­ción pa­ra emi­sión de car­tas de por­te, in­for­mar las hec­tá­reas sem­bra­das de los prin­ci­pa­les cul­ti­vos, o bien co­mu­ni­car en for­ma per­ma­nen­te las to­ne­la­das de gra­nos co­se­cha­dos. Asi­mis­mo, de­ben re­gis­trar to­do aquel acuer­do

Em­pre­sa fa­mi­liar Es fac­ti­ble con­cre­tar una re­or­ga­ni­za­ción em­pre­sa­ria li­bre de im­pues­tos

sus­crip­to pa­ra el uso de las tie­rras ru­ra­les en el Re­gis­tro de Ope­ra­cio­nes In­mo­bi­lia­rias.

A par­tir de ju­lio de 2014, to­das las em­pre­sas que reali­cen ope­ra­cio­nes en­tre ellas o se vin­cu­len por par­ti­ci­pa­cio­nes so­cie­ta­rias de­ben men­sual­men­te co­mu­ni­car sus mo­vi­mien­tos.

En re­la­ción a la pla­ni­fi­ca­ción fis­cal, siem­pre que se res­pe­te la reali­dad eco­nó­mi­ca y sus for­mas ju­rí­di­cas no sean inade­cua­das a la si­tua­ción, es fac­ti­ble ele­gir la me­jor op­ción. La re­duc­ción en el im­pac­to fis­cal pue­de ser per­ma­nen­te, por la exis­ten­cia de exen­cio­nes, de­duc­cio­nes o des­gra­va­cio­nes, o re­la­ti­va, por un di­fe­ri­mien­to en el tiem­po de la obli­ga­ción fis­cal.

Los ti­pos so­cie­ta­rios se­lec­cio­na­dos tie­nen dis­tin­tos efec­tos en la tri­bu­ta­ción. La re­tri­bu­ción de los di­rec­ti­vos de la em­pre­sa pue­de cum­plir­se de dis­tin­tas for­mas y ello in­fluir en el im­pues­to a pa­gar. La co­rrec­ta va­lua­ción de los in­ven­ta­rios ga­na­de­ros o de gra­nos, o mis­mo las se­men­te­ras al cie­rre, son re­le­van­tes pa­ra de­ter­mi­nar el im­pues­to a las ga­nan­cias. La uti­li­za­ción opor­tu­na y ade­cua­da de los pa­gos a cuen­ta per­mi­ti­dos en los dis­tin­tos im­pues­tos tam­bién ha­ce a la ade­cua­da pla­ni­fi­ca­ción de los sal­dos a los fis­cos.

Res­pec­to de las em­pre­sas fa­mi­lia­res, es fac­ti­ble con­cre­tar una re­or­ga­ni­za­ción em­pre­sa­ria li­bre de im­pues­tos y ello re­quie­re el aná­li­sis del cum­pli­mien­to de exi­gen­cias de la ley tri­bu­ta­ria. Es­te ins­tru­men­to re­sul­ta muy ade­cua­do cuan­do se bus­ca fu­sio­nar o es­cin­dir em­pre­sas y así la dis­tri­bu­ción de pa­tri­mo­nios a los dis­tin­tos ti­tu­la­res in­te­gran­tes del nú­cleo fa­mi­liar.

Si bien es­ta­mos con­ven­ci­dos que la es­truc­tu­ra tri­bu­ta­ria ac­tual im­pli­ca una pe­sa­dí­si­ma car­ga al pro­duc­tor de agro, que­da la al­ter­na­ti­va de pro­ce­der a pla­ni­fi­car de for­ma lí­ci­ta la for­ma más con­ve­nien­te fis­cal­men­te de lle­var a ca­bo la ac­ti­vi­dad. t

Al puerto. La lo­gís­ti­ca de la co­mer­cia­li­za­ción de gra­nos se ve com­pli­ca­da por va­ria­das obli­ga­cio­nes bu­ro­crá­ti­cas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.