Me­nos de­ri­va con una apli­ca­ción más pre­ci­sa

La óp­ti­ma re­gu­la­ción de las pul­ve­ri­za­do­ras es cla­ve pa­ra dar con pre­ci­sión en el blan­co a tra­tar y mi­ni­mi­zar los ries­gos de da­ño am­bien­tal.

Clarin - Rural - - TAPA - INTA Cla­rín Ru­ral

El INTA brin­dó cla­ves pa­ra evi­tar da­ños.

En la ac­tua­li­dad, la pro­duc­ción de ali­men­tos de ca­li­có­mo dad y a gran es­ca­la re­quie­re la apli­ca­ción de fi­to­sa­ni­ta­rios, por lo que es ne­ce­sa­rio ex­tre­mar los cui­da­dos pa­ra un ma­ne­jo y uso res­pon­sa­ble. Con el uso de la tec­no­lo­gía, las pul­ve­ri­za­cio­nes son más uni­for­mes y pre­ci­sas, lo que le per­mi­te lle­gar a ca­da plan­ta y re­du­cir al má­xi­mo la de­ri­va.

Pa­ra que una apli­ca­ción sea efi­cien­te, es in­dis­pen­sa­ble ha­cer un uso ade­cua­do de to­das las he­rra­mien­tas: pas­ti­llas en­car­ga­das de for­mar las gotas, se­gu­ri­dad que in­vo­lu­cra al ope­ra­rio y mo­ni­to­reo de las con­di­cio­nes at­mos­fé­ri­cas en­tre los as­pec­tos des­ta­ca­dos.

Por es­to, el Mi­nis­te­rio de Agri­cul­tu­ra de la Na­ción jun­to con el INTA, la Cá­ma­ra de Sa­ni­dad Agro­pe­cua­ria y Fer­ti­li­zan­tes (Ca­sa­fe) y la Fe­de­ra­ción Argentina de Cá­ma­ras Agroaé­reas (FeAr­Ca) rea­li­za­ron la jor­na­da de pul­ve­ri­za­ción res­pon­sa­ble, en la lo­ca­li­dad de Co­ro­nel Suá­rez, al sud­oes­te de la pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res.

Eduar­do de Sa Pe­rei­ra, je­fe de la agen­cia del INTA en esa lo­ca­li­dad bo­nae­ren­se, se­ña­ló que con la tec­no­lo­gía dis­po­ni­ble es po­si­ble con­tro­lar la de­ri­va de los pro­duc­tos que se apli­can y, en es­te sen­ti­do, “la agri­cul­tu­ra sa­te­li­tal y la ca­pa­ci­ta­ción per­ma­nen­te ayu­da a la to­ma de de­ci­sio­nes”.

En el en­cuen­tro se ana­li­zó có­mo tra­ba­jan los equi­pos, có­mo se pre­pa­ran y con­tro­lan tan­to los te­rres­tres co­mo los aé­reos, en con­di­cio­nes reales, pa­ra evi­tar la de­ri­va. Es­to sig­ni­fi­ca, “lo­grar que ca­da go­ta que se pul­ve­ri­ce sea apli­ca­da en el ob­je­ti­vo deseado”, di­jo de Sa Pe­rei­ra.

“Mu­chas ve­ces en las cam­pa­ñas agrí­co­las el tiem­po apre­mia y las pla­gas avan­zan muy rá­pi­do”, ex­pre­só el téc­ni­co del INTA, quien ade­más ase­gu­ró: “Por és­to es ne­ce­sa­rio ex­tre­mar la apli­ca­ción de las bue­nas prác­ti­cas pa­ra las pul­ve­ri­za­cio­nes, con las que se pue­de re­du­cir el efec­to de la de­ri­va”.

Por su par­te, Alberto Et­tie­not, es­pe­cia­lis­ta en apli­ca­cio­nes, ma­ni­fes­tó que “se dis­cu­te mu­cho so­bre la efec­ti­vi­dad de los pro­duc­tos fi­to­sa­ni­ta­rios, pe­ro no se ha­bla de se apli­can” y, en es­te sen­ti­do, agre­gó: “Es im­por­tan­te el nú­me­ro de im­pac­tos en una plan­ta y el ta­ma­ño de la go­ta, és­to ha­ce a la efec­ti­vi­dad del pro­duc­to por­que con gotas pe­que­ñas más efi­cien­te es la apli­ca­ción”.

Con bue­nas prác­ti­cas de apli­ca­ción se pue­den mi­ti­gar los efec­tos ad­ve­ro­sos de la de­ri­va de pro­duc­to. “Du­ran­te la jor­na­da y, a pe­sar de que las con­di­cio­nes en las que nos to­có tra­ba­jar no fue­ron las óp­ti­mas, pu­di­mos de­mos­trar que la de­ri­va, tan­to en las apli­ca­cio­nes te­rres­tre co­mo aé­rea, no su­peró los 40 me­tros”, ex­pli­có Et­tie­not.

En es­te sen­ti­do, el es­pe­cia­lis­ta se­ña­ló que con un ve­lo­ci­dad del vien­tos de 25 ki­ló­me­tros por ho­ra, una tem­pe­ra­tu­ra de 10 gra­dos centígrados y la hu­me­dad re­la­ti­va del 50%, la apli­ca­ción se desa­rro­lló de ma­ne­ra co­rrec­ta.

“Pa­ra es­to es ne­ce­sa­rio que tan­to los pro­duc­to­res co­mo los apli­ca­do­res es­tén ca­pa­ci­ta­dos en bue­nas prác­ti­cas, que se­pan qué bo­qui­llas ele­gir pa­ra que el ta­ma­ño de las gotas sea el ideal en re­la­ción a las con­di­cio­nes at­mos­fé­ri­cas”, afir­mó.

Pa­ra de­mos­trar­lo, en una dis­tan­cia de 100 me­tros, se co­lo­ca­ron tar­je­tas hi­dro­sen­si­bles ca­da 10 me­tros pa­ra me­dir el ta­ma­ño de las gotas, la can­ti­dad de im­pac­tos y las dis­tan­cias a las que lle­ga el pro­duc­to por efec­to de la de­ri­va. En el equi­po te­rres­tre se usa­ron pas­ti­llas de aba­ni­co plano an­ti­de­ri­va asis­ti­das por ai­re. En el ca­so de la apli­ca­ción con avión se eli­gie­ron pas­ti­llas de cono hue­co pa­ra que pro­du­je­ran gotas más gran­des y el bo­ta­lón se co­lo­có ha­cia atrás pa­ra evi­tar el rom­pi­mien­to má­xi­mo de gotas.

“Es in­dis­pen­sa­ble pre­pa­rar los equi­pos de acuer­do a las con­di­cio­nes con las que se va a tra­ba­jar”, co­me­nó de Sa Pe­rei­ra.

De acuer­do con Fe­de­ri­co Elor­za, coor­di­na­dor téc­ni­co de Ca­sa­fe, si se ha­cen las co­sas bien se mi­ni­mi­zan los ries­gos pa­ra la sa­lud de las per­so­nas y pa­ra el am­bien­te.

“El pro­ble­ma no es­tá en el pro­duc­to sino en la for­ma que se ha­cen las apli­ca­cio­nes”, se­ña­ló.

Du­ran­te la jor­na­da, las má­qui-

Ade­más de la efi­ca­cia de un pro­duc­to, im­por­ta có­mo se apli­ca

nas te­rres­tres y aé­reas fue­ron re­gu­la­das se­gún las con­di­cio­nes reales de vien­to, tem­pe­ra­tu­ra y hu­me­dad.

Los es­pe­cia­lis­tas ex­pli­ca­ron có­mo re­gu­lar ta­ma­ño de go­ta a par­tir de la co­rrec­ta uti­li­za­ción de pas­ti­llas y me­dir la de­ri­va re­sul­tan­te a par­tir de la uti­li­za­ción de tar­je­tas hi­dro­sen­si­bles.

Los equi­pos rea­li­za­ron cin­co pa­sa­das que si­mu­la­ron una apli­ca­ción de ru­ti­na, en for­ma per­pen­di­cu­lar a la di­rec­ción del vien­to, en la que se cu­brie­ron 200 me­tros de lar­go. Pa­ra de­ter­mi­nar y cer­ti­fi­car los al­can­ces de la de­ri­va, se ins­ta­la­ron es­ta­cio­nes co­lec­to­ras con tar­je­tas hi­dro­sen­si­bles en po­si­ción ho­ri­zon­tal, ca­da una con­tro­la­da por es­tu­dian­tes de es­cue­las agro­téc­ni­cas.

Así, los asis­ten­tes pu­die­ron se­guir pa­so a pa­so to­do el pro­ce­so de uti­li­za­ción de los fi­to­sa­ni­ta­rios. Des­de que el apli­ca­dor re­ci­be la or­den de tra­ba­jo del pro­duc­tor jun­to a la re­ce­ta ex­ten­di­da por el pro­fe­sio­nal, pa­san­do por la pre­pa­ra­ción del cal­do, la car­ga en la tol­va del equi­po, la re­gu­la­ción del equi­po, la téc­ni­ca del tri­ple la­va­do de los en­va­ses usa­dos, el per­fo­ra­do y la pos­te­rior re­co­lec­ción de los mis­mos pa­ra su trans­for­ma­ción en pro­duc­tos úti­les y se­gu­ros. t

Por tie­rra. An­tes de ha­cer las apli­ca­cio­nes es cen­tral eva­luar las con­di­cio­nes del tiem­po pa­ra de­ter­mi­nar la ca­li­bra­ción ade­cua­da de la má­qui­na.

Por ai­re. Pa­ra la ae­ro­apli­ca­cio­nes tam­bién es muy im­por­tan­te la apli­ca­ción de bue­nas prác­ti­cas de ma­ne­jo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.