La vie­ja ley del re­vol­ver

Clarin - Rural - - LOS TEMAS DE LA SEMANA -

Mu­chos se ho­rro­ri­za­ron es­ta se­ma­na al to­mar co­no­ci­mien­to del pro­yec­to de ley de abas­te­ci­mien­to, que pro­me­te re­gu­lar to­do el pro­ce­so eco­nó­mi­co. En reali­dad, no es mu­cho lo que cam­bia. Es más o me­nos lo mis­mo que la ley del re­vól­ver del cé­le­bre Guillermo Mo­reno, só­lo que en ma­nos de al­gu­nos im­ber­bes que rom­pen to­do lo que to­can.

No ne­ce­si­ta­ban ley al­gu­na pa­ra des­truir la in­dus­tria del bio­die­sel, que a po­co an­dar ha­bía ge­ne­ra­do un fuer­te pro­ce­so de in­ver­sión, cre­ci­mien­to de las ex­por­ta­cio­nes y abas­te­ci­mien­to del mer­ca­do in­terno. El cor­te obli­ga­to­rio del ga­soil con bio­die­sel y de la naf­ta con eta­nol per­mi­tie­ron sus­ti­tuir im­por­ta­cio­nes por cien­tos de mi­llo­nes de has­ta que la con­duc­ción del mi­nis­tro Axel Ki­ci­llof pu­so el pie en la puer­ta gi­ra­to­ria.

Des­pués tu­vo que dar mar­cha atrás, es­cu­chan­do otras vo­ces den­tro del pro­pio go­bierno. Se reac­ti­vó el bio­die­sel y en los úl­ti­mos tres me­ses los em­bar­ques su­ma­ron 1,300 mi­llo­nes de dó­la­res.

Pe­ro en lu­gar de ca­pi­ta­li­zar el fra­ca­so y la re­cu­pe­ra­ción, aho­ra prue­ban suer­te con el eta­nol. To­da­vía hay pintura fres­ca en las cin­co nue­vas plan­tas de eta­nol de maíz, le­van­ta­das ba­jo el im­pe­rio de un ré­gi­men que otor­ga­ba cu­pos y fi­ja­ba un pre­cio en acuer­do con la in­dus­tria azu­ca­re­ra, prin­ci­pal pro­vee­do­ra de al­cohol has­ta la lle­ga­da de las nue­vas plan­tas que fer­men­tan maíz.

Pa­re­ce que, en un ge­nial pa­so de bai­le, Eco­no­mía es­ta­ría pen­san­do en fi­jar un pre­cio di­fe­ren­te pa­ra el al­cohol de maíz que pa­ra el de ca­ña, ba­jo el su­pues­to de que co­mo ba­jó el pre­cio del maíz, tam­bién lo hi­zo el cos­to de pro­duc­ción de su de­ri­va­do.

En la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de Co­mer­cio es­te me­ca­nis­mo de aná­li­sis no pa­sa­ría el pri­mer fil­tro de la mesa de en­tra­das, por­que el cri­te­rio pre­va­le­cien­te es que ca­da pro­duc­to tie­ne un pre­cio que no se re­gu­la ni por su ori­gen ni por la tec­no­lo­gía que se uti­li­za en el pro­ce­so. Es co­mo me­ter­le un de­dó­la­res,

Ya fre­na­ron a la in­dus­tria del bio­dié­sel, y pien­san fre­nar a la del eta­nol

re­cho de im­por­ta­ción más al­to a un pro­duc­to que se pro­du­ce más com­pe­ti­ti­va­men­te. Jus­ta­men­te lo que la Argentina cues­tio­nó du­ran­te años en la in­ter­mi­na­ble ba­ta­lla con­tra el pro­tec­cio­nis­mo agrí­co­la de la Unión Eu­ro­pea.

Pe­ro es­ta es la esen­cia del mo­de­lo de ti­pos de cam­bio múl­ti­ples. Por eso tan­to in­te­rés en me­ter­se en los cos­tos de las em­pre­sas, los vo­lú­me­nes de pro­duc­ción, los pro­vee­do­res y to­da la pa­ra­fer­na­lia in­con­tro­la­ble de la vi­da eco­nó­mi­ca. Ya es­tu­vi­mos ahí: re­cuer­do los años 80, cuan­do la mi­tad de la ad­mi­nis­tra­ción de una fá­bri­ca gas­ta­ba su tiem­po en ela­bo­rar pla­ni­llas de cos­tos pa­ra pre­sen­tar a la au­to­ri­dad eco­nó­mi­ca y lo­grar así la au­to­ri­za­ción pa­ra mo­di­fi­car las lis­tas de pre­cios.

Re­sul­ta­do: in­dus­trias no com­pe­ti­ti­vas.

Es­ta se­ma­na se reali­zó en Je­sús Ma­ría un in­tere­san­te sim­po­sio con eje, pre­ci­sa­men­te, en el maíz. El gran te­ma fue el fe­nó­meno de las plan­tas de eta­nol, que cam­bia­ron la pers­pec­ti­va de es­te pro­duc­to ge­ne­ran­do con­di­cio­nes pa­ra una rotación más equi­li­bra­da con la so­ja en la pro­vin­cia de Cór­do­ba. To­das es­tas plan­tas fue­ron con­ce­bi­das pen­san­do en una du­pli­ca­ción de ca­pa­ci­dad. Una de ellas reúne a 60 cooperativas con 40.000 so­cios, que in­vir­tie­ron 140 mi­llo­nes de dó­la­res ge­ne­ran­do cen­te­na­res de em­pleos. Otra per­te­ne­ce a un gru­po de 30 ac­cio­nis­tas, pro­duc­to­res agro­pe­cua­rios o in­ver­so­res. Va­lor agre­ga­do en ori­gen y aso­cia­ti­vis­mo, las mu­le­ti­llas que “el mo­de­lo” bo­rra con el co­do.

Des­de que es­tas plan­tas se pu­sie­ron en mar­cha, se be­ne­fi­cia­ron los tam­be­ros y los feed­lots, que con­vier­ten en car­ne la bur­lan­da, el sub­pro­duc­to del eta­nol. Lo que el mer­ca­do es­pe­ra­ba era un au­men­to del cor­te, que po­dría du­pli­car­se sin ma­yo­res pro­ble­mas por­que en Bra­sil ya se cor­ta al 23% y con los mis­mos mo­to­res.

Aho­ra, la ame­na­za de un des­cuen­to -que no lle­ga­rá al sur­ti­dor, sino que se­rá cap­tu­ra­do co­mo ren­ta ex­tra­or­di­na­ria por YPF y las de­más pe­tro­le­ras- es una nue­va ame­na­za que se cier­ne so­bre el sec­tor. t

Héc­tor A. Huer­go hhuer­go@cla­rin.com

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.