La tec­no­lo­gía tie­ne mu­cho pa­ra dar

El IFPRI, un ins­ti­tu­to in­ter­na­cio­nal de in­ves­ti­ga­ción, afir­ma que aun se pue­de au­men­tar los rin­des has­ta un 67 por cien­to pa­ra 2050.

Clarin - Rural - - EL FUTURO DEL AGRO - Lu­cas Vi­lla­mil lvi­lla­mil@cla­rin.com

“La ve­lo­ci­dad a la que cre­ce la po­bla­ción mun­dial y, a su vez, el cre­ci­mien­to del in­gre­so me­dio, in­di­can que se re­que­ri­rá ca­da vez más ali­men­tos que con­su­men gran­des can­ti­da­des de re­cur­sos. Hay mu­cha pre­sión so­bre el sis­te­ma pro­duc­ti­vo”. Eso di­jo la se­ma­na pa­sa­da el bió­lo­go ita­liano Ni­co­la Ce­nac­chi, quien tra­ba­ja en el Ins­ti­tu­to In­ter­na­cio­nal de In­ves­ti­ga­ción en Po­lí­ti­cas de Ali­men­tos (IFPRI), con ba­se en Washington, y cu­yo cam­po de in­ves­ti­ga­ción es el in­cre­men­to de la pro­duc­ti­vi­dad co­mo he­rra­mien­ta pa­ra re­du­cir la po­bre­za en paí­ses en vías de desa­rro­llo.

“En es­te con­tex­to, de­be­mos re­du­cir los des­per­di­cios de ali­men­to me­jo­ran­do la dis­tri­bu­ción y en mu­chos ca­sos fa­ci­li­tan­do tec­no­lo­gías pa­ra su con­ser­va­ción. Otro desafío de fon­do, muy di­fí­cil de lle­var a ca­bo, es im­pul­sar un cam­bio en las ten­den­cias de con­su­mo, pa­ra que se con­su­man ali­men­tos con me­nor de­man­da de re­cur­sos. Pe­ro de­fi­ni­ti­va­men­te de­be­mos in­ver­tir en in­no­va­ción y en tec­no­lo­gía pa­ra la pro­duc­ción de ali­men­tos”, aña­dió el ita­liano.

Cla­rín Ru­ral con­ver­só con Ce­nac­chi en Ro­sa­rio, adon­de fue in­vi­ta­do por la Aso­cia­ción de Se­mi­lle­ros Ar­gen­ti­nos (ASA), la Cá­ma­ra Argentina de Sa­ni­dad y Fer­ti­li­zan­tes (Ca­sa­fe) y Ar­ge­nBio pa­ra pre­sen­tar en el XXII Con­gre­so de Aa­pre­sid un tra­ba­jo que eva­lúa las me­jo­res tec­no­lo­gías dis­po­ni­bles pa­ra au­men­tar los rin­des de tri­go, maíz y arroz en ca­da re­gión.

“Cru­za­mos la in­for­ma­ción de un si­mu­la­dor del cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co glo­bal con la de un si­mu­la­dor del cre­ci­mien­to en la pro­duc­ción de ali­men­tos pa­ra cal­cu­lar los pre­cios que ten­drán los ali­men­tos en el fu­tu­ro y la can­ti­dad de ca­lo­rías dis­po­ni­bles que ha­brá, y a par­tir de esos da­tos de­fi­nir cuá­les son las me­jo­res tec­no­lo­gías dis­po­ni­bles pa­ra ca­da reali­dad”, ex­pli­có Ce­nac­chi.

Se­gún el in­for­me del IFPRI, pa­ra el 2050 se­rá ne­ce­sa­rio du­pli­car la pro­duc­ción de ce­rea­les sin usar más re­cur­sos que los que se usa ac­tual­men­te. “En el es­ce­na­rio de cam­bio cli­má­ti­co, de ma­yo­res tem­pe­ra­tu­ras y más pre­ci­pi­ta­cio­nes, se­rán fun­da­men­ta­les las tec­no­lo­gías re­la­cio­na­das con la con­ser­va­ción del sue­lo (co­mo la siembra di­rec­ta y la fer­ti­li­za­ción), el me­jo­ra­mien­to de las se­mi­llas (pa­ra la to­le­ran­cia al ca­lor y pa­ra un me­jor uso del ni­tró­geno) y los pro­duc­tos fi­to­sa­ni­ta­rios”, di­jo el bió­lo­go.

Las in­no­va­cio­nes tec­no­ló­gi­cas que eva­luó el ins­ti­tu­to son: la pro­tec­ción de cul­ti­vos, el rie­go por go­teo o por as­per­sión, la re­co­lec­ción de agua, la to­le­ran­cia a se­quía y a es­trés ca­ló­ri­co, el ma­ne­jo in­te­gra­do de la fer­ti­li­dad del sue­lo, la siembra di­rec­ta, la efi­cien­cia de uso de nu­trien­tes, la agri­cul­tu­ra or­gá­ni­ca y la agri- cul­tu­ra de pre­ci­sión.

“Al­gu­nas tec­no­lo­gías son co­no­ci­das pe­ro en mu­chos lu­ga­res aun no fue­ron adop­ta­das. Otras re­cién se es­tán em­pe­zan­do a im­ple­men­tar, co­mo el maíz re­sis­ten­te a se­quía en Áfri­ca. Son desa­rro­llos po­si­ti­vos des­de el en­fo­que del au­men­to de la pro­duc­ti­vi­dad y del aho­rro de re­cur­sos. Pe­ro las me­jo­res tec­no­lo­gías no son siem­pre las mis­mas, sino que de­pen­den de ca­da am­bien­te y de ca­da re­gión”, in­di­có Ce­nac­chi.

En­tre otros da­tos, el in­for­me afir­ma que la im­ple­men­ta­ción de la siembra di­rec­ta po­dría in­cre­men­tar los rin­des glo­ba­les del maíz en un vein­te por cien­to, y que si ade­más se la com­bi­na­ra con el rie­go, el in­cre­men­to se­ría del 67 por cien­to pa­ra 2050. En la pro­duc­ción de tri­go, se­gún el IFPRI, las va­rie­da­des re­sis­ten­tes al ca­lor po­drían au­men­tar los rin­des un 17 por cien­to, y com­bi­na­das con el rie­go el cre­ci­mien­to se­ría del 23 por cien­to. “La com­bi­na­ción de tec­no­lo­gías agrí­co­las po­dría re­du­cir el pre­cio del maíz en un 49 por cien­to, el del arroz en un 43 por cien­to y el del tri­go en un 45 por cien­to gra­cias al au­men­to de la pro­duc­ti­vi­dad”, afir­ma el tra­ba­jo.

Al res­pec­to, Ce­nac­chi afir­mó que tan­to las tec­no­lo­gías co­mo la ma­ne­ra de im­ple­men­tar­las y di­fun­dir­las di­fie­re mu­cho se­gún las ca­rac­te­rís­ti­cas am­bien­ta­les y cul­tu­ra­les de ca­da re­gión, y que la in­ter­ac­ción de los pro­duc­to­res lo­ca­les con los go­bier­nos y las ONGs es fun­da­men­tal en ese sen­ti­do. t

Agüi­ta. El rie­go es una de las he­rra­mien­tas im­por­tan­tes.

Ita­liano. Ni­co­la Ce­nac­chi, la se­ma­na pa­sa­da, en Ro­sa­rio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.