El agro­pi­ro da ba­ta­lla y su­ma va­rios ki­los

Esa pas­tu­ra me­jo­ra sue­los mar­gi­na­les y pue­de pro­du­cir 500 ki­los/ha de car­ne.

Clarin - Rural - - FORRAJES -

En un es­ce­na­rio de al­ta com­pe­ti­ti­vi­dad en­tre las ac­ti­vi­da­des agro­pe­cua­rias, el desafío de au­men­tar la pro­duc­ti­vi­dad y va­lo­ri­zar tie­rras de ap­ti­tud ga­na­de­ra ga­na ca­da vez más im­por­tan­cia. En es­te con­tex­to, el agro­pi­ro jue­ga un rol fun­da­men­tal por tra­tar­se de una pas­tu­ra que reha­bi­li­ta sue­los mar­gi­na­les y me­jo­ra su ca­pa­ci­dad pro­duc­ti­va con ele­va­da pro­duc­ción de fo­rra­je de ca­li­dad pa­ra el uso ga­na­de­ro.

“Es fun­da­men­tal que los pro­duc­to­res apren­dan a ser ex­per­tos en pro­duc­ción y co­se­cha de pas­to”, ex­pre­só Mó­ni­ca Ag­nus­dei, del gru­po pas­tu­ras del INTA Bal­car­ce. La téc­ni­ca pon­de­ró al agro­pi­ro por tra­tar­se de una es­pe­cie fo­rra­je­ra “con un gran po­ten­cial de trans­for­mar áreas prác­ti­ca­men­te im­pro­duc­ti­vas y reha­bi­li­tar su ca­pa­ci­dad pa­ra uso ga­na­de­ro y pa­ra la con­ser­va­ción de los sue­los”, y di­jo que con mó­du­los in­ten­si­vos de re­cría so­bre agro­pi­ro se al­can­zan ni­ve­les de 500 ki­los de car­ne por hec­tá­rea por año.

Pa­ra el con­su­mo ani­mal, agro­pi­ro tie­ne un buen va­lor nu­tri­ti­vo con va­lo­res de di­ges­ti­bi­li­dad de la ma­te­ria se­ca que os­ci­lan en­tre el 60 y 65 por cien­to. Una vez ins­ta­la­da, re­sis­te pas­to­reos in­ten­sos y man­tie­ne su ca­li­dad du­ran­te la épo­ca es­ti­val.

“En am­bien­tes ga­na­de­ros, con un ade­cua­do ma­ne­jo nu­tri­cio­nal y del pas­to­reo, es­tas pas­tu­ras al­can­zan pro­duc­cio­nes su­pe­rio­res a los 10.000 ki­los por hec­tá­rea, si­mi­la­res a los de una bue­na fes­tu­ca”, di­jo Ag­nus­dei.

Se tra­ta de una es­pe­cie con un al­to ni­vel de adap­ta­ción que pue­de desa­rro­llar­se en zo­nas con con­di­cio­nes am­bien­ta­les li­mi­tan­tes. Pa­ra la es­pe­cia­lis­ta, “la ade­cua­da im­plan­ta­ción y es­ta­ble­ci­mien­to son cru­cia­les pa­ra la per­sis­ten­cia de lar­go pla­zo de la pas­tu­ra”. Pa­ra ello, re­co­men­dó rea­li­zar un con­trol pre­vio de la com­pe­ten­cia de otras es­pe­cies, de la ca­li­dad de la se­mi­lla, del apor­te de nu­trien­tes y es­tar aten­tos a la es­tra­te­gia de siembra: mo­men­to, pro­fun­di­dad, den­si­dad de se­mi­llas y arre­glo es­pa­cial.

A mo­do orien­ta­ti­vo, los es­tu­dios in­di­can que la den­si­dad de siembra más apro­pia­da se ubi­ca­ría en el ran­go de las 300 a 400 se­mi­llas/m2. “Su ele­va­da ta­sa de cre­ci­mien­to en la épo­ca pri­ma­ve­roes­ti­val re­quie­re un au­men­to en el uso del agua y for­ma una cu­bier­ta pe­ren­ne que ayu­da a re­du­cir la eva­po­ra­ción de la su­per­fi­cie del sue­lo y la even­tual con­cen­tra­ción de sa­les en su­per­fi­cie”, ex­pli­có Ag­nus­dei. “A su vez -agre­gó- es­ta di­ná­mi­ca ayu­da a mi­ti­gar la pos­te­rior sa­tu­ra­ción y anega­mien­to del per­fil con un pe­río­do oto­ñoin­ver­nal llu­vio­so”. t

Trans­for­ma­do­ra. La pas­tu­ra de agro­pi­ro ayu­da a re­du­cir la con­cen­tra­ción de sa­les en la su­per­fi­cie del sue­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.