Cuan­do llue­ve, do­ble cul­ti­vo

Un ex­per­to del INTA di­ce que en ci­clos hú­me­dos es cla­ve in­ten­si­fi­car pa­ra usar la ofer­ta hí­dri­ca y no agra­var los pro­ble­mas de na­pas.

Clarin - Rural - - RURAL -

En el tra­mo fi­nal de la úl­ti­ma cam­pa­ña grue­sa, las in­co­mo ten­sas llu­vias ge­ne­ra­ron mu­chos pro­ble­mas de “en­char­ca­mien­to” en los lo­tes del nor­te de Bue­nos Ai­res, sur de San­ta Fe y sud­es­te de Cór­do­ba, una si­tua­ción que ge­ne­ró fuer­tes pér­di­das en los cul­ti­vos.

Por eso, en la jor­na­da de ac­tua­li­za­ción téc­ni­ca Cam­po Cre­cien­te, que se rea­li­za­rá el 28 de agos­to en Ra­ma­llo (Bue­nos Ai­res), or­ga­ni­za­da por Ex­poa­gro y la Coo­pe­ra­ti­va Agrí­co­la de Ra­ma­llo, el in­ge­nie­ro Guillermo Gers­ter (INTA Oli­ve­ros) ana­li­za­rá a fon­do es­te te­ma.

“En la re­gión pam­pea­na cen­tral uno de los pro­ble­mas más co­mu­nes que se ob­ser­van es­tá aso­cia­do a la in­fluen­cia de na­pas freá­ti­cas, cu­yo as­cen­so, por la com­bi­na­ción de llu­vias abun­dan­tes con la pre­do­mi­nan­cia del cul­ti­vo de so­ja, es per­ju­di­cial tan­to pa­ra los rin­des pa­ra los sue­los”, ex­pli­có el ex­per­to.

Gers­ter ade­lan­tó que es­ta pro­ble­má­ti­ca es­tá vin­cu­la­da a va­rios fac­to­res. Las úl­ti­mas cam­pa­ñas se ca­rac­te­ri­za­ron por pre­sen­tar llu­vias que su­pe­ran los va­lo­res his­tó­ri­cos. Y tam­bién se re­gis­tra un mar­ca­do in­cre­men­to de so­ja de pri­me­ra, que su­pe­ra en la re­gión pam­pea­na el 80% del área, a ex­pen­sas del do­ble cul­ti­vo que uti­li­za con ma­yor efi­cien­cia la ofer­ta hí­dri­ca del am­bien­te.

El ex­per­to ex­pli­có que la siembra di­rec­ta re­du­ce la eva­po­ra­ción y co­mo el bar­be­cho quí­mi­co oto­ño-in­ver­nal es una prác­ti­ca ge­ne­ra­li­za­da se va acu­mu­lan­do mu­cha agua en el sue­lo du­ran­te los años hú­me­dos.

“Te­ne­mos, por lo tan­to, un so­lo cul­ti­vo con una de­man­da hí­dri­ca cer­ca­na a los 600 mi­lí­me­tros, una pér­di­da de agua du­ran­te el bar­be­cho de apro­xi­ma­da­men­te 200 mi­lí­me­tros; el res­to del agua, en si­tua­cio­nes de ba­ja pen­dien­te pue­de lle­gar a las na­pas. En la na­pa, el apor­te de unos 200 mi­lí­me­tros, por ejem­plo, ge­ne­ra el as­cen­so de la mis­ma unos 40 cen­tí­me­tros. Si es­ta­mos apor­tan­do ese ex­ce­den­te du­ran­te va­rias cam­pa­ñas po­de­mos en­ten­der a qué se de­be su as­cen­so”, in­sis­tió.

Gers­ter ad­vir­tió que cuan­do llue­ve más de 1.000 mi­lí­me­tros de agua por año en zo­nas pla­nas el fe­nó­meno sue­le pro­du­cir­se. “El pro­duc­tor no lo no­ta cuan­do la na­pa es­tá a diez me­tros de pro­fun­di­dad. Es­tá con­ten­to cuan­do la mis­ma lle­ga a dos me­tros, por­que abas­te­ce el cul­ti­vo. Pe­ro cuan­do es­tá a un me­tro y me­dio de la su­per­fi­cie el ex­ce­so de agua pro­vo­ca se­rios pro­ble­mas tan­to pa­ra el sue­lo co­mo pa­ra el cul­ti­vo. Es im­por­tan­te con­si­de­rar que mu­chas

El in­ge­nie­ro Gers­ter di­ser­ta­rá en una jor­na­da en Ra­ma­llo, el 28 de agos­to

ve­ces la na­pa pre­sen­ta al­to con­te­ni­do sa­lino pu­dien­do sa­li­ni­zar los ho­ri­zon­tes su­pe­rio­res del sue­lo”, re­cor­dó.

Al mo­men­to de ana­li­zar po­si­bles soluciones, el es­pe­cia­lis­ta di­jo que hay dos for­mas de ma­ne­jar­lo. La pri­me­ra es la cons­truc­ción de obras de dre­na­je, pe­ro son cos­to­sas y com­pli­ca­das por­que de­ben im­ple­men­tar­se a ni­vel de una cuen­ca, y sus re­sul­ta­dos son alea­to­rios.

La otra op­ción es in­ten­si­fi­car la agri­cul­tu­ra: se sa­be que el agua es un re­cur­so es­ca­so y las cam­pa­ñas hú­me­das son una opor­tu­ni­dad pa­ra la in­ten­si­fi­ca­ción del uso del sue­lo ha­cien­do, por ejem­plo, dos cul­ti­vos por año.

“La com­bi­na­ción de un ci­clo hú­me­do con el mo­no­cul­ti­vo es pe­li­gro­sa y es ab­sur­do no apro­ve­char el re­cur­so hí­dri­co cuan­do so­bra. La in­cor­po­ra­ción de gra­mí­neas per­mi­ten sa­car ven­ta­jas del agua y su­mar pro­duc­ti­vi­dad”, plan­teó Gers­ter.

Pe­ro el ex­per­to re­co­no­ció que el con­tex­to de con­tra­tos de al­qui­ler de cor­ta du­ra­ción, en un país don­de el 60% de las tie­rras son al­qui­la­das, in­cen­ti­va al pro­duc­tor a fa­vo­re­cer el as­pec­to eco­nó­mi­co a cor­to pla­zo por so­bre el agro­nó­mi­co. Pe­ro hay que te­ner en cuen­ta que la tie­rra es un re­cur­so no re­no­va­ble y su de­te­rio­ro ge­ne­ra­li­za­do va a afec­tar las ge­ne­ra­cio­nes fu­tu­ras.

“Re­cu­pe­rar la su­per­fi­cie de gra­mí­neas de in­vierno es ne­ce­sa­rio por­que apor­tan co­ber­tu­ra y re­cu­pe­ran la po­ro­si­dad del sue­lo afec­ta­do por el trán­si­to de ma­qui­na­ria”, re­co­men­dó Gers­ter, quien in­di­có que pa­ra que la se­cuen­cia in­ten­si­va de cul­ti­vos fun­cio­ne es ne­ce­sa­rio con­tri­buir a una ade­cua­da nu­tri­ción de los cul­ti­vos pa­ra con­se­guir un es­que­ma ren­ta­ble y sus­ten­ta­ble. t

Cui­da­do. Los fie­rros com­pac­tan el sue­lo y es ne­ce­sa­rio me­jo­rar la po­ro­si­dad.

Ries­go. El mo­no­cul­ti­vo de so­ja, sin gra­mí­neas, jun­ta mu­cha agua en el per­fil.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.