Ali­men­tos y bio­com­bus­ti­bles

Com­ple­men­to El 80% del re­si­duo de la pro­duc­ción de bio­die­sel se usa en ali­men­ta­ción ani­mal Com­pe­ten­cia Cul­ti­vos in­dus­tria­les co­mo el lino tam­bién trac­cio­nan el pre­cio de los ali­men­tos

Clarin - Rural - - RURAL -

La opo­si­ción en­tre bio­com­bus­ti­bles y ali­men­tos cons­ti­bio­die­sel tu­ye una fa­la­cia de com­po­si­ción. La con­tro­ver­sia exis­te des­de que el hom­bre pi­so la tie­rra, ya que el agro siem­pre pro­du­jo las dos co­sas. En la épo­ca del hom­bre ca­za­dor la ener­gía ne­ce­sa­ria pa­ra ca­len­tar­se pro­ve­nía de la le­ña y de los res­tos de los ali­men­tos. La con­tro­ver­sia hu­bie­se es­ta­do en­tre usar la ma­de­ra pa­ra ca­len­tar­se y co­ci­nar o pa­ra cons­truir sus cho­zas, pe­ro era tal la mag­ni­tud del re­cur­so que la con­fron­ta­ción no se plan­tea­ba.

Cuan­do el ser hu­mano se con­vir­tió en se­den­ta­rio, co­mien­za a plan­tear­se es­ta di­co­to­mía, ya que al do­mes­ti­car a los ani­ma­les e in­cor­po­rar­los al tra­ba­jo agrí­co­la pa­ra ge­ne­rar ali­men­tos de­be tam­bién ali­men­tar a es­tos ani­ma­les uti­li­za­dos en la trac­ción del pri­mi­ti­vo ara­do.

Así trans­cu­rri­mos ale­gre­men­te has­ta que des­cu­bri­mos el ca­len­ta­mien­to de la tie­rra, el agu­je­ro de ozono y el lla­ma­do “cam­bio cli­má­ti­co”, que a mi jui­cio es el efec­to de la ac­ción del hom­bre so­bre los ci­clos cli­má­ti­cos, que in­du­da­ble­men­te son pro­fun­di­za­dos por el de­rro­che de ener­gía. Aquí apa­re­cen, con le­tra ma­yús­cu­la, los bio­com­bus­ti­bles y las fa­la­cias de com­po­si­ción.

Los de­trac­to­res de los bio­com­bus­ti­bles ex­pli­ci­tan que el em­pleo de ma­te­ria pri­ma pa­ra com­bus­ti­bles trac­cio­na su de­man­da y en­ca­re­ce a los ali­men­tos. Es­to es in­ne­ga­ble: to­do in­cre­men­to de la de­man­da, si no se co­rre­la­cio­na con igual cre­ci­mien­to de la ofer­ta, ge­ne­ra in­cre­men­tos de pre­cios. Pe­ro se olvidan de otros fe­nó­me­nos. Por ejem­plo, en la ela­bo­ra­ción de al­cohol de maíz los re­si­duos se des­ti­nan a los feed­lots e in­cre­men­tan no­ta­ble­men­te la ca­pa­ci­dad de con­ver­sión del bovino. El ani­mal re­quie­re me­nos ki­los de ali­men­to pa­ra pro­du­cir un ki­lo de car­ne. Más del 80% de los re­si­duos de la pro­duc­ción de se des­ti­nan a la ali­men­ta­ción ani­mal.

Mien­tras tan­to, hay otros em­pleos que tam­bién trac­cio­nan la de­man­da de ali­men­tos y ge­ne­ran in­cre­men­tos de pre­cios sin que na­die los cri­ti­que ni con­si­de­re. Por ejem­plo, las mas­co­tas, que con­su­men in­gen­tes can­ti­da­des de ali­men­tos y na­die re­pa­ra en ellas, o los obe­sos, que no so­lo da­ñan su sa­lud sino que tam­bién trac­cio­nan la de­man­da de ali­men­tos sin be­ne­fi­cio al­guno.

Ade­más hay otros em­pleos de la tie­rra en la pro­duc­ción agrí­co­la que li­mi­tan la pro­duc­ción de ali­por men­tos trac­cio­nan­do su pre­cio. En­tre ellos es­tán los cul­ti­vos in­dus­tria­les co­mo el lino, la mo­ra pa­ra pro­du­cir se­da, los otro­ra pro­duc­to­res de acei­tes in­dus­tria­les co­mo el tung y el lino olea­gi­no­so o el ta­ba­co.

Del la­do de los en­tu­sias­tas con los bio­com­bus­ti­bles ge­ne­ra­dos ve­ge­ta­les no co­mes­ti­bles y desa­rro­lla­dos en si­tua­cio­nes ex­tre­mas de cli­mas y sue­los, don­de no pros­pe­ran los ve­ge­ta­les ali­men­ti­cios, de­be­mos se­ña­lar­les que caen en el error mal­tu­siano de creer que la tec­no­lo­gía es cons­tan­te. Lo que afir­man es cier­to hoy pe­ro no lo se­rá mañana, y prue­ba de ello son los maí­ces pa­ra re­gio­nes frías, el tri­ti­ca­le, etc.

Por to­do ello es que los de­fen­so­res de las ener­gías al­ter­na­ti­vas pen­sa­mos que la so­lu­ción es in­te­gral y pa­sa tan­to por la ge­ne­ra­ción co­mo por los sis­te­mas aho­rra­do­res de ener­gía. Los ha­bi­tan­tes de la ciu­dad de Bue­nos Ai­res, con su con­su­mo excesivo de agua po­ta­ble, no so­lo de­rro­chan es­te vi­tal ele­men­to sino que tam­bién obli­gan a un de­rro­che de ener­gía adi­cio­nal en la cap­ta­ción de agua y en su pro­ce­sa­mien­to y dis­tri­bu­ción. La in­dus­tria au­to­mo­triz, por su par­te, desa­rro­lló los vehícu­los hí­bri­dos pe­ro no im­pu­so su pro­duc­ción ma­si­va­men­te.

Es­tas reflexiones no pre­ten­den des­ca­li­fi­car a na­die sino sim­ple­men­te pro­pi­ciar un aná­li­sis más pro­fun­do de las al­ter­na­ti­vas. Las co­sas y los mis­mos ali­men­tos se­rán ma­los o bue­nos se­gún la do­sis en la que se los em­plea.

El sec­tor pri­ma­rio con­ti­nua­rá sien­do pro­duc­tor de agroa­li­men­tos, agro­com­bus­ti­bles y agro­tex­ti­les por­que la vi­da del hom­bre so­bre la tie­rra así lo re­quie­re. El ni­vel tec­no­ló­gi­co exis­ten­te en un mo­men­to da­do, las cos­tum­bres y las mo­das, con­jun­ta­men­te con las po­lí­ti­cas pú­bli­cas, de­ter­mi­na­rán la asig­na­ción de tie­rra a una u otra ac­ti­vi­dad, ya que to­das ellas son esen­cia­les. t

Ener­gía. La plan­ta de bio­die­sel de Re­no­va, en la lo­ca­li­dad de Tim­búes, pue­de mo­ler 20.000 to­ne­la­das por día de so­ja.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.