El agro, con nue­vas ca­ras

Clarin - Rural - - TAPA - Ser­gio Per­so­glia sper­so­glia@cla­rin.com

En só­lo un par de años más, lle­ga­rán al país so­jas y maí­ces que re­sis­ti­rán nue­vos her­bi­ci­das, ade­más de gli­fo­sa­to. Se ini­cia así una era dis­tin­ta, con un ma­ne­jo más com­ple­jo de los cul­ti­vos, pe­ro tam­bién mu­chas más he­rra­mien­tas. Un ade­lan­to de lo que vie­ne.

Mien­tras pa­re­ce que la agri­cul­tu­ra ar­gen­ti­na duer­me la sies­ta, con ca­si un lus­tro prác­ti­ca­men­te de es­tan­ca­mien­to en sus vo­lú­me­nes de pro­duc­ción, de­trás de la es­ce­na se es­tán su­ce­dien­do una se­rie de he­chos, que in­clu­yen a nues­tro país y al res­to de los lí­de­res agrí­co­las del mundo, que de­jan la cer­te­za de que, en reali­dad, el sec­tor es­tá in­gre­san­do en una nue­va era.

Aquí, en In­dia­ná­po­lis, eso que­dó muy en cla­ro ha­ce po­cos días, lue­go de que el gi­gan­te Dow AgroS­cien­ces mos­tra­ra los desa­rro­llos que ya es­tán en la ga­te­ra, es­pe­ran­do apro­ba­cio­nes que no tar­dar mu­cho en lle­gar. Las no­ve­da­des tie­nen que ver con so­ja, maíz, her­bi­ci­das y ma­le­zas, en­tre otros ru­bros.

En la Ar­gen­ti­na, el pun­ta­pié ini­cial de la nue­va an­da­na­da de tec­no­lo­gía lo dio, el año pa­sa­do, la so­ja RR2Bt, la pri­me­ra no­ve­dad bio­tec­no­ló­gi­ca que se lan­zó en so­ja en el país des­de las va­rie­da­des re­sis­ten­tes a gli­fo­sa­to en 1996. Pe­ro el gen Bt, que le brin­da tam­bién re­sis­ten­cia a un gru­po im­por­tan­te de in­sec­tos le­pi­dóp­te­ros, abrió la nue­va eta­pa del jue­go.

De to­das for­mas, la re­sis­ten­cia a in­sec­tos es so­lo una de las no­ve­da­des que trae­rá la so­ja en los pró­xi­mos años. Otras re­sis­ten­cias, cla­ves an­te los de­sa­fíos pro­duc­ti­vos que en­fren­ta hoy la Ar­gen­ti­na, se­rán a va­rios her­bi­ci­das.

Bue­na par­te de los gi­gan­tes mun­dia­les de la in­dus­tria agrí­co­la es­tán avan­zan­do para lan­zar sus al­ter­na­ti­vas en nues­tro país. Mon­san­to mos­tró ha­ce ya un par de años en EE.UU. las so­jas re­sis­ten­tes a Di­cam­ba, Ba­yer tra­ba­ja en con­jun­to con otras em­pre­sas en las re­sis­ten­tes a glu­fo­si­na­to de amo­nio, y aquí Dow AgroS­cien­ces des­ta­có el po­ten­cial de las que su­ma­rán, en­tre va­rias otras, re­sis­ten­cia a un nue­vo 2.4D (her­bi­ci­da de am­plio es­pec­tro de con­trol), que for­ma­rán par­te de un sis­te­ma que los de In­dia­ná­po­lis de­no­mi­na­ron En­list.

Des­de las pro­li­jas ofi­ci­nas de la em­pre­sa en es­ta ciu­dad del me­dio oes­te es­ta­dou­ni­den­se, el ar­gen­tino Adrián Mel es el lí­der glo­bal del pro­yec­to En­list del gi­gan­te es­ta­dou­ni­den­se. “Ve­mos que hay dos pla­ta­for­mas so­bre las que se api­la­rán to­do el res­to de las tec­no­lo­gías en los pró­xi­mos 10 años: Di­cam­ba y En­list”, di­ce con­ven­ci­do.

En­list es un sis­te­ma que in­clu­ye una so­ja re­sis­ten­te a gli­fo­sa­to, a 2.4D y a glu­fo­si­na­to de amo­nio, un her­bi­ci­da que con­tie­ne los dos pri­me­ros prin­ci­pios ac­ti­vos, y una se­rie de prác­ti­cas de ma­ne­jo para ase­gu­rar la sus­ten­ta­bi­li­dad de esas tec­no­lo­gías. Con di­fe­ren­tes va­rian­tes, es­ta­rá dis­po­ni­ble para so­ja y maíz, y a la Ar­gen­ti­na po­dría lle­gar para las siem­bras del 2016, si se ter­mi­nan a tiem­po los pro­ce­sos re­gu­la­to­rios ne­ce­sa­rios en el país y se cuen­ta, ade­más, con la apro­ba­ción de Chi­na, ne­ce­sa­ria por ser el prin­ci­pal com­pra­dor mun­dial.

Es­tos desa­rro­llos no so­lo lle­ga­rán para per­mi­tir va­riar los her- bi­ci­das uti­li­za­dos en los cul­ti­vos, una he­rra­mien­ta cen­tral en el com­ba­te con­tra las ma­le­zas que se han con­ver­ti­do en re­sis­ten­tes o to­le­ran­tes a mu­chos de ellos, sino que per­mi­ti­rán cons­truir nue­vos sis­te­mas de pro­duc­ción para se­guir ade­lan­te, con más sus­ten­ta­bi­li­dad, en la ca­rre­ra del ren­di­mien­to: en EE.UU. hay lo­tes de pro­duc­to­res que ya han ori­lla­do los 10.000 ki­los de so­ja por hec­tá­rea, con­tra los 3.050 en pro­me­dio que arro­ja­rá es­ta cam­pa­ña ré­cord, que mues­tra al cos­ta­do de las ru­tas y au­to­pis­tas los me­jo­res cul­ti­vos que se han vis­to en la his­to­ria por aquí.

Mel di­ce que En­list se­rá una de las pla­ta­for­mas so­bre las que se api­la­rán el res­to de las tec­no­lo­gías por­que, lue­go de una pri­me­ra eta­pa, se­gu­ra­men­te se le agre­ga­de­be­rían

rá tam­bién el gen Bt, en­tre otros desa­rro­llos que po­drían su­mar­se en el fu­tu­ro.

“Ha­brá que vol­ver a ca­pa­ci­tar­se. El ma­ne­jo ya no se­rá tan sen­ci­llo co­mo has­ta aho­ra. Y qui­zás los más vie­jos tie­nen ven­ta­ja, por­que sa­ben có­mo era la pe­lea con­tra las ma­le­zas an­tes de la sen­ci­llez de la so­ja RR”, con­si­de­ró Mel.

Para que es­tas tec­no­lo­gías lle­guen a to­dos los pro­duc­to­res, se li­cen­cia­rá a los prin­ci­pa­les se­mi­lle­ros del país, co­mo Do­nMa­rio y Ni­de­ra, que las in­cor­po­ra­rán a su ger­mo­plas­ma de so­ja. Y en maíz tie­nen un acuer­do con Mon­san­to, lí­der con su mar­ca De­kalb.

Por supuesto, con to­do es­to las com­pa­ñías es­pe­ran vol­ver a cre­cer, una vez que tam­bién vuel­va a des­pe­gar la agri­cul­tu­ra ar­gen­ti­na en ge­ne­ral, qui­zás con otro con­tex­to po­lí­ti­co lue­go de las elec­cio­nes del año pró­xi­mo. Y, oja­lá, con una re­cu­pe­ra­ción de los pre­cios de los gra­nos.

De to­das for­mas, a pe­sar del vir­tual es­tan­ca­mien­to de los vo­lú­me­nes de pro­duc­ción na­cio­nal de gra­nos, en el ca­so de Dow AgroS­cien­ces vie­nen de un buen 2013, co­mo re­cor­dó Jorge Pa­riz­zia, di­rec­tor de Ne­go­cios y Asun­tos Ins­ti­tu­cio­na­les para Cono Sur (Ar­gen­ti­na, Uru­guay, Pa­ra­guay, Bo­li­via y Chi­le).

“Hoy es­ta­mos arri­ba de los 740 mi­llo­nes de dó­la­res de fac­tu­ra­ción anual, y aho­ra es dis­tin­ta la aten­ción que te­ne­mos de la ca­sa ma­triz”, re­co­no­ce Pa­riz­zia.

En la ca­sa ma­triz, jus­ta­men­te aquí, en In­dia­ná­po­lis, es­tá des­de ha­ce po­cos meses Ignacio Con­ti, quien has­ta su par­ti­da de la Ar­gen­ti­na di­ri­gía allí los des­ti­nos del pro­yec­to En­list. Aho­ra, con otra po­si­ción glo­bal, di­ce que la nue­va apues­ta de su com­pa­ñía “vie­ne a com­ple­men­tar y dar sus­ten­ta­bi­li­dad a un sis­te­ma que ha si­do muy efi­cien­te: el del gli­fo­sa­to y la RR”.

Ade­más, en un cam­po de ex­hi­bi­ción de Dow a po­cos ki­ló­me­tros de la ciu­dad, y ba­jo el ti­bio sol de este ve­rano per­fec­to para los cul­ti­vos del Me­dio Oes­te, Con­ti dio va­rias pre­ci­sio­nes téc­ni­cas que va­le la pe­na te­ner en cuen­ta:

El En­list que lle­ga­rá a la Ar­gen­ti­na es el de­no­mi­na­do E3. Es un api­la­do mo­le­cu­lar, con to­le­ran­cia a los 3 her­bi­ci­das an­tes men­cio­na­dos. Pe­ro esa to­le­ran­cia sur­ge de un so­lo even­to bio­tec­no­ló­gi­co, que tie­ne tres pro­teí­nas dis­tin­tas.

Ar­gen­ti­nos.

Mel (izq.) y Con­ti

tra­ba­jan en la se­de glo­bal

de Dow AgroS­cien­ces, en

In­dia­na. Allí, an­ti­ci­pa­ron

las no­ve­da­des.

EE.UU. Los in­ves­ti­ga­do­res (arri­ba) desa­rro­lla­ron el sis­te­ma En­list, que in­clu­ye so­jas y maí­ces que re­sis­ten gli­fo­sa­to, un nue­vo 2.4D y glu­fo­si­na­to de amo­nio, ade­más de un nue­vo her­bi­ci­da y un pro­gra­ma de bue­nas prác­ti­cas agrí­co­las.

Abier­to 24 ho­ras. A la izq., una vis­ta noc­tu­ra de los in­ver­na­de­ros de Dow AgroS­cien­ces en su se­de cen­tral de In­dia­ná­po­lis, en el co­ra­zón agrí­co­la de los

Con el maíz. El ar­gen­tino Mel, en un lo­te ex­pe­ri­men­tal de Dow en In­dia­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.