La mul­ti­pli­ca­ción de los pa­nes

Clarin - Rural - - LOS TEMAS DE LA SEMANA - Héc­tor A. Huer­go hhuer­go@cla­rin.com

El mi­nis­tro de Eco­no­mía tra­jo al rue­do el mi­la­gro de la Mul­ti­pli­ca­ción de los Pa­nes, “pe­ro al re­vés”. Se re­fe­ría al re­sul­ta­do que es­pe­ra co­mo con­se­cuen­cia de la de­ci­sión del juez Grie­sa. Sin em­bar­go, no de­bie­ra ir a la jus­ti­cia de NY para en­con­trar se­me­jan­te dis­la­te. La mul­ti­pli­ca­ción de los pa­nes “al re­vés” fue la obra de la dé­ca­da ga­na­da.

El pri­mer co­ro­la­rio del dis­la­te K es que si no hu­bie­ran lo­gra­do éxi­to en el ex­pe­ri­men­to de fre­nar al agro, aho­ra na­die ha­bla­ría de los “bui­tres” ni de Grie­sa. Ni del pa­go “acá”. Si­guien­do sim­ple­men­te los nú­me­ros (bas­tan­te rea­lis­tas) del Plan Es­tra­té­gi­co Agroa­li­men­ta­rio en el que tan­to em­pe­ño pu­so el ex mi­nis­tro de Agri­cul­tu­ra Julián Do- el des­vío en­tre pro­yec­to y reali­dad en los úl­ti­mos cin­co años as­cien­de a 20.000 mi­llo­nes de dó­la­res. Ci­fra su­fi­cien­te para pa­gar­le a los hol­douts, al Club de Pa­rís y bue­na par­te de las im­por­ta­cio­nes de ener­gía.

Tam­bién, con me­jor pra­xis, se ha­brían re­du­ci­do es­tas úl­ti­mas ape­lan­do a los bio­com­bus­ti­bles, co­mo aho­ra com­prue­ba el equi­po eco­nó­mi­co.

Tam­po­co es­ta­ría­mos dis­cu­tien­do la ley de abas­te­ci­mien­to, di­ri­gi­da di­rec­ta­men­te al agro. Ni mu­cho me­nos, de la sus­pen­sión “por quin­ce días” de las ex­por­ta­cio­nes de car­ne va­cu­na, la úl­ti­ma me­di­da que con­sa­gra aque­llo de que el hom­bre (ar­gen­tino) es el úni­co ani­mal que se equi­vo­ca más de dos ve­ces.

En el con­tex­to de la cri­sis au-to­ge­ne­ra­da por la con­duc­ción ofi­cial, di­la­pi­dan­do la me­jor opor­tu­ni­dad de nues­tra his­to­ria para re­in­ser­tar­se en el mundo y me­jo­rar de ma­ne­ra sus­ten­ta­ble la vi­da de los ar­gen­ti­nos, la de­ci­sión es pro­fun­di­zar “el mo­de­lo”. Ya es­tu­vi­mos ahí. Y nue­va­men­te, en lu­gar de bus­car la su­per­fi­cie, la de­ci­sión es su­mer­gir­se un po­co más. Allá aba­jo no hay ni luz ni oxí­geno.

La ley de abas­te­ci­mien­to es una es­pa­da de Da­mo­cles so­bre los pro­duc­to­res, a quie­nes se ha­ce re-smín­guez,

Hay que cor­tar es­ta on­da de mul­ti­pli­ca­ción de los pa­nes al re­vés del Go­bierno

pon­sa­bles de la cri­sis cam­bia­ria por­que “no li­qui­dan la so­ja”. Más allá de su de­re­cho de ven­der cuan­do se les dé la ga­na, co­mo con­sa­gra la Cons­ti­tu­ción y el sen­ti­do co­mún, los cha­ca­re­ros siem­pre se re­fu­gian en su me­jor mo­ne­da. El go­bierno ya pro­bó la al­qui­mia de cor­tar­les el cré­di­to para obli- gar­los a ven­der. El re­sul­ta­do fue un pro­fun­do pa­ra­te en las ven­tas de bie­nes de ca­pi­tal: trac­to­res, co­se­cha­do­ras, sem­bra­do­ras, etc. Me­nor de­man­da de ace­ro, equi­pos hi­dráu­li­cos, ro­da­mien­tos, pintura. Me­nos ho­ras ex­tra. La pa­tro­na no cam­bia la he­la­de­ra ni las cor­ti­nas.

Pe­ro aho­ra quie­ren te­ner un ins­tru­men­to le­gal para obli­gar­los a ven­der se­gún la ne­ce­si­dad de di­vi­sas de un go­bierno que ago­ni­za en su pro­pia sal­sa. La cul­pa de la fal­ta de dó­la­res es el si­lo bol­sa… El mis­mo que se ex­pan­de en to­do el mundo co­mo una so­lu­ción al pro­ble­ma del al­ma­ce­na­je y la lo­gís­ti­ca de co­se­cha, en la Ar­gen­ti­na K es de­mo­ni­za­do co­mo ins­tru­men­to de la es­pe­cu­la­ción.

El bro­che de oro es la nue­va sus­pen­sión de la en­tre­ga de ROEs ro­jos. La ex­por­ta­ción de car­nes es­tá sus­pen­di­da “has­ta que ba­jen los pre­cios del ga­na­do”. Ma­la noticia para Au­gus­to Cos­ta, el su­ce­sor de Gui­ller­mo Mo­reno en la se­cre­ta­ría de Co­mer­cio: cuan­do ba­jan las ex­por­ta­cio­nes, pue­de re­du­cir­se el pre­cio del ga­na­do, pe­ro los pre­cios de la car­ne suben.

Es fá­cil de en­ten­der, y Mo­reno lo apren­dió aun­que no dio el bra­zo a tor­cer. Cuan­do se pue­de ha­cer la Hil­ton, me­jo­ra el po­der de com­pra de la in­dus­tria ex­por­ta­do­ra y ello per­mi­te vol­car to­do lo que no se em­bar­ca (que es una pe­que­ña par­te del no­vi­llo, pe­ro la de ma­yor va­lor) al mer­ca­do in­terno.

Pro­pues­ta. Ha­gan to­do lo con­tra­rio. Qui­ten las re­ten­cio­nes del 15%, des­gra­ven el no­vi­llo pe­sa­do (es­to au­men­ta­ría enor­me­men­te la pro­duc­ción y la ofer­ta en seis meses, 200 ki­los más por ma­cho fae­na­do). Apro­ve­chan la cuo­ta 481, para no­vi­llos de feed­lot, para au­men­tar el pe­so de fae­na. Só­lo así ha­brá más car­ne. Y cor­tar es­ta on­da de la mul­ti­pli­ca­ción de los pa­nes… al re­vés. t

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.