El “Farm” re­nue­va ener­gía

La co­se­cha de ras­tro­jo de maíz fue una de las no­ve­da­des que se vie­ron en el Farm Pro­gress Show. El sis­te­ma se uti­li­za para ha­cer ro­llos que lue­go se con­vier­ten en eta­nol. Es­ta semana se inagu­ra en Io­wa la pri­me­ra plan­ta que fun­cio­na­rá así en el mundo.

Clarin - Rural - - TAPA - IO­WA, EE.UU. EN­VIA­DO ES­PE­CIAL Héc­tor A. Huer­go hhuer­go@cla­rin.com

El Farm Pro­gress Show es la fuen­te don­de abre­va la agri­cul­tu­ra ar­gen­ti­na. Des­de ha­ce trein­ta años, una con­sis­ten­te le­gión de co­lo­ni­za­do­res de la nue­va agri­cul­tu­ra des­em­bar­ca en es­ta mues­tra em­ble­má­ti­ca del Me­dio Oes­te de los Es­ta­dos Uni­dos, para ver qué hay de nue­vo y qué ideas pue­den adop­tar­se, adap­tar­se e in­clu­so su­pe­rar­se. Así, cum­plió un rol fun­da­men­tal en el desa­rro­llo de la Se­gun­da Re­vo­lu­ción de las Pam­pas. La de la con­quis­ta tec­no­ló­gi­ca. La que no se de­tie­ne a pe­sar de que el ex­pe­ri­men­to K le im­pu­so su pie en la puer­ta gi­ra­to­ria. La que con­vir­tió a la agri­cul­tu­ra ar­gen­ti­na en la más efi­cien­te del mundo.

Ca­si co­mo res­pues­ta ra­bio­sa al mal mo­men­to, aquí vi­nie­ron otra vez más de 500 pro­duc­to­res, fa­bri­can­tes de ma­qui­na­ria y pro­vee­do­res de in­su­mos. Y hu­bo nue­va­men­te una con­mo­ve­do­ra mues­tra de nues­tros pro­pios avan­ces, con la pre­sen­cia de stands co­mo los de Ri­zo­bac­ter ( por ter­cer año con­se­cu­ti­vo con una muy vi­si­ta­da car­pa), Allo­chis, Pla, Ri­chi­ger e Ipe­sa, em­ble­mas de la avan­za­da crio­lla en la nue­va for­ma de en­ca­rar la agri­cul­tu­ra.

Este con­tin­gen­te pu­lu­ló en el Farm en gru­pos or­ga­ni­za­dos por em­pre­sas y en­ti­da­des co­mo John Dee­re Ar­gen­ti­na, Ca­se, el Inta (con el inefa­ble Ma­rio Bra­gac­chi­ni a la ca­be­za), Mon­san­to, Agroe­du­ca­ción, AFA, y mu­chos que vi­nie­ron por su cuen­ta. Se su­ma­ron uruguayos, pa­ra­gua­yos y bo­li­via­nos, la ma­yor par­te in­te­gra­dos a los gru­pos ar­gen­ti­nos.

Pe­ro va­ya­mos al grano… y a los ras­tro­jos. Hay mu­cha te­la para cor­tar. En es­ta pri­me­ra apro­xi­ma­ción, in­ten­ta­re­mos dar una idea de las prin­ci­pa­les ten­den­cias.

Em­pe­ce­mos por la siem­bra, don­de este año se vie­ron no­ve­da­des muy fuer­tes. El gran cam­pa­na­zo lo dio John Dee­re con su “Exact Emer­ge”, un sis­te­ma que cam­bia el pa­ra­dig­ma de la caí­da li­bre de la se­mi­lla des­de la pla­ca dis­tri­bui­do­ra has­ta el fon­do del sur­co. En este tra­yec­to, la se­mi­lla va gol­pean­do el tu­bo de des­car­ga y ello mo­di­fi­ca la ve­lo­ci­dad de caí­da, lo que afec­ta el plan­teo. Exact Emer­ge in­cor­po­ra una correa re­cu­bier­ta con un ce­pi­llo, que to­ma la se­mi­lla en el dis­tri­bui­dor y la con­du­ce or­de­na­da­men­te has­ta la sa­li­da. El tu­bo tra­di­cio­nal de­jó su lu­gar a una es­pe­cie de cu­bre­ca­de­na de plás­ti­co. Per­mi­te du­pli­car la ve­lo­ci­dad de siem­bra, in­cre­men­tan­do la pre­ci­sión en la dis­tan­cia en­tre plan­tas.

La gen­te del cier­vo di­ce que se pue­de sem­brar a 16 ki­ló­me­tros por ho­ra. Es­to va a en­trar co­mo por un tu­bo en maíz y se­gu­ra­men­te en gi­ra­sol, don­de la dis­tan­cia en­tre plan­tas es un fac­tor de ren­di­mien­to am­plia­men­te de­mos­tra­do.

Lo in­tere­san­te es que Pre­cis­sion Plan­ting, la com­pa­ñía ad­qui­ri­da ha­ce un par de años por Mon­san­to, le sa­lió al cru­ce con un con­cep­to si­mi­lar, don­de en lu­gar de la correa con ce­pi­llo uti­li­zan una correa den­ta­da que con­du­ce la se­mi­lla has­ta de­po­si­tar­la en el sur­co.

Tam­bién en siem­bra, se vio una

es­pe­cial preo­cu­pa­ción por man­te­ner la pre­sión del cuer­po de siem­bra, de mo­do de co­lo­car la se­mi­lla a pro­fun­di­dad uniforme. Se vie­ron nu­me­ro­sos dis­po­si­ti­vos hi­dráu­li­cos y neu­má­ti­cos, al­gu­nas ve­ces con­tro­la­dos elec­tró­ni­ca­men­te, para ga­ran­ti­zar­lo.

Las fá­bri­cas ar­gen­ti­nas de sem­bra­do­ras han si­do pio­ne­ras en plan­tear es­ta cues­tión. Apa­re­cie­ron tam­bién nue­vas rue­das ba­rre ras­tro­jo y cu­chi­llas muy agre­si­vas para cor­tar­lo, en una cla­ra de­mos­tra­ción de que a pe­sar de las di­fi­cul­ta­des que plan­tea el cli­ma del corn belt a la sa­li­da del in­vierno, la siem­bra di­rec­ta si­gue ga­nan­do es­pa­cio.

La ten­den­cia al ta­ma­ño si­gue vi­gen­te. El “big­ger is bet­ter” (cuan­to más grande, me­jor) es el leit mo­tiv de las gran­des com­pa­ñías glo­ba­les, y mu­chos fa­bri­can­tes me­no­res le si­guen la co­rrien­te. He­mos vis­to drap­pers de 45 pies y pul­ve­ri­za­do­ras con bo­ta­lo­nes de 40 me­tros.

En es­ta ten­den­cia, no es ca­sual la cre­cien­te pre­sen­cia de oru­gas de go­ma: la cues­tión de la com­pac­ta­ción es el ma­yor desafío que afron­ta la agri­cul­tu­ra sus­ten­ta­ble.

En la Ar­gen­ti­na es­ta­mos si­guien­do, ca­da vez más cla­ra­men­te, la idea de una agri­cul­tu­ra más li­via­na, de­jan­do atrás la “edad de hie­rro”. Es en es­tas pam­pas don­de se in­no­vó con el alu­mi­nio, pri­me­ro, y con la fi­bra de car­bono, aho­ra. Am­bas es­tu­vie­ron pre­sen­tes en el Farm, de la mano de em­pre­sas ar­gen­ti­nas (ver Las

fi­gu­ras...).

Lo que sí se ad­vier­te es un enor­me cui­da­do por la er­go­no­mía. Nos lla­mó la aten­ción la nue­va pi­ca­do­ra de fo­rra­jes de John Dee­re, que in­cor­po­ró la mis­ma ca­bi­na de la co­se­cha­do­ra. Per­mi­te una vi­sión sin in­ter­fe­ren­cias en los 360°, lo que es fun­da­men­tal para el ope­ra­dor. Los pa­ran­tes de la ca­bi­na son cur­vos y es­bel­tos, y es­tan co­lo­ca­dos en dia­go­nal para no ta­par na­da. Pe­ro ade­más, in­cor­po­ró mo­di­fi­ca­cio­nes que fa­ci­li­tan to­dos los ser­vi­cios. Aho­ra se pue­den ha­cer des­de el sue­lo, sin tre­par­se a la má­qui­na, tan­to la car­ga de com­bus­ti­ble co­mo de ino­cu­lan­te, o cam­biar fá­cil­men­te ac­ce­so­rios co­mo el crac­ker (que­bra­dor de gra­nos) se­gún se tra­te de maíz o sor­go, to­do lo que va a ser muy agra­de­ci­do por los con­tra­tis­tas de fo­rra­jes.

Los ras­tro­jos

Una de las ten­den­cias im­por­tan­tes es la ma­qui­na­ria para re­co­lec­ción y pro­ce­sa­mien­to de los ras­tro­jos. To­da una cues­tión para de­ba­tir en

Es­ta semana se inau­gu­ra la pri­me­ra plan­ta de eta­nol ce­lu­ló­si­co en Io­wa

la Ar­gen­ti­na, don­de los re­si­duos de co­se­cha son sa­gra­dos.

En el corn belt, con al­tí­si­mos rin­des de maíz, mu­chas ve­ces cons­ti­tu­yen un ex­ce­so. Y aho­ra apa­re­ce la po­si­bi­li­dad de con­ver­tir­los en bio­com­bus­ti­bles, con las plan­tas de eta­nol de “se­gun­da ge­ne­ra­ción”. Ver­meer pre­sen­tó una ro­toen­far­da­do­ra adap­ta­da por un con­tra­tis­ta para una efi­cien­te re­co­lec­ción del ras­tro­jo. Apa­re­cie­ron va­rios equi­pos con dis­tin­tas pro­pues­tas para la mis­ma cues­tión, to­dos muy vi­si­ta­dos por los far­mers.

Es­ta semana se inau­gu­ra la pri­me­ra plan­ta de eta­nol ce­lu­ló­si­co en Em­mets­burg, Io­wa, el Li­berty Pro­ject de Poet-DSM. En su en­torno hay más de 500 arro­lla­do­ras lis­tas para jun­tar, en la es­tre­cha ven­ta­na en­tre la co­se­cha y la caí­da de nie­ve, unos 500.000 ro­llos de co­la de co­se­cha. Se ob­tie­ne un li­tro de eta­nol con 5 kg de ras­tro­jo. Jun­ta­rán el 25% de la bio­ma­sa del maíz, unos 2500 kg por hec­tá­rea. Un in­gre­so ex­tra de 300 dó­la­res por hec­tá­rea para el far­mer.

Pi­ca y en­ro­lla. El sis­te­ma lo desa­rro­lló la em­pre­sa Hill­co. Y lo mos­tró en la fe­ria.

A pleno. El Farm Pro­gress Show es la mues­tra em­ble­má­ti­ca del agro es­ta­dou­ni­den­se. Este año, a pe­sar de no con­tar con el me­jor pa­no­ra­ma para la cam­pa­ña agrí­co­la, más de 500 pro­duc­to­res, em­pre­sa­rios y fun­cio­na­rios ar­gen­ti­nos via­ja­ron para ver las pró­xi­mas no­ve­da­des del sec­tor.

Lo que vie­ne. Ver­meer lle­vó una ro­toen­far­da­do­ra (arri­ba izq.) adap­ta­da para una me­jor re­co­lec­ción del ras­tro­jo, y John Dee­re pre­sen­tó un sis­te­ma de correa-ce­pi­llo (arri­ba der.) para la con­duc­ción de la se­mi­lla has­ta el pi­so. Ar­gen­tos. En el stand de Ri­zo­bac­ter (izq.), Héc­tor Huer­go, Ana Fer­nán­dez Mou­jan, Ri­car­do Yapur y Alejandro Cá­ne­pa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.