Las ma­le­zas re­sis­ten­tes, ana­li­za­das por la FAU­BA

El co­no­ci­mien­to y el ma­ne­jo son cla­ve para el con­trol.

Clarin - Rural - - TAPA - FAU­BA Es­pe­cial para Cla­rín Ru­ral

La expansión de las ma­le­zas re­sis­ten­tes a her­bi­ci­das en di­ver­sas re­gio­nes pro­duc­ti­vas del país es­tá obli­gan­do a pro­duc­to­res y ase­so­res téc­ni­cos a re­plan­tear el sis­te­ma agrí­co­la vi­gen­te des­de me­dia­dos de la dé­ca­da de 1990 y a vol­ver a po­ner en prác­ti­ca el co­no­ci­mien­to dis­po­ni­ble so­bre la bio­lo­gía de los cul­ti­vos jun­to a es­tra­te­gias de ma­ne­jo sus­ten­ta­bles que evi­ten el uso in­dis­cri­mi­na­do de agro­quí­mi­cos.

En las úl­ti­mas dos dé­ca­das, el uso reite­ra­do de gli­fo­sa­to aso­cia­do a la siem­bra de cul­ti­vos trans­gé­ni­cos de so­ja y maíz, y prin­ci­pal­men­te al mo­no­cul­ti­vo de la olea­gi­no­sa, mo­ti­vó la apa­ri­ción de re­sis­ten­cia en sor­go de Ale­po, pri­me­ro en la pro­vin­cia de Sal­ta, lue­go en to­do el no­roes­te del país y otras zo­nas pro­duc­ti­vas. En to­tal, los in­ves­ti­ga­do­res de la Fa­cul­tad de Agro­no­mía de la UBA (FAU­BA) iden­ti­fi­ca­ron diez ma­le­zas re­sis­ten­tes a her­bi­ci­das que, ade­más del NOA, afec­tan al NEA, Cór­do­ba y otras zo­nas de la Pam­pa Hú­me­da.

Se­gún un ma­pa ela­bo­ra­do por la FAU­BA, que eva­lúa los ni­ve­les de ries­go de apa­ri­ción de re­sis­ten­cia a her­bi­ci­das en gran par­te de los sis­te­mas agrí­co­las ar­gen­ti­nos, exis­ten con­di­cio­nes para que el fe­nó­meno se ex­tien­da a otras re­gio­nes, in­clu­so a la zo­na nú­cleo.

Ha­bría am­bien­tes don­de to­da­vía no se de­tec­tó la re­sis­ten­cia pe­ro que tie­nen un ries­go equi­va­len­te al NOA (co­mo par­te del sur de San­ta Fe, Cór­do­ba y En­tre Ríos), e in­clu­so ma­yor, co­mo el cen­tro-nor­te de Cór­do­ba y el no­roes­te de Co­rrien­tes.

“Tar­de o tem­prano se sa­bía que las es­tra­te­gia con­cen­tra­das en un só­lo pro­duc­to (el gli­fo­sa­to) y uti­li­za­das re­cu­rren­te­men­te, iban a ge­ne­rar pro­ble­mas, por­que cual­quier prác­ti­ca de ma­ne­jo que se uti­li­ce una ma­ne­ra reite­ra­da en el es­pa­cio y en el tiem­po, fa­vo­re­ce una se­lec­ción de or­ga­nis­mos, co­mo su­ce­dió con las ma­le­zas re­sis­ten­tes a her­bi­ci­das”, ad­vir­tió Elba de la Fuen­te, in­ves­ti­ga­do­ra de la cá­te­dra de Cul­ti­vos In­dus­tria­les de la FAU­BA y do­cen­te de la ma­te­ria Ma­le­zas.

Lo cier­to es que la agri­cul­tu­ra se en­fren­ta a un cam­bio de es­ce­na­rio, ba­sa­do más en la apli­ca­ción de co­no­ci­mien­to, que en nue­vos in­su­mos. “De aho­ra en más van a te­ner que im­ple­men­tar­se es­tra­te­gias más com­ple­jas. Ya no se tra­ta de una re­ce­ta que im­pli­ca la so­la apli­ca­ción in­dis­cri­mi­na­da de un pro­duc­to de acción to­tal co­mo el gli­fo­sa­to (u otro) sin aten­der a la bio­lo­gía de las ma­le­zas, la to­xi­ci­dad y la re­si­dua­li­dad de los agro­quí­mi­cos”, con­si­de­ró la in­ves­ti­ga­do­ra.

“Hoy ve­mos la ne­ce­si­dad de po­ner en prác­ti­ca el co­no­ci­mien­to de las ba­ses fun­cio­na­les de los cul­ti­vos y una com­bi­na­ción de es­tra­te­gias que com­ple­men­tan el uso de agro­quí­mi­cos con prác­ti­cas de ma­ne­jo co­mo, la ro­ta­ción de cul­ti­vos y pro­duc­tos, va­ria­cio­nes en la es­truc­tu­ra del cul­ti­vo (den­si­dad, es­pa­cia­mien­to y fe­cha de siem­bra, por ejemplo) y la siem­bra de cul­ti­vos de co­ber­tu­ra que ge­ne­ran un ta­piz her­bá­ceo en el sue­lo y mi­ni­mi­zan el cre­ci­mien­to de ma­le­zas”, ase­gu­ró.

Die­go Fe­rra­ro, in­ves­ti­ga­dor de la cá­te­dra de Ce­rea­li­cul­tu­ra de la FAU­BA, sos­tu­vo que “si bien se man­ten­drán los pa­que­tes tec­no­ló­gi­cos tra­di­cio­na­les, la irrup­ción de un pro­ble­ma co­mo el es­ca­pe de las ma­le­zas va a vi­ta­li­zar una agri­cul­tu­ra con más lu­gar para de­ci­sio­nes ba­sa­das en pro­ce­sos eco­ló­gi­cos para acom­pa­ñar a la tec­no­lo­gía de in­su­mos”.

“El éxi­to de los ma­ne­jos agrí­co­las sim­ples de los úl­ti­mos vein­te años fue qui­tan­do al pro­fe­sio­nal la ne­ce­si­dad de ma­ne­jar un sis­te­ma com­ple­jo. La re­vi­ta­li­za­ción de un per­fil de agró­no­mos con co­no­ci­mien­tos de pro­ce­sos no só­lo va a re­dun­dar en un me­jor ma­ne­jo de las ma­le­zas, sino tam­bién de las de­más va­ria­bles que de­ter­mi­nan el ren­di­mien­to de un cul­ti­vo y en los as­pec­tos de cui­da­do del me­dioam­bien­te”, di­jo.

Asi­mis­mo, sub­ra­yó: “El ma­yor desafío que plan­tea­mos des­de la uni­ver­si­dad es for­mar un pro­fe­sio­nal que sea ca­paz de re­co­no­cer la com­ple­ji­dad de la agri­cul­tu­ra y en­ten­der que ca­da de­ci­sión de ma­ne­jo va a pa­sar por un fil­tro am­bien­tal que de­ter­mi­na­rá su efec­to fi­nal so­bre un lo­te agrí­co­la”.

Lo que fue fá­cil, gra­cias a las bon­da­des del gli­fo­sa­to, hoy es di­fí­cil. Hay que vol­ver a las ba­ses para evi­tar fu­tu­ros pro­ble­mas.

Co­no­cer a la es­pe­cie es pri­mor­dial para apli­car es­tra­te­gias ajus­ta­das de con­trol

De­ci­si­vo. La pro­ble­má­ti­ca de las ma­le­zas re­sis­ten­tes ha­ce ne­ce­sa­rio to­mar me­di­das co­mo la ro­ta­ción de cul­ti­vos y pro­duc­tos, va­riar la es­truc­tu­ra del cul­ti­vo, ade­más de bus­car al­ter­na­ti­vas co­mo los cul­ti­vos de co­ber­tu­ra, he­rra­mien­tas que mi­ni­mi­zan el cre­ci­mien­to de ma­le­zas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.