Re­fle­xio­nes des­de Des Moi­nes

Clarin - Rural - - LOS TEMAS DE LA SEMANA - Héc­tor A. Huer­go hhuer­go@cla­rin.com

Es­cri­bo es­tas lí­neas des­de Des Moi­nes, Io­wa, ya re­gre­del san­do des­pués de su­mer­gir­me por tres días, nue­va­men­te, en el Farm Pro­gress Show. Es la gran ex­hi­bi­ción de la tec­no­lo­gía agrí­co­la más avan­za­da del mundo, en el mí­ti­co corn belt (hoy re­bau­ti­za­do co­mo corn&soy­bean belt) de los Es­ta­dos Uni­dos.

Pri­me­ra re­fle­xión: no es­ta­mos le­jos. Es más, nun­ca es­tu­vi­mos tan cer­ca. Los far­mers del Mid­west es­tán lis­tos para le­van­tar una co­se­cha con rin­des es­pec­ta­cu­la­res. El maíz pro­me­dia­rá más de 105 quin­ta­les por hec­tá­rea. La so­ja se arri­ma­rá a los 30. Bueno, en la Ar­gen­ti­na hay rin­des con­sis­ten­tes por en­ci­ma de ese ni­vel en am­bos ru­bros y, si bien exis­te una bre­cha grande en­tre los que me­jor ha­cen las co­sas y la me­dia, hay un pro­ce­so de me­jo­ra con­ti­nua. Es más: los rin­des de maí­ces tar­díos sor­pren­den con ren­di­mien­tos que su­pe­ran los 100 quin­ta­les, al­go que nin­gún téc­ni­co da­ba co­mo po­si­ble para cul­ti­vos que ma­du­ran con días fres­cos y acor­tán­do­se.

Te­ne­mos prác­ti­ca­men­te los mis­mos even­tos bio­tec­no­ló­gi­cos, un ma­ne­jo pa­re­ci­do (o su­pe­rior por la pre­do­mi­nan­cia de la siem­bra di­rec­ta en la Ar­gen­ti­na) en­tre los lí­de­res, que no mez­qui­nan nu­trien­tes aun­que los nú­me­ros sean mar­gi­na­les. Nues­tros cos­tos son in­fe­rio­res, por es­ca­la, ha­bi­li­dad y efi­cien­te uso de ma­qui­na­ria ya sea pro­pia o vía con­tra­tis­tas. Na­die le sa­ca tan­to el ju­go a su ca­pi­tal en fie­rros co­mo los cha­ca­re­ros pam­pea­nos.

Se­gun­da re­fle­xión: nos es­ta­mos ale­jan­do. Apa­re­cen in­no­va­cio­nes que se­gu­ra­men­te adop­ta­re­mos y adap­ta­re­mos, pe­ro ya no se vi­ve el fer­vor crea­ti­vo de 20 años atrás. El ata­que con­tra el sec­tor ha he­cho me­lla en los pro­vee­do­res de in­su­mos y equi­pos, y si bien se man­tie­ne el flu­jo crea­ti­vo, mer­mó con­si­de­ra­ble­men­te por ina­ni­ción. Los pro­duc­to­res han de­ci­di­do in­ver­tir el mí­ni­mo ne­ce­sa­rio y eso im­pac­ta en las ofi­ci­nas de in­ves­ti­ga­ción y desa­rro­llo de las em­pre­sas, que son las pri­me­ras que se fre­nan en

Es­ta­mos cer­ca del agro más avan­za­do del mundo, pe­ro nos es­ta­mos ale­jan­do

la épo­ca de va­cas fla­cas.

Igual, es alec­cio­na­dor ver que em­pre­sas na­cio­na­les lí­de­res han vuel­to al Farm a ex­hi­bir sus pro­duc­tos. Se sien­ten y son com­pe­ti­ti­vas (ver Pá­gi­nas 10 y 11) y en al­gu­nos ca­sos sus in­no­va­cio­nes en­cuen­tran cam­po fér­til aún en la agri­cul­tu­ra más desa­rro­lla­da mundo.

Ter­ce­ra re­fle­xión: im­pac­ta el enor­me con­tin­gen­te de ar­gen­ti­nos que si­guen bus­can­do sen­de­ros que les per­mi­ten se­guir hu­yen­do ha­cia ade­lan­te. Este es­ca­pe al fu­tu­ro es el que les per­mi­tió bai­pa­sear pe­río­dos muy crí­ti­cos, ge­ne­ran­do com­pe­ti­ti­vi­dad que hoy es trans­fe­ri­da en su to­ta­li­dad a un Es­ta­do ava­sa­lla­dor, in­cons­cien­te del da­ño que se au­to­ge­ne­ra. La cap­tu­ra de to­do el ex­ce­den­te agrí­co­la in­frin­ge un da­ño fe­no­me­nal al úni­co sec­tor de la eco­no­mía ca­paz de ge­ne­rar un flu­jo po­si­ti­vo de di­vi­sas. Es­to ya es su­fi­cien­te­men­te co­no­ci­do, pe­ro la ne­ce­dad obli­ga a se­guir ma­cha­can­do.

Cuar­ta re­fle­xión: ha­ce un cuarto de si­glo vi­vi­mos al­go pa­re­ci­do. Ago­ni­za­ba el go­bierno del doc­tor Alfonsín, por fal­ta de dó­la­res. El cam­po ha­bía si­do es­quil­ma­do por el sim­plis­mo de las re­ten­cio­nes y el ti­po de cam­bio múl­ti­ple. Le to­ca­ba el dó­lar más ba­ra­to. Cin­co años an­tes le habían acer­ca­do el “In­for­me 84”, que pro­me­tía un fuer­te in­cre­men­to de la pro­duc­ción y las ex­por­ta­cio­nes. Lo en­ca­jo­na­ron. Alfonsín no pu­do com­ple­tar su man­da­to. La co­se­cha, que se arri­ma­ba a las 45 mi­llo­nes de to­ne­la­das, ba­jó a ape­nas 27.

Por supuesto, con el tiem­po la cul­pa fue del “gol­pe de mer­ca­do”. Co­mo hoy lo son “los fon­dos bui­tres”.

Vi­nie­ron ai­res nue­vos y se reini­ció la Se­gun­da Re­vo­lu­ción de las Pam­pas, que ya se ha­bía in­si­nua­do. El agro, con di­fi­cul­ta­des enor­mes, ini­ció su des­pe­gue. En quin­ce años es­tá­ba­mos en las 100 mi­llo­nes de to­ne­la­das, más la car­ne, la le­che, los po­llos y los cer­dos.

Ha­ce cin­co años que es­ta­mos es­tan­ca­dos. La ma­cro eco­no­mía ago­ni­za. Vie­nen quin­ce meses in­ter­mi­na­bles. La cul­pa no es de “los agro­gar­cas”, sino de los “ga­rKa­gros”. t

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.