En otro pa­ra­dig­ma

El mer­ca­do de so­ja no trans­gé­ni­ca mo­ti­va el cre­ci­mien­to de una nue­va em­pre­sa lo­cal de se­mi­llas.

Clarin - Rural - - SOJA -

En un con­tex­to en el que los gran­des ac­to­res de la agroin­dus­tria ace­le­ran a fon­do en la ca­rre­ra por api­lar ge­nes so­bre las se­mi­llas, des­de ha­ce dos años y me­dio, y con la ba­se ge­né­ti­ca del Gru­po Don Ma­rio (com­par­te ac­cio­nis­tas), Ku­ma­gro apun­ta a la so­ja no trans­gé­ni­ca para cap­tu­rar un mer­ca­do de spe­cia­lity que tie­ne su prin­ci­pal fo­co de de­man­da en Eu­ro­pa, Es­ta­dos Uni­dos y Asia, pe­ro tam­bién en el mer­ca­do lo­cal.

“Hoy el desa­rro­llo de se­mi­llas es­tá pues­to en el pro­duc­tor, y no­so­tros le agre­ga­mos el pun­to de vis­ta de los con­su­mi­do­res que bus­can un pro­duc­to tra­za­do no GM”, ex­pli­có a Cla­rín Ru­ral el pre­si­den­te de Ku­ma­gro, Alejandro Bartolomé.

A par­tir del con­ve­nio con pro­duc­to­res, la cam­pa­ña pa­sa­da se sem­bra­ron 3.000 hec­tá­reas, pe­ro para 2014/15 es­pe­ran lle­gar a las 8.000. Ase­gu­ran que pue­den du­pli­car el mar­gen de 60-80 dó-

Para la cam­pa­ña 2014/15 es­pe­ran te­ner 8.000 has de so­ja no OGM

la­res/hec­tá­rea que ob­tie­ne un pro­duc­tor con la so­ja OGM en campos al­qui­la­dos.

“Lo pri­me­ro que hay que sa­ber es que no se re­sig­na rin­de”, apun­tó Bartolomé. En lo que res­pec­ta al ma­ne­jo, se ba­sa en el uso de her­bi­ci­das re­si­dua­les, sin in­sec­ti­ci­das clo­ra­dos ni fos­fo­ra­dos. El cul­ti­vo an­te­ce­sor pue­de ser cual­quie­ra me­nos so­ja RR para evi­tar “con­ta­mi­na­cio­nes” pos­te­rio­res. Por es­to mis­mo, es cla­ve la lim­pie­za de las ma­qui­na­rias uti­li­za­das du­ran­te to­do el pro­ce­so.

“Con­ta­mos con va­rie­da­des para Pam­pa Hú­me­da con gru­pos de ma­du­rez III y IV, pe­ro es­ta­mos pen­san­do en va­rie­da­des gru­po V para el li­to­ral, V y VI para Cór­do­ba y, más ade­lan­te, VII y VIII para el nor­te de Ar­gen­ti­na y Bra­sil”, an­ti­ci­pó el di­rec­tor es­tra­té­gi­co de Ku­ma­gro, Gui­ller­mo Mar­sei­llán.

Ade­más del test de Eli­sa para de­tec­tar pre­sen­cia de gra­nos GM, para ac­ce­der a los mer­ca­dos se ana­li­za el por­cen­ta­je de gra­nos par­ti­dos (má­xi­mo 4%), da­ño me­cá­ni­co o cli­má­ti­co (10%), con­te­ni­do de cuer­pos ex­tra­ños (1%) y da­ño por chin­che o grano ver­de (5%). Tam­po­co se pue­de ha­cer uso pro­pio. “Es­ti­man que el mer­ca­do de ali­men­tos y be­bi­das no GM po­dría du­pli­car­se los pró­xi­mos cin­co años”, con­tó Mar­sei­llán. El ob­je­ti­vo es apro­ve­char no só­lo el con­su­mo hu­mano di­rec­to sino tam­bién el ani­mal, por ejemplo, para pro­du­cir le­che o po­llos no trans­gé­ni­cos. t

Di­rec­ti­vo­sDi­rec­ti­vos. Alejandro Bartolomé y Gui­ller­mo Mar­sei­llán, de Ku­ma­gro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.