La ga­na­de­ría apun­ta a nue­vos in­su­mos pa­ra ga­nar pro­duc­ti­vi­dad

La bur­lan­da, de­ri­va­da de la pro­duc­ción de eta­nol, va ga­nan­do es­pa­cio.

Clarin - Rural - - TAPA - RO­SA­RIO. Ma­riano Galíndez cla­rin­ru­ral@clarin.com

Nue­va ge­né­ti­ca bo­vi­na pa­ra dar­le más pe­so al ro­deo, la in­cor­po­ra­ción de bur­lan­da en la die­ta del ga­na­do, pa­ra apor­tar más pro­teí­na que el maíz y a me­jor costo, y la in­clu­sión de pas­tu­ras pa­ra una cría más efi­cien­te en tie­rras agrí­co­las; son to­dos pro­duc­tos y ex­pe­rien­cias que es­tán al al­can­ce de la mano del ga­na­de­ro. Pe­ro pa­ra que el re­sul­ta­do en el cam­po sea el mis­mo que el que se pre­go­na en los pa­pe­les se re­quie­re de usos, ma­ne­jos y apli­ca­cio­nes muy pre­ci­sas.

En es­te pun­to coin­ci­die­ron ana­lis­tas, cien­tí­fi­cos y pro­duc­to­res que di­ser­ta­ron la se­ma­na pa­sa­da en el sim­po­sio “Va­lor Ga­na­de­ro” que ACA or­ga­ni­zó en Ro­sa­rio y al que asis­tie­ron unas 450 per­so­nas. La “es­tre­lla” del even­to fue la bur­lan­da, un ali­men­to pa­ra ani­ma­les que se ob­tie­ne co­mo de­ri­va­do de la in­dus­tria­li­za­ción del maíz pa­ra pro­du­cir eta­nol. En Es­ta­dos Uni­dos lle­va años en pleno desa­rro­llo (hay 200 fá­bri­cas), pe­ro re­cién en­tró al ma­pa del ga­na­de­ro ar- en 2012, cuan­do em­pe­zó a pro­du­cir­se en el país eta­nol de maíz, una in­dus­tria que es­tá des­pe­gan­do con la in­cor­po­ra­ción de más plan­tas (la úl­ti­ma fue en mar­zo, pre­ci­sa­men­te, de ACA en Vi­lla Ma­ría, Cór­do­ba) y que en el pri­mer tri­mes­tre del año subió 80% en la com­pa­ra­ción in­ter­anual, al lle­gar a 97.485 to­ne­la­das.

“Al in­dus­tria­li­zar el maíz se le sa­ca la ma­yor par­te del al­mi­dón y el res­to del grano se trans­for­ma en bur­lan­da, la fuen­te pro­tei­ca más ba­ra­ta del mun­do en nu­tri­ción ani­mal. Es por eso que los tam­be­ros y feed­lo­te­ros que es­tán en el área de in­fluen­cia de las plan­tas de eta­nol, ubi­ca­das en Cór­do­ba, San­ta Fe y San Luis tie­nen a mano un ali­men­to que les aba­ra­ta la die­ta, so­bre to­do fren­te al ex­pe­ller de so­ja y la ha­ri­na de girasol, y en­ci­ma con más pro­teí­nas que el maíz”, re­sal­tó Víc­tor Ac­cas­te­llo, ge­ren­te de In­su­mos de la em­pre­sa an­fi­trio­na, quien des­ta­có que la de­man­da es cre­cien­te y la adop­ción rá­pi­da.

Se­gún Ni­co­lás di Lo­ren­zo, pro­fe­sor del Area de Nu­tri­ción de Ru­mian­tes de la Uni­ver­si­dad de Flo­ri­da (EE.UU.), la cla­ve pa­ra po­ten­ciar su ren­di­mien­to es­tá en la in­tro­duc­ción pau­la­ti­na en la die­ta. “Se re­quie­re de un es­pe­cia­lis­ta pa­ra la for­mu­la­ción, ya que así co­mo tie­ne has­ta 27% de pro­teí­na y 12% de gra­sa, uno de los riesgos es el al­to con­te­ni­do de azu­fre, y que pue­de ge­ne­rar pro­ble­mas de to­xi­ci­dad”, ad­vir­tió.

Di Lo­ren­zo ase­gu­ró que la bur­lan­da au­men­ta la con­ver­sión ali­men­ti­cia del ga­na­do de feed­lot y que al ser un ali­men­to que les gus­ta más a las va­cas le­che­ras, és­tas co­men más y dan mu­cha más le­che.

La bur­lan­da tam­bién re­quie­re es­pe­cial aten­ción en el al­ma­ce­na­mien­to en si­lo-bol­sa, otra ra­zón pa­ra la que es ne­ce­sa­rio con­sul­gen­tino tar ex­per­tos, ya que las pér­di­das pue­den abor­tar las ven­ta­jas de cos­tos que se ob­tie­nen fren­te al maíz. “Es co­mo al­ma­ce­nar pu­ré. Tie­ne un PH muy ba­jo, con lo cual ge­ne­ra fer­men­ta­ción y pa­ra evi­tar hon­gos hay que re­du­cir al má­xi­mo el oxí­geno”, apor­tó.

So­bre los avan­ces en ge­né­ti­ca bo­vi­na, el ve­te­ri­na­rio PHD de Ca­ba­ñas Las Li­las, Clau­dio Fio­ret­ti, re­co­men­dó el se­gui­mien­to de ín­di­ces de se­lec­ción a la ho­ra de in­ver­tir en to­ros me­jo­ra­dos o en se­men. “Si bien son in­ver­sio­nes de ba­jo costo de man­te­ni­mien­to, de­man­dan un fuer­te des­em­bol­so ini­cial, so­bre to­do en tiem­pos de ajus­ta­da ren­ta­bi­li­dad, pe­ro no hay que de­jar de ha­cer­las pa­ra evi­tar el re­tra­so ge­ne­ra­cio­nal en ge­né­ti­ca y per­der una he­rra­mien­ta pa­ra su­bir el pe­so y la ca­li­dad del stock”, se­ña­ló el es­pe­cia­lis­ta.

Y pa­ra ha­cer ren­dir el di­ne­ro que se de­ci­de in­ver­tir, de­ta­lló una se­rie de in­di­ca­do­res eco­nó­mi­cos que sur­gen de ín­di­ces téc­ni­cos y ge­né­ti­cos. Fio­ret­ti in­di­có que se ar­man ran­kings en los que se tie­nen en cuen­ta no só­lo los ki­los, el pe­so de des­te­te y de fae­na, sino tam­bién el costo de man­te­ner las crías, de acuer­do a pe­sos y re­que­ri­mien­to de lac­tan­cia, per­mi­tien­do así te­ner bien pre­ci­so el real costo y be­ne­fi­cio de la in­ver­sión que se lle­va a ca­bo.

So­bre el cie­rre, Ac­cas­te­llo plan­teó que “hay que unir he­rra­mien­tas de al­tí­si­ma pro­duc­ti­vi­dad ga­na­de­ra que es­tán dis­per­sas en un sis­te­ma de va­lor agregado den­tro del es­ta­ble­ci­mien­to, pa­ra ge­ne­rar un sal­to so­bre la pa­sión y tra­di­ción al ne­go­cio ga­na­de­ro”. t

¡A co­mer! Arri­ba, el ali­men­to ob­te­ni­do lue­go de la fa­bri­ca­ción de eta­nol de maíz. El sub­pro­duc­to de­be in­cluir­se pau­la­ti­na­men­te en la die­ta, di­cen los es­pe­cia­lis­tas.

Di Lo­ren­zo. Pro­fe­sor Univ. de Flo­ri­da.

Fio­ret­ti. Ve­te­ri­na­rio de Las Li­las.

Ac­cas­te­llo. Ge­ren­te de ACA.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.