Los ex­per­tos, con­tra las “so­lu­cio­nes sen­ci­llas”

Ad­vier­ten que pue­den com­pli­car el ma­ne­jo agro­nó­mi­co.

Clarin - Rural - - TAPA -

Des­de ha­ce ya tiem­po, la pro­duc­ción agrí­co­la se pretam­bién sen­ta, por múl­ti­ples fac­to­res, co­mo una prác­ti­ca de cam­bio con­ti­nuo. Pe­ro mu­chos pro­ble­mas que hoy aque­jan al pro­duc­tor ar­gen­tino son, en gran me­di­da, pro­vo­ca­dos por sus pro­pias elec­cio­nes.

En esa lí­nea, ha­ce po­cos días, el re­co­no­ci­do es­pe­cia­lis­ta Emi­lio Satorre plan­teó el ries­go que im­pli­ca el ac­ce­so a tec­no­lo­gías que tien­den a sim­pli­fi­car el pen­sa­mien­to de los ase­so­res. “Esa es la tram­pa de las nue­vas tec­no­lo­gías: ofre­cer una vi­sión sim­pli­fi­ca­da del ma­ne­jo de los pro­ble­mas”, di­jo, en el mar­co del Pri­mer En­cuen­tro Agro­nó­mi­co, que or­ga­ni­zó Syn­gen­ta.

En es­te sen­ti­do, los téc­ni­cos Ramón Gijón, de la Cha­cra Ex­pe­ri­men­tal Ba­rrow, y Mar­ce­lo de la Ve­ga, de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal de Tu­cu­mán, afir­ma­ron que en el te­ma de las ma­le­zas se de­be re­co­no­cer que la sim­ple­za de la siem­bra di­rec­ta tam­bién ge­ne­ró di­ver­sos pro­ble­mas.

Es­tos téc­ni­cos plan­tea­ron que pro­ble­mas co­mo el de la ra­ma ne­gra ocu­rren por­que, en ge­ne­ral, se lle­ga tar­de al con­trol quí­mi­co. Otra de las ma­le­zas di­fí­ci­les es Ama­rant­hus pal­me­ri. En es­te ca­so tam­bién se ad­vier­te la fal­ta de ve­lo­ci­dad en la to­ma de de­ci­sio­nes.

Co­mo par­te del en­cuen­tro, las fi­to­pa­tó­lo­gas Mar­ga­ri­ta Si­llón, de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal del Li­to­ral, y Norma For­men­to, del INTA Pa­ra­ná, abor­da­ron el te­ma de las en­fer­me­da­des en so­ja, tri­go y maíz: “Hay que ocu­par­se de pro­du­cir me­jor. No se pue­de con­tro­lar lo que no se mi­de y un lo­te apli­ca­do no de­be sig­ni­fi­car un lo­te ol­vi­da­do”, re­co­men­da­ron.

Es­te año, en ma­te­ria de ce­rea­les, hu­bo un avan­ce de las en­fer­me­da­des fo­lia­res por el in­vierno sua­ve, di­je­ron las es­pe­cia­lis­tas. En tri­go se ha de­tec­ta­do Pyt­hium y Riz­hoc­to­nia. Ade­más, hay man­cha ama­ri­lla tem­pra­na, ro­ya de la ho­ja y es muy po­si­ble que apa­rez­ca fu­sa­rio­sis de la es­pi­ga. Asi­mis­mo, lla­ma mu­cho la aten­ción que la ro­ya del ta­llo se ad­vier­ta en la ho­ja, so­bre to­do en tri­gos cor­tos.

Las in­ci­den­cia de las pla­gas no es un te­ma me­nor en la agri­cul­tu­ra ac­tual. So­bre es­to, los téc­ni­cos Ro­ber­to Peralta, de Cór­do­ba, y Au­gus­to Cas­muz, de la Es­ta­ción Ex­pe­ri­men­tal Agroin­dus­trial Obis­po Colombres, de Tu­cu­mán, ex­pli­ca­ron que cual­quier “ajus­te de tuer­cas” en el ma­ne­jo de pla­gas ge­ne­ra un nue­vo es­ce­na­rio por­que cam­bia el equi­li­brio na­tu­ral.

Re­co­no­cie­ron que “el mo­no­cul­ti­vo no per­mi­te el desa­rro­llo del co­no­ci­mien­to. Las de­ci­sio­nes en el uso de in­sec­ti­ci­das no son pa­ra na­da sen­ci­llas y la ten­den­cia a sim­pli­fi­car pro­vo­ca gran­des erro­res, que la na­tu­ra­le­za se co­bra”, ex­pli­ca­ron. Por eso, con­clu­ye­ron que “el sis­te­ma agrí­co­la es­tá en cons­tan­te mo­vi­mien­to y hay que abor­dar­lo de ma­ne­ra com­ple­ta”.

El en­cuen­tro de­jó en cla­ro la uti­li­dad del co­no­ci­mien­to, pe­ro ad­vir­tió que hay que au­men­tar el ni­vel de in­ter­ac­ción en­tre la cien­cia y la tec­no­lo­gía, por un la­do, y en­tre los téc­ni­cos y pro­duc­to­res, por otro. Por­que to­do eso, co­mo la na­tu­ra­le­za, es di­ná­mi­co. t

Agro­quí­mi­cos. De­ben ser bien apli­ca­dos co­mo par­te de un sis­te­ma de tra­ba­jo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.