Y sin em­bar­go, se mue­ve…

Clarin - Rural - - LOS TEMAS DE LA SEMANA - Héc­tor A. Huer­go hhuer­go@clarin.com

Que el cam­po no ha­ya co­lap­sa­do aun no es un mi­la­gro. Es el re­sul­ta­do de la iner­cia de la Se­gun­da Re­vo­lu­ción de las Pam­pas. Pe­ro no ju­gue­mos con fue­go. El horno no es­tá pa­ra bo­llos.

Hu­bo dos mo­to­res que im­pul­sa­ron el cre­ci­mien­to agrí­co­la en los úl­ti­mos vein­te años. Uno fue la irrup­ción ma­si­va de nue­va tec­no­lo­gía, ge­ne­ran­do la com­pe­ti­ti­vi­dad que pu­so a es­tas pam­pas en el po­dio mun­dial de la agri­cul­tu­ra. El otro fue el fe­nó­meno de los pre­cios, que ex­hi­bie­ron una sor­pre­si­va es­pi­ral as­cen­den­te al des­pun­tar el si­glo XXI.

Hoy los dos mo­to­res es­tán ra­tean­do. El de­ta­lle es que am­bos cons­ti­tu­yen las tur­bi­nas de un jet en el que es­ta­mos to­dos abor­do. En­ci­ma, al­guien pu­so agua en el tan­que de com­bus­ti­ble. Me­dia pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res es­tá inun­da­da y lo que se es­cu­cha (co­mo so­lu­ción) es que llo­vió más de lo es­pe­ra­do.

To­do el mun­do es­pe­ra­ba que los pre­cios ba­ja­ran. El boom de los pre­cios ge­ne­ró un gran im­pul­so pro­duc­ti­vo en to­do el mun­do. “Los con­tra­rios tam­bién jue­gan”, di­ce un año­so ada­gio. Y tam­bién ri­ge aquel prin­ci­pio de que “el re­me­dio pa­ra los al­tos pre­cios son los al­tos pre­cios”. En otras pa­la­bras, se ace­le­ra el cre­ci­mien­to de la ofer­ta y de pron­to apa­re­cen más ven­de­do­res que com­pra­do­res.

Pa­ra los pro­duc­to­res de to­do el mun­do, es­te pro­ble­ma se bai­pa­sea fá­cil­men­te. La agri­cul­tu­ra en los paí­ses desa­rro­lla­dos cuen­ta con me­ca­nis­mos que per­mi­ten aco­mo­dar las car­gas: se­gu­ros de pre­cio, se­gu­ros con­tra con­tin­gen­cias de to­do ti­po, cuan­do no sub­si­dios ex­plí­ci­tos que re­apa­re­cen cuan­do los pre­cios ba­jan.

En la Ar­gen­ti­na, pa­ra qué re­cor­dar­lo, es­to no su­ce­de. To­do lo con­tra­rio, a tra­vés de mu­chas dé­ca­das se de­di­có a ex­traer la ren­ta agroin­dus­trial pa­ra re­dis­tri­buir­la en fi­nes más plau­si­bles. Co­mo di­jo una vez Charly García -fue cuan­do el fi­na­do Po­tro Ro­dri­go le pro­pu­so ha­cer un te­ma jun­tos“to­do tie­ne un lí­mi­te”.

El se­gun­do mo­tor, el de la tec­no­lo­gía, fue per­dien­do fuer­za a me­di­da que se pro­fun­di­zó el per­ver­so me­ca­nis­mo de las re­ten­cio­nes. Es­tas sir­ven pa­ra re­cor­tar los pre­cios agrí­co­las, y ese es el ob­je­ti­vo ex­plí­ci­to del “mo­de­lo”. Pues bien: los pre­cios in­ter­na­cio­na­les de los gra­nos arras­tran a los de los in­su­mos ne­ce­sa­rios pa­ra pro­du­cir­los. Si sube el maíz, sube el fer­ti­li­zan­te. En el mun­do, siem­pre ha­ce fal­ta la mis­ma can­ti­dad de maíz pa­ra pa­gar una uni­dad de ni­tró­geno o fós­fo­ro, o de trac­tor o co­se­cha­do­ra. En la Ar­gen­ti­na de las re­ten­cio­nes, esa ecua­ción se dis­tor­sio­na. Ha­cen fal­ta más can­ti­da­des de pro­duc­to pa­ra pa­gar una de in­su­mo.

Con­se­cuen­cia: se en­ca­re­ce la tec­no­lo­gía. Y es­to con­lle­va a un me­nor uso de fer­ti­li­zan­tes, no in­ver­tir en rie­go, em­plear se­mi­llas más ba­ra­tas y de me­nor po­ten­cial (ya que ni fer­ti­li­za­mos ni re­ga­mos), en­tran­do en una es­pi­ral ne­ga­ti­va. Uti­li­za­mos ca­da vez más uni­da­des del in­su­mo dis­po­ni­ble (la tie­rra) en re­la­ción a lo que po­de­mos po­ner arri­ba de ella pa­ra au­men­tar los rin­des.

¿Se en­tien­de aho­ra por­qué ha­ce cin­co años que la pro­duc­ción no cre­ce? La co­se­cha se es­tan­có en las 100 mi­llo­nes de to­ne­la­das, cuan­do de­bie­ra lle­gar a 160 en el 2020. Se apli­can me­nos fer­ti­li­zan­tes aho­ra que en 2010.

Aho­ra, el pa­no­ra­ma es real­men­te com­ple­jo. Ade­más de las bue­nas co­se­chas mun­dia­les, el dó­lar se es­tá for­ta­le­cien­do, me­tien­do más pre­sión so­bre los pre­cios agrí­co­las. La in­ten­ción de siem­bra de los cul­ti­vos más cos­to­sos, co­mo el maíz, es­tá por de­ba­jo de la ya ma­gra del año pa­sa­do. El es­ca­pe de siem­pre, la so­ja. No es lo me­jor pa­ra los sue­los ni pa­ra el con­trol de ma­le­zas. El go­bierno, en su agó­ni­co fi­nal, pen­sa­rá que es­to es lo me­jor que le pue­de pa­sar, por­que se­gui­rá pi­ra­tean­do uno de ca­da tres bar­cos que el pro­duc­tor lle­na a su cuen­ta y ries­go. En­ci­ma, el cha­ca­re­ro pa­ga el flete y no pue­de ni si­quie­ra re­cu­pe­rar el IVA de es­te gas­to.

Ya es­tu­vi­mos aquí. En 1988/9 el des­do­bla­mien­to cam­bia­rio, las al­tas re­ten­cio­nes y los ba­jos pre­cios in­ter­na­cio­na­les pro­vo­ca­ron una brus­ca y ter­mi­nal caí­da de la co­se­cha. Co­lap­só la era Al­fon­sín. La cul­pa fue del “gol­pe de los mer­ca­dos”. Aho­ra se­rán los bui­tres, o los “agro­gar­cas”.

Y, sin em­bar­go, el cam­po se mue­ve. To­da­vía. t

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.