Mu­cho ca­mino aun por re­co­rrer

Ro­ber­to García Lerena di­ce que hay me­dio mi­llón de anal­fa­be­tos en el ám­bi­to ru­ral del país.

Clarin - Rural - - CAMINOS Y SABORES / ALFABETIZACIÓN RURAL - Lu­cas Vi­lla­mil lvi­lla­mil@clarin.com

“En el ám­bi­to ru­ral ar­gen­tino to­da­vía hay al­re­de­dor de me­dio mi­llón de adul­tos anal­fa­be­tos”. La afir­ma­ción per­te­ne­ce al pe­rio­dis­ta e his­to­ria­dor Ro­ber­to García Lerena, con quien Cla­rín Ru­ral con­ver­só es­ta se­ma­na en coin­ci­den­cia con el día mun­dial de la al­fa­be­ti­za­ción -que fue el 8 de sep­tiem­bre-.

García Lerena lle­gó a esa con­clu­sión ba­sán­do­se en los da­tos del úl­ti­mo cen­so del IN­DEC (2010) y en­fo­cán­do­se en los ha­bi­tan­tes que vi­ven en el cam­po o en asen­ta­mien­tos ur­ba­nos me­no­res a los dos mil ha­bi­tan­tes. “La si­tua­ción más gra­ve es­tá en el NOA y NEA, don­de las con­di­cio­nes de las ins­ta­la­cio­nes son de­plo­ra­bles: San­tia­go del Es­te­ro, Cha­co, For­mo­sa, Mi­sio­nes, Ju­juy y Sal­ta”, de­ta­lló el ex­per­to, y lue­go ci­tó a Alie­to Gua­dag­ni, quien di­ce que mien­tras el 94% de los ni­ños asis­te a la es­cue­la en Bue­nos Ai­res, en el cam­po cha­que­ño ape­nas lo ha­ce el 45%, y que en­tre los 15 y 17 años, el 85% de los jó­ve­nes de Bue­nos Ai­res va a la es­cue­la mien­tras que en el cam­po cha­que­ño so­lo el 35%.

“En el in­te­rior ru­ral hay ba­ja can­ti­dad de con­te­ni­dos, di­fi­cul­ta­des pa­ra la ac­tua­li­za­ción tec­no­ló­gi­ca y pa­ra la ca­pa­ci­ta­ción do­cen­te. El Es­ta­do de­jó de ser el gran ni­ve­la­dor, y co­mo la evo­lu­ción del tra­ba­ja­dor ru­ral es­tá li­ga­da a la evo­lu­ción del sec­tor agroin­dus­trial, si no hay desa­rro­llo no hay po­si­bi­li­da­des de cam­bio educativo”, ex­pli­có García Lerena. Lue­go agre­gó que se­gún en­cues­tas rea­li­za­das, la fal­ta de al­fa­be­ti­za­ción es la prin­ci­pal preo­cu­pa­ción de los tra­ba­ja­do­res ru­ra­les, ya que los pos­ter­ga en la es­ca­la so­cial.

Pa­ra co­men­zar a cam­biar la si­tua­ción, afir­mó que lo más bá­si­co es al­fa­be­ti­zar a to­dos los tra­ba­ja­do­res ru­ra­les y sus fa­mi­lia­res ma­yo­res de quin­ce años que no ha­yan pa­sa­do por la edu­ca­ción for­mal. En se­gun­do lu­gar, di­jo, hay que ele­var el ni­vel de vi­da de ese tra­ba­ja­dor ru­ral, y po­si­bi­li­tar que el tra­ba­ja­dor com­pren­da sus de­re­chos, que de­ben ser igua­les a los del tra­ba­ja­dor ur­bano.

García Lerena tra­ba­ja ha­ce al­gu­nos años jun­to a la Unión Ar­gen­ti­na de Tra­ba­ja­do­res Ru­ra­les y Es­ti­ba­do­res ( Ua­tre) en la crea­ción de los cen­tros del Pro­gra­ma de Al­fa­be­ti­za­ción Ru­ral (PAR).

“Los cen­tros es­tán pen­sa­dos pa­ra adul­tos y anal­fa­be­tos pu­ros. Se ha­cen cur­sos de do­ce se­ma­nas con una de­di­ca­ción de tres días a la se­ma­na, con una ho­ra y me­dia de du­ra­ción por cla­se. Los gru­pos son de 5 a 10 per­so­nas y el ob­je­ti­vo es que se apren­da a leer y es­cri­bir y rea­li­zar ope­ra­cio­nes ma­te­má­ti­cas bá­si­cas. Hoy hay 2.672 cen­tros, y ya se al­fa­be­ti­zó a 74.790 jó­ve­nes y adul­tos que no sa­bían leer ni es­cri­bir”, afir­mó.

Y pa­ra con­cluir, lan­zó: “Un tra­ba­ja­dor que es al­fa­be­ti­za­do pue­de fir­mar el re­ci­bo de suel­do sa­bien­do qué es lo que es­tá fir­man­do; la al­fa­be­ti­za­ción es una lla­ve pa­ra la li­ber­tad”. t

LA VOZ DEL IN­TE­RIOR

Pro­li­ja. Una es­cue­la ru­ral, en Cór­do­ba. En el nor­te la si­tua­ción es más di­fí­cil.

García Lerena. Un es­pe­cia­lis­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.