La ley de sue­los, en de­ba­te

Clarin - Rural - - PRIMER NIVER -

Ha­ce po­cos días, un pres­ti­gio­so eco­no­mis­ta y ami­go, Mar­cos Ga­lla­cher, sos­te­nía la inope­ran­cia de la pro­yec­ta­da Ley de Sue­los, una po­si­ción que lue­go fue re­ba­ti­da por Mi­guel Ta­boa­da, di­rec­tor de Ins­ti­tu­to de Sue­los del INTA. Tras el aná­li­sis de am­bas po­nen­cias, creo con­ve­nien­te se­ña­lar que am­bos han par­cia­li­za­do el fe­nó­meno.

Ga­lla­cher par­te del su­pues­to de que los pro­duc­to­res siem­pre es­tán bien in­for­ma­dos y que ope­ran se­gún un cri­te­rio ab­so­lu­ta­men­te ra­cio­nal que los lle­va a ma­xi­mi­zar su uti­li­dad en el me­diano y lar­go pla­zo, con­si­de­ran­do por con­si­guien­te el man­te­ni­mien­to de la pro­duc­ti­vi­dad del sue­lo.

A mi jui­cio es­to no es tan así y prue­ba de ello es que el gru­po top de pro­duc­to­res, reuni­dos en Aa­crea, Aa­pre­sid y otras ins­ti­tu­cio­nes téc­ni­cas, pre­sen­tan una am­plia dis­per­sión, tan­to en los mé­to­dos de tra­ba­jo que em­plean co­mo en los ren­di­mien­tos que lo­gran, pe­se a que di­fe­ren­tes subgrupos tra­ba­jan so­bre sue­los y cli­mas de si­mi­la­res ca­rac­te­rís­ti­cas.

Ade­más, cri­ti­ca el he­cho de que un tec­nó­cra­ta no pue­de de­fi­nir el uso de una par­ce­la de tie­rra me­jor que su pro­pie­ta­rio.

Por su par­te, Ta­boa­da en­car­na una de­fen­sa del pro­yec­to de ley en ba­se tec­no­ló­gi­ca, ex­pli­ci­tan­do no so­lo la am­plia­ción de la su­per­fi­cie agrí­co­la, que se ex­pan­de a te­rre­nos ca­da vez más vul­ne­ra­bles, sino que tam­bién las nue­vas va­rie­da­des no só­lo ex­traen más nu­trien­tes del sue­lo, sino que tam­bién de­bi­do a nue­vas prác­ti­cas, tal co­mo el em­pleo de los residuos

Ade­lan­to La siem­bra di­rec­ta fue un pa­so im­por­tan­te en la con­ser­va­ción

maíz pa­ra la ob­ten­ción de bio­com­bus­ti­bles, re­du­cen la in­cor­po­ra­ción de ma­te­ria or­gá­ni­ca al sue­lo. Por eso, en­tien­de que la pre­ser­va­ción de la ap­ti­tud pro­duc­ti­va del sue­lo de­be ser cui­da­da.

Fi­nal­men­te, re­co­no­ce que la siem­bra di­rec­ta ha si­do un ade­lan­to sus­tan­cial en ma­te­ria de con­ser­va­ción, pe­ro ad­vier­te que “los pro­ble­mas de de­gra­da­ción con­ti­núan sien­do im­por­tan­tes”. Es­to su­ce­de por­que aun­que mu­chos pien­sen que el sue­lo es una sus­tan­cia iner­te, en reali­dad cons­ti­tu­ye un ser vi­vo que evo­lu­cio­na con el pa­so del tiem­po. Si ello no fue­ra así, los sue­los no re­cu­pe­ra­rían fer­ti­li­dad vía las téc­ni­cas de en­cie­rre o ro­ta­cio­nes, ni la per­de­rían por la la­bran­za per­ma­nen­te y el mo­no­cul­ti­vo. Tam­po­co es­ta­rían preo­cu­pa­dos los téc­ni­cos de Aa­pre­sid por las nue­vas ma­le­zas ni la com­pac­ta­ción que es­tán apa­re­cien­do pe­se al desa­rro­llo de es­ta

Re­cur­so cla­ve Mu­chos pien­san que el sue­lo es iner­te, pe­ro es un ser vi­vo que evo­lu­cio­na

ex­ce­len­te tec­no­lo­gía.

A mi jui­cio, creo que Ga­lla­cher, al pen­sar que un tec­nó­cra­ta de­fi­ni­rá un pro­gra­ma de uso de ca­da par­ce­la agrí­co­la, ha ses­ga­do su aná­li­sis, ya que los que cree­mos en la ne­ce­si­dad de una le­gis­la­ción no pen­sa­mos en la crea­ción de un ins­ti­tu­to que de­ter­mi­ne qué emde pleo de­be dar­se a ca­da par­ce­la, sino que re­que­ri­mos que el pro­duc­tor, en ba­se a sus co­no­ci­mien­to y apo­ya­do por sus téc­ni­cos, for­mu­le un pro­gra­ma de me­diano y lar­go pla­zo que ex­pli­ci­te có­mo con­ser­va­rá las cua­li­da­des fí­si­co­quí­mi­cas y bio­ló­gi­cas de ca­da par­ce­la, el cual pre­sen­ta­rá pa­ra su apro­ba­ción a las au­to­ri­da­des que la ley es­ta­blez­ca co­mo ór­gano de apli­ca­ción.

Es­te pro­gra­ma de­be­rá ser re­for­mu­la­do en el tiem­po, ha­bi­da cuen­ta no só­lo de las va­ria­cio­nes at­mos­fé­ri­cas que en­fren­ta la ac­ti­vi­dad agro­pe­cua­ria, sino tam­bién a las ca­rac­te­rís­ti­cas ma­cro­eco­nó­mi­cas en las que es­tá in­mer­sa la pro­duc­ción, ya que una co­sa es un plan­teo pro­duc­ti­vo con la so­ja a U$S 600/to­ne­la­da, de­re­chos de ex­por­ta­ción al 35% y con au­to­ri­za­cio­nes de ex­por­ta­ción li­mi­ta­das pa­ra ca­da pro­duc­to agro­pe­cua­rio; y otra un es­que­ma con la so­ja a U$S 400/to­ne­la­da, mer­ca­dos de ex­por­ta­ción abier­tos y sin de­re­chos de ex­por­ta­ción.

Ade­más de los ex­ce­len­tes ar­gu­men­tos ex­pues­tos por Ta­boa­da, la exis­ten­cia de una ley de sue­los que de­fi­na el uso anual de ca­da po­tre­ro, per­mi­ti­ría re­du­cir la ley de arren­da­mien­tos y apar­ce­rías ru­ra­les a un só­lo ar­tícu­lo de la mis­ma, en lu­gar de los en­ma­ra­ña­dos y ar­cai­cos pro­yec­tos que se han vis­to cir­cu­lar, ya que si se co­no­ce el des­tino de una par­ce­la y el tiem­po que la mis­ma per­ma­ne­ce­rá en esa si­tua­ción, el arren­da­ta­rio po­drá al­qui­lar una par­ce­la por la su­per­fi­cie que desee y por el tiem­po que quie­ra, siem­pre y cuan­do cum­pla es­tric­ta­men­te con el plan es­ta­ble­ci­do. t

Desafío. Con­ser­var los mi­ne­ra­les, los nu­trien­tes y la ma­te­ria or­gá­ni­ca en los lo­tes es un pi­lar pa­ra el desa­rro­llo del país.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.