En va­rios fren­tes

En el es­ta­ble­ci­mien­to Las Ma­tre­ras, al nor­des­te de la pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res, di­ver­si­fi­can ac­ti­vi­da­des en­tre cul­ti­vos agrí­co­las, fo­res­ta­les y fru­ta­les. La es­ta­bi­li­dad, la sus­ten­ta­bi­li­dad y la vi­sión de lar­go pla­zo son los pi­la­res de un ma­ne­jo in­te­gra­do

Clarin - Rural - - TAPA - BA­RA­DE­RO. EN­VIA­DO ES­PE­CIAL Pa­blo Lo­sa­da plo­sa­da@clarin.com

Di­ver­si­fi­ca­ción, sos­te­ni­bi­li­dad, me­jo­ra con­ti­nua, pre­vi­si­bi­li­dad, son to­das ideas que ha­cen a la pro­duc­ción agro­pe­cua­ria, aun­que no to­das las em­pre­sas pue­den po­ner­las en prác­ti­ca.

Co­mo un buen pa­cien­te, en el es­ta­ble­ci­mien­to Las Ma­tre­ras, en la lo­ca­li­dad de Por­te­la, a 20 ki­ló­me­tros de Ba­ra­de­ro (Bue­nos Ai­res), es­tos con­cep­tos son la co­lum­na ver­te­bral del ma­ne­jo.

Es­ta es­tan­cia, de ca­si 1.900 hec­tá­reas, es pro­pie­dad de una sociedad en la cual la fa­mi­lia Ur­dí­nez es so­cia ma­yo­ri­ta­ria. Y, jus­ta­men­te, Ig­na­cio Ur­dí­nez, el jo­ven ad­mi­nis­tra­dor del es­ta­ble­ci­mien­to, fue quien aten­dió a Cla­rín Ru­ral en el cas­co de la es­tan­cia. Juan, su pa­dre, la ad­qui­rió en el año 1997 y tra­zó los ob­je­ti­vos cla­ve so­bre los que de­sea­ba que se desa­rro­lla­ra el cam­po, re­la­ta Ig­na­cio, quien ac­tual­men­te es­tá “to­man­do la pos­ta” de la ad­mi­nis­tra­ción.

En es­te cam­po pri­ma la di­ver­si­fi­ca­ción ex­ten­si­va e in­ten­si­va. Allí se ha­cen 1.650 hec­tá­reas agrí­co­las en­tre cul­ti­vos di­ver­sos, 150 hec­tá­reas fo­res­ta­les (ála­mos o sau­ces) y 12 hec­tá­reas de nuez pe­cán. Ade­más se al­qui­lan otros cua­tro cam­pos, lo que en to­tal su­ma 2.500 hec­tá­reas en pro­duc­ción.

“Uno de esos con­cep­tos cen­tra­les que apo­ya­mos des­de el pri­mer mo­men­to fue el de la es­ta­bi­li­dad y la sus­ten­ta­bi­li­dad. El ob­je­ti­vo no era pro­du­cir más, sino me­jor. Pen­sa­mos que así ‘nun­ca se pa­ra­rá la fá­bri­ca’ y se pro­du­ci­rá de ma­ne­ra per­ma­nen­te. Esa fue una de las ideas que me le­gó mi pa­dre”, di­ce Ig­na­cio.

Los Ur­dí­nez en­tra­ron en la pro­duc­ción agro­pe­cua­ria cuan­do ad­qui­rie­ron es­te cam­po.

Des­de una óp­ti­ca em­pre­sa­ria bus­ca­ron de­ci­di­da­men­te ir agre­gan­do va­lor y, al mis­mo tiem­po, for­mar­se en lo téc­ni­co.

Por eso, des­de la cam­pa­ña 98/99 el cam­po em­pie­za a par­ti-

ci­par del CREA San Pe­dro/Vi­lla Lía, del que se des­vin­cu­ló el año pa­sa­do, mien­tras se man­tie­ne co­mo par­te de la re­gio­nal Per­ga­mino/Co­lón, de Aa­pre­sid.

“El ob­je­ti­vo es es­tar en un circu­lo vir­tuo­so per­ma­nen­te. Co­mo par­te de él, la sus­ten­ta­bi­li­dad pro­duc­ti­va y la crea­ción de un equi­po de tra­ba­jo son im­por­tan­tí­si­mos”, agre­ga Eduar­do Cri­me­lla, ge­ren­te de pro­duc­ción de Las Ma­tre­ras, que lle­gó a la fir­ma en la cam­pa­ña 2000/01.

Cri­me­lla cuen­ta que, en su mo­men­to, en­ten­dió cla­ra­men­te los ob­je­ti­vos que te­nía Juan Ur­dí­nez. “La pri­me­ra me­di­da que se to­mó pa­ra au­men­tar el po­ten­cial del cam­po fue de­te­ner la ero­sión hí­dri­ca y ma­ne­jar to­do el cam­po en siem­bra di­rec­ta. Así y to­do, los pro­ble­mas ero­si­vos se man­te­nían y so­lo se de­tu­vie­ron con la si­guien­te ac­ción, que fue la de cons­truir te­rra­zas sem­bra­bles. Con to­do el cam­po sis­te­ma­ti­za­do, se arran­có con la siem­bra de do­bles cul­ti­vos”, re­su­me el téc­ni­co.

El ini­cio de una ro­ta­ción co­men­zó con la siem­bra de cul­ti­vos de co­ber­tu­ra y lue­go se apos­tó a la in­ten­si­fi­ca­ción pro­duc­ti­va pa­ra ob­te­ner una ren­ta­bi­li­dad, di­ce Cri­me­lla. Hoy, en Las Ma­tre­ras se prac­ti­ca una ro­ta­ción es­ta­bi­li­za­da de tri­go/so­ja de se­gun­da-ar­ve­ja/ maíz de se­gun­da-so­ja de pri­me­ra, pe­ro en ca­mino del desa­rro­llo pro­duc­ti­vo se pro­bó tres años con la siem­bra de col­za, cua­tro años con gar­ban­zo, ade­más de con len­te­ja ce­ba­da o cen­teno.

“El ob­je­ti­vo de la di­ver­si­fi­ca­ción es man­te­ner la es­ta­bi­li­dad en los már­ge­nes, por­que mu­chas ve­ces al mar­gen lo sos­tu­vo un cul­ti­vo que no su­po­nía­mos que lo ha­ría, ade­más de que brin­da pre­vi­si­bi­li­dad”, se­ña­la Cri­me­lla.

Otra de las ven­ta­jas que tie­ne la em­pre­sa y que des­ta­ca Da­niel Mar­tí­nez, el en­car­ga­do del cam­po, que par­ti­ci­pó de la char­la, es “la fi­de­li­za­ción del per­so­nal y su ca­pa­ci­ta­ción. Es­to trae apa­re­ja­do un cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co ya que con las aso­cia­cio­nes que hi­ci­mos con los con­tra­tis­tas o los trans­por­tis­tas los ayu­da­mos a me­jo­rar y, así, am­bas par­tes se be­ne­fi­cian. Es de­ci­si­vo és­to ya que no to­das las em­pre­sas ven al equi­po de tra­ba­jo co­mo pi­lar cla­ve del fun­cio­na­mien­to”, di­ce Mar­tí­nez y, ade­más sos­tie­ne, que cuan­to ma­yor es la co­mu­ni­ca­ción y más cons­tan­te, más es el com­pro­mi­so.

En es­te sen­ti­do, Cri­me­lla ma­ni­fies­ta que “ya re­co­rri­mos un ca­mino en el que nos di­mos cuen­ta que sin el com­pro­mi­so de la gen­te no fun­cio­na” y a lo que Ig­na­cio aña­de, “se no­ta lo que cues­ta arran­car cuan­do hay mu­cha ro­ta­ción de per­so­nal”.

Por su par­te, Mar­tí­nez ha­bla de la “me­jo­ra con­ti­nua”, que se bus­ca en la em­pre­sa. “A par­tir de es­ta me­ta, hoy es­ta­mos en vía de cer­ti­fi­car la pro­duc­ción agrí­co­la de los cam­pos pro­pios ba­jo el se­llo de Agri­cul­tu­ra Cer­ti­fi­ca­da, que en­tre­ga Aa­pre­sid. Es­to nos obli­gó a do­cu­men­tar el ma­ne­jo y nos di­mos cuen­ta de los avan­ces con­se­gui­dos en mu­chos pro­ce­sos y tam­bién en los as­pec­tos co­mer­cia­les”, sos­tie­ne el en­car­ga­do.

Los cam­pos de es­ta zo­na del nor­des­te de Bue­nos Ai­res te­nían tra­di­ción ga­na­de­ra, sin mu­cho desa­rro­llo agrí­co­la, co­mo es el ca­so de es­te cam­po.

Cuan­do se com­pró, re­cuer­da Ig­na­cio, la ga­na­de­ría se man­tu­vo so­lo por un tiem­po y los am­bien­tes en los que es­ta­ban los ani­ma­les, que eran los ba­jos inun­da­bles, se los des­ti­nó a la pro­duc­ción fo­res­tal pa­ra la fa­bri­ca­ción de pa­pel.

La to­ta­li­dad de la su­per­fi­cie fo­res­tal se ter­mi­nó de plan­tar el año pa­sa­do y aun no se cum­plió un ci­clo com­ple­to de cre­ci­mien­to, de unos diez años, de los ála­mos y los sau­ces. Los ála­mos se siem­bran en las par­tes más al­tas de las zo­nas inun­da­bles y los sau­ces en las más ba­jas.

“Aun la pro­duc­ción no es­tá a ré­gi­men pleno, pe­ro el mar­gen es más que acep­ta­ble. Te­nien­do en cuen­ta que se ha­ce en una par­te ba­ja del cam­po, don­de com­pe­ti­ría por el uso de la tie­rra con la ga­na­de­ría, la ren­ta­bi­li­dad del sis­te­ma fo­res­tal es ma­yor a la pro­duc­ción de car­ne”, ex­pli­ca Ur­dí­nez. Hay que tra­ba­jar so­bre los mé­to­dos pa­ra lo­grar los ob­je­ti­vos. En Las Ma­tre­ras, des­de ha­ce quin­ce años, ajus­tan los pro­ce­sos pa­ra con­ver­tir­se en un cam­po de pun­ta.

En tri­go. De der. a izq. Ur­dí­nez, Cri­me­lla y Mar­tí­nez, el tri­den­te ge­ren­cial.

Trío del ma­ne­jo. De iz­quier­da a de­re­cha, Ig­na­cio Ur­di­nez, ad­mi­nis­tra­dor de Las Ma­tre­ras, Eduar­do Cri­me­lla, ge­ren­te de pro­duc­ción y Da­niel Mar­tí­nez, en­car­ga­do del cam­po, en un lo­te de ála­mos. Su ma­de­ra se des­ti­na a la pro­duc­ción de pas­ta pa­ra pa­pel.

Col­za. Fue una al­ter­na­ti­va que pro­bó ser in­cor­po­ra­da en las ro­ta­cio­nes.

Maíz. Es un cul­ti­vo es­tra­té­gi­co en la ro­ta­ción. Se siem­bra de­trás de ar­ve­ja.

Pe­ca­nes. La plan­ta­ción de nuez pro­du­jo 5 ki­los por plan­ta.

Cár­ca­va. El da­ño del agua en el cam­po ve­cino a Ma­tre­ras.

Ar­ve­ja. Ver­dean sus pri­me­ras ho­jas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.