En­se­ñan­zas de Gas­tón Aguirre

Clarin - Rural - - LOS TEMAS DE LA SEMANA - Héc­tor A. Huer­go hhuer­go@clarin.com

Las re­des so­cia­les se hi­cie­ron es­ta se­ma­na un pic­nic con el raid me­diá­ti­co de Gas­tón Aguirre, el de­lin­cuen­te fil­ma­do por un ca­na­dien­se mien­tras in­ten­ta­ba ro­bar­le la mo­chi­la. El mo­to­cho­rro se jus­ti­fi­ca­ba di­cien­do que ro­ba­ba pa­ra com­prar­le un re­ga­lo de cum­plea­ños a su hi­jo, y su se­ño­ra apro­ve­cha­ba sus 15 mi­nu­tos de tris­te fa­ma pa­ra echar­le la cul­pa a la víc­ti­ma por­que ha­bía subido el vi­deo a Youtu­be.

Los pro­duc­to­res del cam­po no se per­ca­ta­ron de que les es­ta­ba ocu­rrien­do al­go pa­re­ci­do a lo del ca­na­dien­se. No fue un asal­to a mano ar­ma­da, sino el fru­to de una bra­va­ta bor­gia­na: “te es­pe­ro en el puer­to”. De ahí no se za­fa. A di­fe­ren­cia del frus­tra­do la­drón, que sa­lió li­bre por­que lo su­yo fue una sim­ple ten­ta­ti­va de ro­bo, el go­bierno, con el sim­ple ex­pe­dien­te de los de­re­chos de ex­por­ta­ción, le sa­có pro­li­ja­men­te el 35% de la so­ja y el girasol, el 23% del tri­go y el 20% del maíz. Unos 70.000 mi­llo­nes de dó­la­res, diez ve­ces más que el fa­mo­so “gran ro­bo de gra­nos” de los so­vié­ti­cos en 1973. Fue cuan­do com­pra­ron su­brep­ti­cia­men­te el 30% de la co­se­cha de tri­go de los Es­ta­dos Uni­dos, tras el fra­ca­so de la pro­pia. Cuan­do los nor­te­ame­ri­ca­nos se die­ron cuen­ta, era tar­de.

Aquél gran ro­bo pa­só a la his­to­ria. Fue­ron “ape­nas” 20 mi­llo­nes de to­ne­la­das de tri­go. La exac­ción a los cha­ca­re­ros pam­pea­nos quin­tu­pli­ca esos vo­lú­me­nes. En la era K, pro­du­je­ron 400 mi­llo­nes de to­ne­la­das de so­ja, 250 de maíz y 100 de tri­go. En­tre­ga­ron 250, a un va­lor pro­me­dio de 300 dó­la­res. Ahí es­tán los 70.000 mi­llo­nes.

A di­fe­ren­cia de los ru­sos, que tu­vie­ron que pa­gar el flete has­ta el Bál­ti­co, acá los pro­duc­to­res se hi­cie­ron car­go del flete has­ta el puer­to. Y cuan­do quie­ren re­cu­pe­rar el IVA, no se lo de­vuel­ven.

Pe­ro to­do es­to es­ta­ba asi­mi­la­do. Los del cam­po se que­da­ron más o me­nos tran­qui­los des­pués de la ba­ta­lla por la 125, en el 2008. El go­bierno K si­guió la sa­ga rein­ven­tan­do vie­jos ca­mi­nos. Lle­gó el des­do­bla­mien­to cam­bia­rio. Hoy el dó­lar so­ja va­le 5,50 pe­sos, el ofi­cial más de 8 y el ver­da­de­ro, 16.

Esa es la pe­lí­cu­la que (co­mo el ca­na­dien­se) es­ta­ban fil­man­do los pro­duc­to­res cuan­do los sor­pren­de una ma­rea de ma­las no­ti­cias. Los pre­cios in­ter­na­cio­na­les ca­yen­do en pi­ca­da, co­mo to­do el mun­do sa­bía, y con du­das pa­ra ven­der por­que, co­mo to­do el mun­do, no quie­re te­ner pe­sos. Y dó­la­res no se pue­den com­prar.

El go­bierno les agi­ta la es­pa­da de Da­mo­cles de la ley de abas­te­ci­mien­to, que es pa­ra dis­po­ner de los gra­nos. Y no por una ne­ce­si­dad de ase­gu­rar el ali­men­to a los mi­llo­nes de be­ne­fi­cia­dos con el mo­de­lo, sino pa­ra ha­cer­se de los dó­la­res. Y es­ta se­ma­na, el je­fe de Ga­bi­ne­te de Mi­nis­tros les mo­jó la ore­ja acu­sán­do­los de an­ti­pa­tria, ava­ros y otras lin­de­zas. Dis­cul­pe, Ca­pi­ta­nich, me due­le de­cir­le que se me apa­re­ció la ima­gen de la es­po­sa de Gas­tón Aguirre, cuan­do cul­pa­ba al ca­na­dien­se por mos­trar el cho­reo. Y al pro­pio la­drón, cuan­do se de­fen­día di­cien­do “era pa­ra el ne­ne”.

Mi­nis­tro, el cam­po ya le en­tre­gó la mo­chi­la. Y aho­ra no pue­de lle­nar­la de nue­vo. Us­ted sa­be que la mano vie­ne com­pli­ca­da.

Por ac­ción u omi­sión, el mo­de­lo se hi­zo so­ja de­pen­dien­te. La ma­triz eco­nó­mi­ca di­ver­si­fi­ca­da con in­clu­sión so­cial se re­su­me en cua­tro pa­la­bras: da­me la so­ja aho­ra. La si­tua­ción es muy di­fí­cil. Pe­ro la úni­ca al­ter­na­ti­va via­ble, en el cor­to pla­zo, es aguan­tar has­ta que los pro­duc­to­res se de­ci­dan a ven­der, con­ven­ci­dos de que no pue­den es­pe­rar una suba de los pre­cios in­ter­na­cio­na­les. Y di­si­par las ex­pec­ta­ti­vas de de­va­lua­ción (o con­cre­tar­la) ali­men­ta­da por la in­sos­te­ni­ble bre­cha cam­bia­ria.

A me­diano pla­zo (por­que en el lar­go pla­zo mo­ri­re­mos to­dos, co­mo de­cía Key­nes) ha­brá que re­pen­sar es­to de las re­ten­cio­nes. El PRO, sin du­da el más “pro cam­po” de los par­ti­dos que com­pe­ti­rán por la pre­si­den­cia en el 2015, di­jo ha­ce tres me­ses que eli­mi­na­ría to­dos los de­re­chos de ex­por­ta­ción me­nos el de la so­ja, que se iría re­du­cien­do 5% por año. En aquél mo­men­to, va­lía 480 dó­la­res. Hoy ba­jó a 350. Hay que in­ven­tar otra co­sa. Esa otra co­sa es res­ta­ble­cer el “pre­cio lleno” pa­ra la pro­duc­ción, lo que no sig­ni­fi­ca des­fi­nan­ciar al Es­ta­do. En mi ba­rrio, cuan­do al­guien ne­ce­si­ta no en­tra por la ven­ta­na a la ala­ce­na del ve­cino. Le pi­de pres­ta­do. Y el ve­cino le da to­do lo que ne­ce­si­ta, sa­bien­do que un día se lo de­vol­ve­rá con cre­ces. Se lla­ma ci­vi­li­za­ción, con­vi­ven­cia pa­cí­fi­ca, pro­gre­so. t

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.