La pie­za que as­pi­ra a re­cu­pe­rar el lu­gar per­di­do

La Ar­gen­ti­na pron­to po­drá ex­por­tar sor­go a Chi­na, cu­ya de­man­da au­men­ta, lo cual im­pul­sa­rá la pro­duc­ción lo­cal de la gra­mí­nea.

Clarin - Rural - - SORGO -

El cul­ti­vo de sor­go fue uno de los gran­des des­pla­za­dos por la se­gun­da re­vo­lu­ción de las Pam­pas, cuan­do la so­ja co­men­zó a co­rrer los plan­teos ga­na­de­ros -fuer­te­men­te aso­cia­dos a la gra­mí­neaa zo­nas mar­gi­na­les. Sin em­bar­go, en los úl­ti­mos 5 años, vie­ne re­cu­pe­ran­do po­si­cio­nes.

Se­gún Es­te­ban Mar­tí­nez, del De­par­ta­men­to de In­ves­ti­ga­ción en Sor­go de Ni­de­ra, “la in­dus­tria se­mi­lle­ra si­gue apos­tan­do al cul­ti­vo por­que a la de­man­da ar­gen­ti­na se le su­ma la de los paí­ses li­mí­tro­fes, prin­ci­pal­men­te Bra­sil y Bo­li­via”. Se­gún Mar­tí­nez, es­ta de­man­da se ve­rá pron­to in­cre­men­ta­da: ya se ha con­sen­sua­do el pro­to­co­lo sa­ni­ta­rio que per­mi­ti­rá a la Ar­gen­ti­na ex­por­tar la gra­mí­nea a Chi­na, el pri­mer com­pra­dor mun­dial del pro­duc­to.

Se­gún ci­fras del De­par­ta­men­to de Agri­cul­tu­ra de los Es­ta­dos Uni­dos (USDA), el gi­gan­te asiá­ti­co al­can­zó el po­dio en im­por­ta­cio­nes de sor­go en tiem­po ré­cord: mien­tras que en el ci­clo 2011/12 ape­nas ha­bía ad­qui­ri­do 84.000 to­ne­la­das en otros paí­ses, la ci­fra al­can­zó los 3,4 mi­llo­nes en 2013/14, y se es­pe­ra que se in­cre­men­te en me­dio mi­llón más en el pró­xi­mo ejer­ci­cio. Só­lo tres paí­ses po­seen ac­tual­men­te per­mi­so pa­ra ex­por­tar sor­go a la na­ción asiá­ti­ca: Aus­tra­lia, Myan­mar y Es­ta­dos Uni­dos, a los que pron­to se su­ma­rá Ar­gen­ti­na.

En el plano lo­cal, el área des­ti­na­da al cul­ti­vo au­men­tó de 600.000 hec­tá­reas a 1.200.000 en los úl­ti­mos 5 años. Se­gún Mar­tí­nez, “la con­ti­nua me­jo­ra y es­fuer­zo de las em­pre­sas por te­ner me­jo­res ma­te­ria­les hi­cie­ron que la pro­duc­ti­vi­dad siem­pre es­tu­vie­ra ten­den­cial­men­te en al­za, con una ga­nan­cia ge­né­ti­ca de al­re­de­dor de 70 kg/ha por año. A par­tir de 2005, la in­cer­ti­dum­bre res­pec­to de las llu­vias, la co­ti­za­ción en pi­za­rra, la po­si­bi­li­dad de ce­rrar ne­go­cios con pre­cios a fu­tu­ros y la fal­ta de re­ten­cio­nes, hi­cie­ron que el cul­ti­vo vuel­va a cre­cer en su­per­fi­cie”.

Pa­ra Mar­tí­nez, sin em­bar­go, exis­ten al­gu­nas li­mi­tan­tes pa­ra su pro­gre­so, co­mo la ba­ja pro­mo­ción res­pec­to a otros cul­ti­vos, la fal­ta de tec­no­lo­gías –so­bre to­do her­bi­ci­das post emer­gen­tes– y la po­ca flui­dez del mer­ca­do. Se­gún el es­pe­cia­lis­ta, el con­tex­to ac­tual del sor­go es­tá ca­rac­te­ri­za­do por un mer­ca­do ato­mi­za­do, don­de no hay gran­des nú­cleos pro­duc­ti­vos sino pro­duc­to­res ais­la­dos, y con mu­cho ma­te­rial no ap­to pa­ra la ex­por­ta­ción.

“Es­to ha­ce que a los aco­pia­do­res les re­sul­te un cul­ti­vo po­co atrac­ti­vo, ya que cues­ta lle­nar sus si­los, y que mu­chos pro­duc­to­res no siem­bren sor­go por no te­ner dón­de co­lo­car su fu­tu­ra co­se­cha. Es­te círcu­lo vi­cio­so se irá des­tra­ban­do en la me­di­da en que al­guno de los dos ju­ga­do­res de­ci­da aco­piar o pro­du­cir más. En ese ca­so, sin du­das el área cre­ce­rá”, afir­ma Mar­tí­nez. En es­te mar­co, la de­man­da chi­na po­dría re­mo­ver los obs­tácu­los pa­ra el cre­ci­mien­to del sor­go en el país. t

Pa­no­jas. La pro­duc­ción de sor­go en Ar­gen­ti­na no cuen­ta con gran­des nú­cleos sino más bien con lo­tes ais­la­dos en un mer­ca­do ato­mi­za­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.