Aho­ga­dos en un va­so de le­che

Clarin - Rural - - CONGRESO TECNOLÓGICO 2014 -

La pro­duc­ción le­che­ra ar­gen­ti­na se en­cuen­tra es­tan­ca­da en ni­ve­les igua­les a los de 15 años atrás. El sec­tor afron­ta una di­fí­cil si­tua­ción de­bi­do a políticas erró­neas del Go­bierno na­cio­nal, que en lu­gar de in­cen­ti­var la pro­duc­ción, la com­pe­ten­cia y la in­no­va­ción han ge­ne­ra­do un con­jun­to de tra­bas y des­in­cen­ti­vos que per­ju­di­can a pro­duc­to­res pri­ma­rios, in­dus­tria­les y con­su­mi­do­res.

Los prin­ci­pa­les pro­duc­to­res del mun­do (so­bre to­do Aus­tra­lia y Nue­va Ze­lan­da) afron­tan la cre­cien­te de­man­da mun­dial con ma­yor pro­duc­ción y ex­por­ta­cio­nes mien­tras que en Ar­gen­ti­na, con con­di­cio­nes na­tu­ra­les aún me­jo­res, se dis­cu­te có­mo re­cu­pe­rar y ha­cer que los pro­duc­to­res pue­dan sub­sis­tir.

Las preo­cu­pa­cio­nes de los tam­be­ros son va­rias. Por un la­do es­tán los pro­ble­mas fi­nan­cie­ros y la fal­ta de ac­ce­so al cré­di­to, lle­gan­do a la pa­ra­do­ja de que un sec­tor ren­ta­ble en to­do el mun­do de­pen­de de tar­je­tas pa­ra fi­nan­ciar­se só­lo en el cor­to pla­zo. A es­to su­me­mos la in­fla­ción, que ero­sio­na las po­si­bi­li­da­des de in­ver­sión de me­diano pla­zo. Por úl­ti­mo, pe­ro no me­nor, hay gra­ves fa­llas y abu­sos en la ca­de­na de co­mer­cia­li­za­ción, cu­yo pe­so re­cae, co­mo siem­pre, so­bre el es­la­bón más delgado.

Efec­ti­va­men­te, la re­la­ción con la in­dus­tria es su­ma­men­te com­pli­ca­da. Por su ca­rác­ter de pro­duc­to pe­re­ce­de­ro, los pro­duc­to­res no tie­nen op­ción más que en­tre­gar la le­che to­dos los días, pe­ro el pre­cio lo co­no­cen re­cién a fin de mes y lo co­bran va­rios me­ses más tar­de. Es­tos fac­to­res y la ten­den­cia glo­bal de con­cen­tra­ción de la pro­duc­ción en es­ta­ble­ci­mien­tos de ma­yor es­ca­la ge­ne­ra­ron la des­apa­ri­ción de 3.500 tam­bos en la úl­ti­ma dé­ca­da.

En el mun­do, la in­dus­tria tam­bién se con­cen­tra en gran­des em­pre­sas pe­ro ello no per­ju­di­ca a los pro­duc­to­res. Nue­va Ze­lan­da y Uru­guay pa­gan 51% y 24% más (me­di­do en dó­la­res co­rrien­tes) res­pec­ti­va­men­te a sus pro­duc­to­res por li­tro que Ar­gen­ti­na. En lu­gar de afron­tar la cau­sa de fon­do de la in­fla­ción, el Go­bierno fi­ja pre­cios má­xi­mos de he­cho a la in­dus­tria que és­ta tras­la­da a los tam­be­ros. Las in­dus­trias no pue­den dar in­cen­ti­vos a los pro­duc­to­res pa­ra in­cre­men­tar su pro­duc­ción, por lo que se ter­mi­nan dispu­tan­do la pro­duc­ción le­che­ra, for­zan­do a los pro­duc­to­res a per­ma­ne­cer cau­ti­vos da­do que ven­der su pro­duc­ción a otra em­pre­sa im­pli­ca­ría una de­mo­ra ma­yor a la ac­tual en los pa­gos adeu­da­dos. Así, la con­lác­teos fi­gu­ra­ción de la ca­de­na, su­ma­da a la in­ter­ven­ción del go­bierno, ge­ne­ra una si­tua­ción en la que to­dos, des­de el tam­be­ro al con­su­mi­dor, pierden.

Mien­tras en Ar­gen­ti­na des­apa­re­cen tam­bos y es­tá es­tan­ca­da la pro­duc­ción de le­che, el mun­do de­man­da ca­da vez más pro­duc­tos y los pa­ga a pre­cios al­tos. En es­te con­tex­to, los prin­ci­pa­les pro­duc­to­res del mun­do anun­cian cons­tan­te­men­te in­ver­sio­nes en la eta­pa de in­dus­tria­li­za­ción, es­la­bón im­pres­cin­di­ble pa­ra ex­por­tar: ha­bla­mos de plan­tas de pro­ce­sa­mien­to lác­teo y de se­ca­do de le­che. Si­mul­tá­nea­men­te, los paí­ses que son gran­des con­su­mi­do­res bus­can acuer­dos pa­ra ase­gu­rar­se su abas­te­ci­mien­to y se­gu­ri­dad ali­men­ta­ria, tal es el ca­so de Chi­na con Nue­za Ze­lan­da.

El pro­ble­ma de la le­che­ría ar­gen­ti­na es ar­gen­tino: con una pro­duc­ción su­per­avi­ta­ria de 20%, el abas­te­ci­mien­to en el mer­ca­do in­terno es­tá com­ple­ta­men­te ase­gu­ra­do. El ca­mino de pro­gre­so es­tá en el mer­ca­do ex­terno: así, la com­pe­ten­cia me­jo­ra­rá el pre­cio que re­ci­ben los pro­duc­to­res. Por eso, es im­pres­cin­di­ble eli­mi­nar el ROE blan­co pa­ra brin­dar in­cen­ti­vos a la ca­de­na, lo cual jun­to con una po­lí­ti­ca ma­cro­eco­nó­mi­ca or­de­na­da, ba­ja in­fla­ción y ac­ce­so al fi­nan­cia­mien­to, per­mi­ti­rá un ver­da­de­ro boom de in­ver­sio­nes.

La de­man­da mun­dial a 2020 ne­ce­si­ta­rá 25.000 mi­llo­nes de li­tros adi­cio­na­les y Ar­gen­ti­na es­tá en óp­ti­mas con­di­cio­nes pa­ra cap­tu­rar un ter­cio de ese cre­ci­mien­to. Ello im­pli­ca­rá in­cre­men­tar la pro­duc­ción pri­ma­ria en 8.333 mi­llo­nes de li­tros, que tra­du­ci­do en ex­por­ta­cio­nes son 2.000 mi­llo­nes de dó­la­res. Es­to im­pli­ca­rá atraer in­ver­sio­nes en in­dus­trias pro­ce­sa­do­ras de le­che por 1.000 mi­llo­nes de dó­la­res en el in­te­rior de nues­tro país, ge­ne­ran­do 15.000 em­pleos.

Es­te es el fu­tu­ro que po­de­mos lo­grar pa­ra la le­che­ría. t

Es­tan­ca­da. La pro­duc­ción le­che­ra en el país ha­ce 15 años que os­ci­la al­re­de­dor de los 10.000 mi­llo­nes de li­tros anua­les.

Juan Cruz Ló­pez Ba­rrios CO­OR. DE ECO­NO­MIAS RE­GIO­NA­LES

FUNDACION PEN­SAR

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.