El cam­po con bue­na le­che

En el Va­lle de Ler­ma, en Sal­ta, la fa­mi­lia Al­va­ra­do trans­for­mó un cam­po de cría y ta­ba­co en un tam­bo con un ma­ne­jo fo­rra­je­ro muy pro­fe­sio­nal. Lue­go apro­ve­chó la lle­ga­da del gas e ins­ta­ló un mo­der­na fá­bri­ca de yo­gur y dul­ce de le­che.

Clarin - Rural - - TAPA - Pa­blo Lo­sa­da plo­sa­da@clarin.com

En el sal­te­ño Va­lle de Ler­ma, la fa­mi­lia Al­va­ra­do trans­for­mó un cam­po de cría y ta­ba­co en un tam­bo con un ma­ne­jo fo­rra­je­ro muy

pro­fe­sio­nal. Lue­go apro­ve­chó la lle­ga­da del gas e ins­ta­ló un mo­der­na fá­bri­ca de yo­gur y dul­ce de le­che. In­te­gra­ción a fon­do.

Agre­gar va­lor a una ma­te­ria pri­ma es un gran desafío pa­ra el pro­duc­tor agro­pe­cua­rio, lo que im­pli­ca asu­mir di­ver­sos riesgos. Sin em­bar­go, si se trans­for­man las ven­ta­jas com­pa­ra­ti­vas de una re­gión en vir­tu­des com­pe­ti­ti­vas, las po­si­bi­li­da­des de éxi­to au­men­tan.

Y así fue có­mo lo en­ten­dió la fa­mi­lia Al­va­ra­do, en Sal­ta. Los Al­va­ra­do tie­nen un em­pre­sa tam­be­ra que co­men­zó pro­du­cien­do le­che y, ha­ce diez años, de­ci­die­ron in­te­grar­se ver­ti­cal­men­te pa­ra for­mar su pro­pia in­dus­tria le­che­ra con la fa­bri­ca­ción de dul­ce de le­che, su pro­duc­to in­sig­nia.

En El Chur­cal, el es­ta­ble­ci­mien­to de es­ta fa­mi­lia y que de­be su nom­bre a un ár­bol tí­pi­co de la zo­na, el chur­qui, Ju­lián Al­va­ra­do re­ci­bió a Cla­rín Ru­ral.

Es­te cam­po es­tá en la lo­ca­li­dad de Cam­po Qui­jano, en las afue­ras de Sal­ta ca­pi­tal y es par­te del Va­lle de Ler­ma, una lla­nu­ra que es­tá a 1.100 me­tros so­bre el ni­vel del mar, que se po­si­cio­na en­tre el cor­dón orien­tal y oc­ci­den­tal de la Cor­di­lle­ra Orien­tal, un cor­dón

El gas lle­gó a la zo­na por­que ha­ce fal­ta pa­ra los se­ca­de­ros de ta­ba­co que hay

que co­rre pa­ra­le­lo, al es­te, de la Cor­di­lle­ra de los An­des. La pro­duc­ción de es­ta zo­na se ca­rac­te­ri­za por ac­ti­vi­da­des in­ten­si­vas, en las que el ta­ba­co es la prin­ci­pal ac­ti­vi­dad, se­gui­da por el tam­bo.

Los Al­va­ra­do son oriun­dos de Bue­nos Ai­res. Ju­lián cuen­ta que se hi­cie­ron car­go del cam­po que de­jó su abue­lo en el año 1992. Su pa­dre, En­ri­que, que hoy es­tá a car­go de la par­te fi­nan­cie­ra de la em­pre­sa, en ese mo­men­to de­ci­dió re­con­ver­tir la ac­ti­vi­dad de la fin­ca, que ha­cía cría y ta­ba­co, a la le­che­ría. En aquel mo­men­to, él co­no­cía bien so­bre la pro­duc­ción de le­che por­que ya te­nía tam­bo en Na­va­rro (Bue­nos Ai­res).

Ju­lián ex­pli­ca que has­ta el año 2004/05 fue­ron un tam­bo que so­lo pro­du­cía le­che y lo ha­cían con po­ca efi­cien­cia. En ese año, “con el ob­je­ti­vo de dar­le va­lor agregado al pro­duc­to y apro­ve­chan­do la pro­vi­sión de gas na­tu­ral que tie­ne la zo­na, hi­ci­mos la pri­me­ra in­ver­sión en la in­dus­tria, que fue la com­pra de una cal­de­ra, una pai­la pa­ra pas­teu­ri­zar, una pai­la de dul­ce de le­che y un en­fria­dor”, re­cuer­da el pro­duc­tor, que se ra­di­có en Sal­ta pa­ra ha­cer­se car­go del ma­ne­jo pro­duc­ti­vo del cam­po en el año 2000.

Los cam­pos de la zo­na for­man par­te de la red de gas na­tu­ral de­bi­do a la in­dus­tria del ta­ba­co, ya que lo ne­ce­si­tan las es­tu­fas que se­can la ho­ja. “Sin es­ta ven­ta­ja de ser par­te de la red, que no es co­mún en el cam­po, mon­tar una py­me le­che­ra hu­bie­ra si­do in­via­ble”, se­ña­la Ju­lián, y apro­ve­cha pa­ra co­men­tar que su her­mano, Fa­cun­do, es quien es­tá car­go de la in­dus­tria en la fir­ma.

Es­ta pla­ta­for­ma lan­zó el cre­ci­mien­to pro­duc­ti­vo e in­dus­trial.

Ju­lián si­gue y cuen­ta que a los po­cos años se in­cor­po­ra­ron dos pai­las más y, en el 2010, se hi­zo to­do una nue­va sa­la de or­de­ñe de do­ce ba­ja­das, en la cual es­tá pro­yec­ta­do su­mar cua­tro ba­ja­das más. A los dos años in­vier­ten una vez más en la in­dus­tria pa­ra po­der pro­ce­sar más vo­lu­men de le­che y com­pran una yo­gu­re­ra y una me­jor pas­teu­ri­za­do­ra. En ma­te­ria de in­ver­sio­nes, la úti­ma fue el año pa­sa­do, con la cons­truc­ción de una pis­ta de ali­men­ta­ción de 350 me­tros de lar­go por seis me­tros de an­cho.

En ma­te­ria pro­duc­ti­va, el pro­duc­tor co­men­ta que se es­tán ob­te­nien­do en­tre 8.000-9.000 li­tros dia­rios de le­che, con un ro­deo de 320 va­cas en or­de­ñe. De ese vo­lu­men pro­du­ci­do, 2.500 li­tros se ven­den por con­tra­to a una lác­tea de la zo­na y lo res­tan­te lo pro­ce­san pa­ra pro­du­cir le­che en­te­ra

flui­da, yo­gur, le­che cho­co­la­ta­da y dul­ce de le­che (Ver Pre­mio...).

“El ob­je­ti­vo es lle­gar a las 360 a 400 va­cas y dar­le ma­yor es­ca­la al cam­po, al­qui­lan­do más su­per­fi­cie pa­ra sem­brar al­fal­fa. Que­re­mos pro­du­cir unos 12.000 li­tros de le­che por día pa­ra po­der te­ner a la in­dus­tria pro­ce­san­do al má­xi­mo de su ca­pa­ci­dad, ya que con la pro­duc­ción ac­tual es­tá a un 60%”, afir­ma el pro­duc­tor.

Por el la­do de la ali­men­ta­ción, ade­más de las pas­tu­ras, el si­lo de maíz es otro ali­men­to es­tra­té­gi­co, que se pro­du­ce com­ple­ta­men­te en el cam­po. Tam­bién se im­plan­ta una pe­que­ña su­per­fi­cie de so­ja que se ha­ce, ex­clu­si­va­men­te, pa­ra can­jear la pro­duc­ción por ex­pe­ller, otro com­po­nen­te de la die­ta de la va­ca. Sin em­bar­go, Ju­lián re­co­no­ce que “no son am­bien­tes so­je­ros, por la mar­ca­da am­pli­tud tér­mi­ca”. De cul­ti­vos agrí­co­las se ha­cen 210 hec­tá­reas, en­tre 120 de maíz y 90 de so­ja.

En el ca­so del pas­to, se siem­bran pra­de­ras de la al­fal­fa, rai­grás, tré­bol ro­jo y blan­co. “En el ca­so de la al­fal­fa, se ha­cen quin­ce hec­tá­reas so­lo pa­ra pi­ca­do y 70 hec­tá­reas pa­ra pas­to­reo di­rec­to. Ade­más, se siem­bran 60 hec­tá­reas con rai­grás anual ca­da año, de las cua­les la mi­tad son pu­ra y la otra mi­tad son un mez­cla con al­fal­fa o tré­bol”, co­men­ta Ju­lián.

Otra de las gran­des ven­ta­jas que tie­nen en El Chur­cal pa­ra la pro­duc­ción de fo­rra­je es el rie­go, que ha­cen de for­ma gra­vi­ta­cio­nal. “Se rie­gan en­tre 80 a 100 hec­tá­reas de abril a sep­tiem­bre, en la épo­ca

En in­vierno, cuan­do no cre­ce ta­ba­co, hay agua dis­po­ni­ble pa­ra re­gar los rai­gra­ses

de los rai­gra­ses. En el oto­ño y el in­vierno es el mo­men­to del año en el que fal­tan las llu­vias y en la que no se siem­bra el ta­ba­co. Por ese mo­ti­vo dis­po­ne­mos de más agua en el cam­po. Así, en oto­ño/ in­vierno hay pi­so to­dos los días y los rai­gra­ses son ex­ce­len­tes”, sos­tie­ne el pro­duc­tor.

La pro­vi­sión de agua a ca­da es­ta­ble­ci­mien­to en esa zo­na se ha­ce por me­dio de una cuo­ta quin­ce­nal; es de­cir, ca­da cam­po pue­de abas­te­cer­se de agua por quin­ce días y lue­go se cor­ta. De esa for­ma, en ca­da ca­so se eva­lúa có­mo se ad­mi­nis­tra esa dis­po­ni­bi­li­dad, que pue­de ser ha­cien­do un rie­go di­rec­to a los cul­ti­vos o tam­bién re­pre­sán­do­la den­tro del cam­po.

“Aho­ra es­ta­mos de­jan­do de re­gar el rai­grás sem­bra­do en mar­zo y dán­do­le un úl­ti­mo rie­go a los tré­bo­les que es­tán in­ter­sem­bra­dos con él. Por es­tos días, ya em­pe­za­mos con la al­fal­fa”, di­ce. Y agre­ga, pro­fun­di­zan­do so­bre el ma­ne­jo del fo­rra­je: “So­bre los rai­gra­ses que se es­tán ter­mi­nan­do de co­mer aho­ra, lue­go, en al­gu­nas hec­tá­reas, se siem­bra tré­bol ro­jo, en di­rec­ta, que sir­ve co­mo un amor­ti­gua­dor pa­ra la épo­ca de abun­dan­tes llu­vias, así la ha­cien­da no pi­so­tea la al­fal­fa y le que­da una co­mi­da más pa­ra el fi­nal del ve­rano. Des­pués, so­bre ese tré­bol, vol­ve­mos a sem­brar rai­grás”.

Es­tá cla­ro que ma­ne­jo y vi­sión de lar­go pla­zo son las ca­rac­te­rís­ti­cas des­ta­ca­das de los Al­va­ra­do. Sus ga­nas de asu­mir desafíos ha­cen a su ac­ti­tud em­pren­de­do­ra y al mo­tor de su cre­ci­mien­to.

Al pie de la mon­ta­ña. Ju­lián Al­va­ra­do, con las va­cas en una pas­tu­ra.

Al­to pai­sa­je. Ju­lián Al­va­ra­do en el área en la que es­tán los ali­men­tos con­ser­va­dos del tam­bo. Los far­dos y los si­los son par­te de la die­ta se­ca de los ani­ma­les.

En pas­to­reo di­rec­to. El ro­jo, del cei­bo en flor ma­ti­za el pai­sa­je de mon­ta­ñas y el de las hem­bras que es­tán co­mien­do una pra­de­ra con­so­cia­da a ba­se de rai­grás, tré­bol y al­fal­fa.

¡Qué ri­co!. La ope­ra­rios en­va­san el dul­ce de le­che, que se ven­de en la zo­na.

En la pis­ta de ali­men­ta­ción. An­tes del or­de­ñe de las 17 ho­ras, las va­cas se ali­men­tan. Es­ta pis­ta fue cons­trui­da el año pa­sa­do y tie­ne 350 me­tros de lar­go por seis me­tros de an­cho.

Ba­lan­cea­da. A la izq., la se­mi­lla de al­go­dón, que apor­ta ener­gía, y me­ga­far­dos (fi­bra). A la der., grano mo­li­do de maíz.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.