Pa­los...y a la bol­sa

Clarin - Rural - - LOS TEMAS DE LA SEMANA - Héc­tor A. Huer­go hhuer­go@clarin.com

Pa­los y a la bol­sa, ti­tu­la­mos ha­ce quin­ce años una de las pri­me­ras no­tas so­bre el re­vo­lu­cio­na­rio sis­te­ma de al­ma­ce­na­je de gra­nos en bol­so­nes. Fue un éxi­to. Aho­ra, el le­ma es “pa­los a la bol­sa”.

La se­ma­na pró­xi­ma, el INTA con­cre­ta­rá en Mar del Pla­ta el Pri­mer Con­gre­so Internacional de al­ma­ce­na­mien­to de gra­nos en si­lo bol­sa. Re­cor­de­mos, el INTA es el or­ga­nis­mo es­ta­tal de cien­cia y tec­no­lo­gía agro­pe­cua­ria. Con­vie­ne tam­bién sa­ber que el ins­ti­tu­to ha rea­li­za­do un im­por­tan­te apor­te pa­ra im­pul­sar es­te sis­te­ma de al­ma­ce­na­je, que es­tá re­vo­lu­cio­nan­do la lo­gís­ti­ca de los gra­nos a ni­vel mun­dial. Ven­drán de­le­ga­dos de to­do el mun­do, atraí­dos por los be­ne­fi­cios del sis­te­ma.

Lo pa­ra­dó­ji­co es que mien­tras tan­to, se mul­ti­pli­can los ata­ques ver­ba­les y fí­si­cos con­tra el si­lo bol­sa. Con la mis­ma ló­gi­ca de que­rer ma­tar al men­sa­je­ro cuan­do só­lo hay ma­las no­ti­cias, aho­ra los de­fen­so­res del “mo­de­lo” culpan a la po­bre­ci­ta bol­sa de la pe­no­sa caí­da de las re­ser­vas. Al­gu­nos ener­gú­me­nos pa­sa­ron a la ac­ción: en Ge­ne­ral Pi­co, en­tra­ron a un cam­po y des­tro­za­ron ocho bol­so­nes, con el cla­ro ob­je­ti­vo de ame­dren­tar a pro­duc­to­res y aco­pia­do­res.

A me­di­da que se agu­di­za la fal­ta de dó­la­res, arre­cian las mu­le­ti­llas ofi­cia­les. El pro­pio je­fe de ga­bi­ne­te aban­do­nó de­fi­ni­ti­va­men­te la im­pu­di­cia, des­pa­rra­man­do mo­tes de “es­pe­cu­la­do­res” so­bre los cha­ca­re­ros que, sim­ple­men­te, bus­can pre­ser­var sus aho­rros sin te­ner que acu­dir a las cue­vas en bus­ca de “blue”. Y ma­ne­jar el rit­mo de ven­ta en fun­ción de sus ne­ce­si­da­des. Se vie­ne una nue­va cam­pa­ña, los in­su­mos son ca­ros, la vi­da tam­bién, y el tem­bla­de­ral es gran­de.

Con­vie­ne re­cor­dar que, des­pués de to­do, la so­ja es de ellos. La sem­bra­ron a pe­sar de sa­ber que ten­drían que en­tre­gar uno de ca­da tres ca­mio­nes, pues­tos en el puer­to y con el flete pa­go. Y si per­die­ron pla­ta por­que los aga­rró la caí­da de pre­cios con la co­se­cha sin ven­der, los que pier-

Hoy se mul­ti­pli­can los ata­ques con­tra el re­vo­lu­cio­na­rio sis­te­ma de si­lo bol­sa

den son ellos. Mu­chos se cu­brie­ron, por­que sa­ben ope­rar en los mer­ca­dos de fu­tu­ros, al­go que la con­duc­ción ofi­cial ni se ima­gi­na que po­dría ha­cer.

La se­ma­na pa­sa­da, la pre­si­den­ta ener­vó a los cha­ca­re­ros, cuan­do les es­pe­tó que ha­bían per­di­do for­tu­nas por “es­pe­cu­lar”. Más allá de su pro­pia res­pon­sa­bi­li­dad por el des­or­den ma­cro­eco­nó­mi­co (ra­zón bá­si­ca que im­pul­só la re­ten­ción de la co­se­cha), lo que no le con­ta­ron es que el prin­ci­pal es­pe­cu­la­dor del mun­do gra­na­rio es su pro­pio ga­bi­ne­te. De­bie­ra sa­ber que el Es­ta­do es­ta­ba “long”, co­mo se di­ce en la jer­ga gra­na­ria, des­de que se ini­ció la úl­ti­ma cam­pa­ña agrí­co­la, en 20 mi­llo­nes de to­ne­la­das de so­ja. El 35% de la co­se­cha, que iba a cap­tu­rar vía re­ten­cio­nes. En mar­zo, eran 9.000 mi­llo­nes de dó­la­res. Aho­ra son 6.000. Es el go­bierno el que “se tim­beó” mal.

Pe­ro pensándolo bien, me­jor así. Ima­gi­ne­mos a es­tos mu­cha­chos ope­ran­do en los mer­ca­dos de fu­tu­ros. ¡Si to­da­vía creen que la so­lu­ción es una jun­ta de gra­nos! Nun­ca se en­te­ra­ron que aquí la pro­duc­ción se du­pli­có des­de que se la di­sol­vió, en 1991. Y emer­gió el com­ple­jo agroin­dus­trial más po­ten­te del pla­ne­ta, con enor­mes in­ver­sio­nes que no se de­tu­vie­ron en la “dé­ca­da ga­na­da”.

La úl­ti­ma, la plan­ta de eta­nol de ACABio que se inau­gu­ró el sá­ba­do pa­sa­do en Vi­lla Ma­ría. El pri­mer día há­bil des­pués del cor­te de cin­tas, la con­duc­ción ofi­cial anun­ció una re­duc­ción del 5% men­sual del pre­cio del bio­com­bus­ti­ble…

Más allá del bu­lli­cio acer­ca de los “es­pe­cu­la­do­res”, el go­bierno con­vo­có a los ex­por­ta­do­res agroin­dus­tria­les pa­ra un nue­vo man­ga­zo. Les pi­dió que ade­lan­ten rá­pi­do 1.500 mi­llo­nes de dó­la­res, una ci­fra que su­pera las ex­pec­ta­ti­vas de com­pra de mer­ca­de­ría. Re­cor­de­mos que las em­pre­sas de la agroin­dus­tria so­je­ra traen los dó­la­res cuan­do ad­quie­ren la ma­te­ria pri­ma. Si los pro­duc­to­res no ven­den, no van a traer dó­la­res pa­ra li­qui­dar­los y que­dar­se en pe­sos. Ade­más, no son tiem­pos fá­ci­les pa­ra con­se­guir fi­nan­cia­mien­to ex­terno. La Ar­gen­ti­na, des­de ha­ce una se­ma­na, es­tá en de­fault y eso lo su­fren tam­bién las com­pa­ñías in­ter­na­cio­na­les, por más fuertes que sean.

El go­bierno cree que es­to pue­de ca­mi­nar a los ga­rro­ta­zos. No va a an­dar. Me­nos, con pa­los a la bol­sa. t

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.