Mi­ran­do el fu­tu­ro del agro más allá de la co­yun­tu­ra

CREA hi­zo su con­gre­so tec­no­ló­gi­co en tres se­des dis­tin­tas. Los riesgos em­pre­sa­rios es­tu­vie­ron en fo­co, pe­ro tam­bién las gran­des opor­tu­ni­da­des.

Clarin - Rural - - AGRONEGOCIOS - Juan I. Mar­tí­nez Dod­da cla­rin­ru­ral@clarin.com

Co­mo en una pe­lí­cu­la en la que to­do se de­tie­ne por unos se­gun­dos y una cá­ma­ra flo­ta en­tre ob­je­tos y pro­ta­go­nis­tas pa­ra apor­tar dis­tin­tas pers­pec­ti­vas, así, del mis­mo mo­do, pro­duc­to­res, ase­so­res y em­pre­sa­rios agro­pe­cua­rios que asis­tie­ron al Con­gre­so Tec­no­ló­gi­co CREA pu­sie­ron en pau­sa sus preo­cu­pa­cio­nes por los pre­cios de los gra­nos, los ex­ce­sos de agua, la in­fla­ción y el dó­lar agro­pe­cua­rio es­tan­ca­do, pa­ra pen­sar el fu­tu­ro de la ac­ti­vi­dad que tie­ne a la evo­lu­ción tec­no­ló­gi­ca co­mo pun­ta de lan­za.

Con di­ser­tan­tes en si­mul­tá­neo des­de San­tia­go del Es­te­ro, Ro­sa­rio y Mar del Pla­ta que se­guían al­re­de­dor de 2.800 asis­ten­tes a tra­vés de las pan­ta­llas ins­ta­la­das en ca­da lu­gar (por pri­me­ra vez uti­li­zó es­ta mo­da­li­dad) el men­sa­je es­tu­vo cen­tra­do en que el desafío de pro­du­cir ali­men­tos es muy gran­de, por lo que me­dir pa­ra cuan­ti­fi­car el con­tex­to y de­tec­tar pro­ble­mas re­sul­ta cla­ve pa­ra po­der dar el sal­to so­bre ba­ses más se­gu­ras.

“Hay que me­dir los riesgos, to­mar en­vión y dar el sal­to”, apun­tó el pre­si­den­te del con­gre­so Fran­cis­co Lu­gano, en la aper­tu­ra. Pa­ra Lu­gano, “el sal­to de­be ser en con­jun­to con la co­mu­ni­dad”, pa­ra que el pro­gre­so sea “sos­te­ni­ble” en el tiem­po. En es­te sen­ti­do alen­tó a te­ner “las tran­que­ras bien abier­tas pa­ra dar el sal­to trans­for­ma­dor”. En una mis­ma lí­nea, el coor­di­na­dor téc­ni­co del con­gre­so, Fe­de­ri­co Bert, des­ta­có que hay mu­chas tec­no­lo­gías que es­tán en ple­na ges­ta­ción, pe­ro “hay que sa­ber usar­las bien”.

Des­de Ro­sa­rio, el pro­fe­sor ex­per­to en agro­ne­go­cios de la Uni­ver­si­dad de San Pa­blo Mar­cos Fa­va Ne­ves, ana­li­zó el con­tex­to internacional en el que se da es­te desa­rro­llo de nue­vas tec­no­lo­gías. Y pu­so a la In­dia co­mo ejem­plo. “Que­dé ab­so­lu­ta­men­te im­pre­sio­na­do con lo que vi­ví allí, por­que no es co­mo en Chi­na, don­de hay un con­trol de na­ta­li­dad. En In­dia na­cen 1,5 mi­llo­nes de per­so­nas por mes y se inau­gu­ra un Mc Do­nald’s ca­da dos se­ma­nas”. En es­te sen­ti­do, apun­tó a la de­man­da de ali­men­to que se ave­ci­na: “El año pa­sa­do, In­dia em­pe­zó a im­ple­men­tar un pro­gra­ma de dis­tri­bu­ción de ali­men­tos pa­ra per­so­nas po­bres que re­quie­re 60 mi­llo­nes

Pro­du­cir más y me­jor es una pre­mi­sa cen­tral de lo que se vie­ne

nes de to­ne­la­das de gra­nos”.

El lí­der del gru­po de eco­fi­sio­lo­gía de cul­ti­vos del Ins­ti­tu­to de In­ves­ti­ga­ción y Desa­rro­llo del Sur de Aus­tra­lia, Víc­tor Sa­dras, cuan­ti­fi­có de ma­ne­ra drás­ti­ca un mun­do con o sin tec­no­lo­gías. “La exis­ten­cia de una po­bla­ción mun­dial de más de 7.000 mi­llo- de per­so­nas es­tá ín­ti­ma­men­te li­ga­da al mo­do de pro­duc­ción de­pen­dien­te de agro­quí­mi­cos, so­bre to­do her­bi­ci­das y fer­ti­li­zan­tes, y una hi­po­té­ti­ca re­ver­sión ha­cia un mo­do de pro­duc­ción sin agro­quí­mi­cos re­du­ci­ría la ca­pa­ci­dad de car­ga del pla­ne­ta a unos 3.000 o 4.000 mi­llo­nes”.

Pa­ra Sa­dras, la adop­ción de tec­no­lo­gía es un cur­so inevi­ta­ble, aun­que con­si­de­ró que a ve­ces “las tec­no­lo­gías so­lu­cio­nan un pro­ble­ma pe­ro pue­den ge­ne­rar otros, co­mo ocu­rre con el ni­tró­geno que ter­mi­na en la na­pa freá­ti­ca en lu­gar de ter­mi­nar en el tri­go”.

El in­ves­ti­ga­dor del Gru­po de Es­tu­dios Am­bien­ta­les del Ins­ti­tu­to de Ma­te­má­ti­ca Apli­ca­da de San Luis (Co­ni­cet), Es­te­ban Job­bagy, lla­mó a re­pen­sar el con­cep­to de hue­lla hí­dri­ca. Es­to es, cuán­ta agua se uti­li­zó pa­ra ob­te­ner una uni­dad de pro­duc­to. “No va­le lo mis­mo el agua que per­mi­tió pro­du­cir un li­tro de le­che usan­do al­fal­fa re­ga­da en Men­do­za que pro­du­cir maíz pi­ca­do y pas­tu­ras de se­cano en la Cuen­ca del Sa­la­do”. En es­te úl­ti­mo ca­so ex­pli­có que el uso con­ser­va­dor del agua cau­sa pro­ble­mas se­rios, co­mo ni­ve­les freá­ti­cos ele­va­dos, anega­mien­tos o as­cen­so de sa­les.

“Ahí no se ne­ce­si­ta aho­rrar agua de lluvia, hay que usar­la ex­haus­ti­va­men­te co­mo la ha­cían las pas­tu­ras na­ti­vas que re­em­pla­za­ron con cul­ti­vos anua­les”, di­jo.

Du­ran­te el con­gre­so hu­bo tam­bién in­tere­san­tes ex­po­si­cio­nes so­bre las tec­no­lo­gías pro­duc­ti­vas del fu­tu­ro co­mo tam­bién las vin­cu­la­das a la ges­tión de las em­pre­sas. Con dos días in­ten­sos de char­las, los em­pre­sa­rios se lle­va­ron un con­cep­to cen­tral: la adap­ta­ción al cam­bio se­rá gra­cias a la in­cor­po­ra­ción de tec­no­lo­gías que per­mi­tan pro­du­cir más y tam­bién me­dir, pa­ra to­mar de­ci­sio­nes acer­ta­das que im­pac­ten bien en el bol­si­llo, en el am­bien­te y la sociedad.

Lo que vie­ne. La in­cor­po­ra­ción de tec­no­lo­gía se­rá de­ci­si­va en el lar­go pla­zo. No so­la­men­te se­rá una he­rra­mien­ta útil pa­ra pro­du­cir más sino tam­bién pa­ra me­dir y pa­ra to­mar de­ci­sio­nes acer­ta­das que im­pac­ten fa­vo­ra­ble­men­te en las fi­nan­zas, en el am­bien­te y la sociedad, los tres pi­la­res que sos­tie­nen a la sus­ten­ta­bi­li­dad.

Job­bagy. In­ves­ti­ga­dor del Co­ni­cet.

Fa­va Ne­ves. Es­pe­cia­lis­ta bra­si­le­ro.

Sa­dras. Ex­per­to del sur de Aus­tra­lia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.