La cri­sis del cul­ti­vo de ta­ba­co

En el NOA y en el NEA el área de siem­bra ta­ba­ca­le­ra se re­du­ce por­que ba­ja el con­su­mo de ci­ga­rri­llos. El au­tor plan­tea que las coope­ra­ti­vas de pro­duc­to­res de­ben ace­le­rar el pro­ce­so de di­ver­si­fi­ca­ción y su­mar otros cul­ti­vos y pro­duc­cio­nes, co­mo los pe­ces, l

Clarin - Rural - - PRIMER NIVEL - Eu­ge­nio F. Co­rra­di­ni VI­CE­PRE­SI­DEN­TE DEL CEN­TRO AR­GEN­TINO DE ING. AGR. (CADIA)

Tras más de 30 años del apo­yo a la pro­duc­ción de ta­ba­co, vía el Fon­do Es­pe­cial del Ta­ba­co (Ley 19.800), es­te cul­ti­vo si­gue con pro­ble­mas. Ha­ce unos días, Es­te­ban Amat, pre­si­den­te de la Cá­ma­ra del Ta­ba­co de Sal­ta, co­mu­ni­có que es­ta en­ti­dad, con­jun­ta­men­te con la de Ju­juy, ha­bían de­ci­di­do, en fun­ción de los stocks sin co­mer­cia­li­zar, re­co­men­dar a sus aso­cia­dos la re­duc­ción de las plan­ta­cio­nes de la cam­pa­ña ve­ni­de­ra, ya que ade­más de los exis­ten­cias sin ven­der, una de las prin­ci­pa­les em­pre­sas aco­pia­do­ras de ta­ba­co del mun­do ha­bía de­ci­di­do fi­na­li­zar sus ope­ra­cio­nes en la Ar­gen­ti­na.

Es­te he­cho no es nue­vo pa­ra los ope­ra­do­res del sec­tor, que en más de una oca­sión in­sis­tie­ron en la ne­ce­si­dad de di­ver­si­fi­car los cul­ti­vos en el área ta­ba­ca­le­ra, y afian­zar la ac­ti­vi­dad de las coope­ra­ti­vas con otras al­ter­na­ti­vas pro­duc­ti­vas, co­mo vie­ne su­ce­dien­do en Mi­sio­nes.

La si­tua­ción ac­tual es fru­to de la ac­ción ini­cia­da por la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud (OMS), que en su Acuer­do Mar­co pa­ra el Con­trol del Ta­ba­co lo­gró re­unir a ca­si dos cen­te­na­res de paí­ses, en­tre ellos la Ar­gen­ti­na, que fir­mó el acuer­do pe­ro no lo ra­ti­fi­có a tra­vés del Con­gre­so.

De to­das ma­ne­ras, igual­men­te se im­pu­so me­dian­te le­gis­la­cio­nes es­pe­cí­fi­cas que a ni­vel pro­vin­cial y mu­ni­ci­pal li­mi­ta­ron el con­su­mo del ta­ba­co. De ahí a que en el 2013 se re­gis­tró una re­duc­ción en la ven­ta de ci­ga­rri­llos del or­den del 3%.

Pa­ra­le­la­men­te, la re­cu­pe­ra­ción pro­duc­ti­va de los paí­ses afri­ca­nos, alen­ta­da por Chi­na y los prin­ci­pa­les ope­ra­do­res in­ter­na­cio­na­les, li­mi­ta­ron las ad­qui­si­cio­nes de los de­man­dan­tes en la Ar­gen­ti­na, pe­se a que en el úl­ti­mo quin­que­nio se ha­bía lo­gra­do ha­bi­li­tar el pro­to­co­lo sa­ni­ta­rio que abrió las puer­tas a las ex­por­ta­cio­nes a Chi­na.

Pro­ba­ble­men­te, la di­fí­cil co­yun­tu­ra del sec­tor se re­la­cio­na con las irre­duc­ti­bles po­si­cio­nes de las cá­ma­ras de pro­duc­to­res (en re­la­ción con la for­ma de fi­jar el pre­cio de la co­se­cha sin pres­tar aten­ción a

En ci­fras La ven­ta de ci­ga­rri­llos ca­yó un 3% en el mer­ca­do ar­gen­tino en 2013

las va­ria­cio­nes de los pre­cios in­ter­na­cio­na­les), el es­ca­so ni­vel de pro­duc­ción en com­pa­ra­ción con Bra­sil y la fal­ta de ta­ba­cos di­fe­ren­cia­dos res­pec­to a los ge­ne­ra­dos en el res­to del mun­do.

Es­ta irre­duc­ti­ble po­si­ción de la pro­duc­ción tam­bién se da res­pec­to a las cons­tan­tes su­ge­ren­cias del Mi­nis­te­rio de Agri­cul­tu­ra, cu­yos téc­ni­cos plan­tean la ne­ce­si­dad de di­ver­si­fi­car la pro­duc­ción, he­cho hoy agra­va­do por la irrup­ción de ma­qui­na­ria que me­ca­ni­za la ac­ti­vi­dad ta­ba­ca­le­ra. Es­ta si­tua­ción, uni­da a la caí­da del área plan­ta­da, pro­fun­di­za­rá la re­duc­ción de la ofer­ta la­bo­ral, su­mien­do a las po­bla­cio­nes don­de el cul­ti­vo es lí­der en un pro­ble­ma adi­cio­nal de de­socu­pa­ción.

El área pro­duc­ti­va del cul­ti­vo abar­ca a al­gu­nas de las provincias del NOA y el NEA. La in­dus­tria­li­za­ción pri­ma­ria es­tá muy con­cen­tra­da en el Va­lle de Ler­ma (Sal­ta y Ju­juy), los Al­tos de Ca­ta­mar­ca, Go­ya en Co­rrien­tes, San Mar­tín en Cha­co y La In­ver­na­da en Tu­cu­mán.

En Mi­sio­nes hay ejem­plos in­tere­san­tes de di­ver­si­fi­ca­ción. La Coope­ra­ti­va Ta­ba­ca­le­ra de Mi­sio­nes con­cen­tró su as­pec­to in­dus­trial en Alem, en don­de tam­bién apos­tó al pro­ce­sa­mien­to de cí­tri­cos y que­da pen­dien­te la in­dus­tria­li­za­ción de los mon­tes fo­res­ta­les.

Lo mis­mo hi­zo la Aso­cia­ción de Pro­duc­to­res Ta­ba­ca­le­ros de Mi­sio­nes, en­ti­dad que ge­ne­ró una ex­ce­len­te pro­duc­ción porcina y pis­cí­co­la, y asen­tó en Alem su fri­go­rí­fi­co cha­ci­ne­ro.

La di­ver­si­dad geo­grá­fi­ca de la pro­duc­ción ta­ba­ca­le­ra y las di­fe­ren­tes ac­ti­vi­da­des desa­rro­lla­das por las en­ti­da­des que la nu­clean, uni­da a la ac­ción pro­vin­cial, que apo­ya­da en los fon­dos FET pro­pi­cio ac­ti­vi­da­des al­ter­na­ti­vas ta­les co­mo la man­dio­ca, la pro­duc­ción ovi­na y la yer­ba ma­te, en­tre otras, per­mi­ten es­pe­rar una re­so­lu­ción más fa­vo­ra­ble a es­ta in­ci­pien­te cri­sis ta­ba­ca­le­ra.

Pa­ra­le­la­men­te, la ex­ce­len­te re­cau­da­ción anual del FET (más de 2.500 mi­llo­nes de pe­sos) y la de­ci­di­da ac­ción del Mi­nis­te­rio de Agri­cul­tu­ra res­pec­to al desa­rro­llo de pla­nes de di­ver­si­fi­ca­ción, es otra he­rra­mien­ta ade­cua­da que si es uti­li­za­da por las provincias per­mi­ti­rá sor­tear es­ta crí­ti­ca si­tua­ción que se man­ten­drá en el fu­tu­ro in­me­dia­to, has­ta que el con­su­mo de ta­ba­co al­can­ce un ni­vel mí­ni­mo y es­ta­ble. t

Ca­de­na. En el nor­te ar­gen­tino, el cul­ti­vo y pro­ce­sa­mien­to del ta­ba­co ge­ne­ra mi­les de em­pleos que es­tán en ries­go.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.