Fa­mi­liar y sus­ten­ta­ble

Gas­tón Fer­nán­dez Pal­ma es ci­ru­jano y apa­sio­na­do pro­duc­tor, en Ne­co­chea. Ex ti­tu­lar de Aa­pre­sid y ac­tual de Mai­zar, man­tie­ne a ra­ja­ta­bla las bue­nas ro­ta­cio­nes, a pe­sar de la co­yun­tu­ra.

Clarin - Rural - - TAPA - NE­CO­CHEA. EN­VIA­DO ES­PE­CIAL Juan I. Mar­tí­nez Dod­da cla­rin­ru­ral@clarin.com

Abrien­do y ce­rran­do tran­que­ras, con­tro­lan­do el pa­so de la co­se­cha­do­ra y atrás la sem­bra­do­ra, o va­cu­nan­do en la man­ga, al hombre se lo ve en su ám­bi­to, a gus­to. Sin em­bar­go, tam­bién ha de­mos­tra­do mo­ver­se con ha­bi­li­dad en­tre los es­cri­to­rios en di­fe­ren­tes ins­ti­tu­cio­nes.

El ex pre­si­den­te de Aa­pre­sid y ac­tual ti­tu­lar de Mai­zar, Gas­tón Fer­nán­dez Pal­ma, y su hi­jo Eduar­do, con­ta­ron a Cla­rín Ru­ral có­mo ajus­tan el ma­ne­jo pa­ra po­ten­ciar la sus­ten­ta­bi­li­dad en su cam­po de Ne­co­chea, a tra­vés de ro­ta­cio­nes en las que se ha­ce fuer­te el maíz. Ade­más, ana­li­za­ron el fu­tu­ro del sec­tor agro­pe­cua­rio.

“Siem­pre nos preo­cu­pó en­con­trar la for­ma de man­te­ner la ca­li­dad del sue­lo, au­men­tar la ma­te­ria or­gá­ni­ca, sos­te­ner bue­nas prác­ti­cas agrí­co­las y ro­tar cul­ti­vos; és­to es, man­te­ner el me­jor ni­vel téc­ni­co acom­pa­ña­do del ma­yor ni­vel tec­no­ló­gi­co pa­ra dar co­mo re­sul­ta­do un ma­ne­jo sos­te­ni­ble con ren­di­mien­tos es­ta­bi­li­za­dos y en au­men­to”, re­su­mió Gas­tón Fer­nán­dez Pal­ma, mé­di­co de pro­fe­sión.

El am­bien­te cos­te­ro de la zo­na de Ne­co­chea per­mi­te po­ner en prác­ti­ca un menú va­ria­do que in­clu­ye maíz, girasol, so­ja, tri­go, ce­ba­da y has­ta ave­na. Los rin­des de la so­ja no son los de la zo­na nú­cleo, es­tá cla­ro, pe­ro con el maíz, “un cul­ti­vo tan fan­tás­ti­co pa­ra el sue­lo” -se re­la­mió Fer­nán­dez Pal­ma-, los ren­di­mien­tos no tie­nen na­da que en­vi­diar­le a las zo­nas mai­ce­ras.

Al igual que el res­to de sus her­ma­nos, Eduar­do, uno de los tres hi­jos de Gas­tón (Fran­cis­co Agus­tín -tam­bién ingeniero agró­no­moy Marcela -ar­qui­tec­ta- com­ple­tan el trío), ab­sor­bió de su pa­dre y su ma­dre, No­ra Ras­mus­sen, la pa­sión por el cam­po. “El Ta­ba­ré”, así se lla­ma el es­ta­ble­ci­mien­to, es­tá en siem­bra di­rec­ta in­te­gral des­de los pri­me­ros años de los ‘90. La in­ten­sa ac­ti­vi­dad bio­ló­gi­ca en él pro­vo­ca una rá­pi­da des­apa­ri­ción de los ras­tro­jos.

“Adop­ta­mos to­do lo que sig­ni­fi­que bue­nas prác­ti­cas agrí­co­las”, con­tó Gas­tón. Al la­do, Eduar­do en­fa­ti­zó: “Los mo­ni­to­reos son fun­da­men­ta­les, no se ha­cen apli­ca­cio­nes de her­bi­ci­das o in­sec­ti­ci­das si no hay un mo­ni­to­reo que lo de­ter­mi­ne”.

La su­per­fi­cie to­tal tra­ba­ja­da ron­da las 1.700 hec­tá­reas.

“Apun­ta­mos a una ro­ta­ción que ten­ga un 30% de ca­da cul­ti­vo, con tri­go o ce­ba­da/so­ja, des­pués maíz y girasol o so­ja”, sos­tu­vo Eduar­do Fer­nán­dez Pal­ma.

La ce­ba­da em­pe­za­ron a sem­brar­la por la ma­la si­tua­ción co­mer­cial del tri­go. “Per­mi­te una co­se­cha an­ti­ci­pa­da que ade­lan­ta sem­brar la so­ja de se­gun­da, al­go que en es­ta zo­na fría es de­ter­mi-

nan­te”, ex­pli­có Eduar­do.

A pe­sar de los es­fuer­zos por in­cluir­lo, el úl­ti­mo tri­go que sem­bra­ron fue ha­ce tres años. “Aun­que es un cul­ti­vo de es­truc­tu­ra ro­ta­cio­nal bá­si­ca y en es­ta zo­na tan­to rin­de co­mo ca­li­dad se dan bien, las ano­ma­lías co­mer­cia­les nos obli­gan a no ha­cer­lo”, ex­pli­có Gas­tón. Si bien es­ta cam­pa­ña los pre­cios de ce­ba­da son “ma­los” se pue­de co­mer­cia­li­zar me­jor que el tri­go.

“Hoy sem­brar 300-400 hec­tá­reas de maíz en el sud­es­te bo­nae­ren­se es una apues­ta fuer­te a la sus­ten­ta­bi­li­dad”, re­co­no­ció Fer­nán­dez Pal­ma. Por eso, ocu­pa un 20%-30% de sus ro­ta­cio­nes.

“La zo­na es en­dé­mi­ca­men­te po­bre en fós­fo­ro; sin em­bar­go, con el co­rrer de los años lo­gra­mos man­te­ner ni­ve­les al­tos”, ex­pli­ca­ron los Fer­nán­dez Pal­ma. Se fer­ti­li­zan to­dos los cul­ti­vos, in­clu­so la so­ja de se­gun­da. En cuan­to al ni­tró­geno, in­de­pen­dien­te­men­te de los aná­li­sis de sue­lo, se tra­ba­ja con lí­qui­do en un equi­va­len­te a 200 ki­los de urea.

Los ren­di­mien­tos los úl­ti­mos años no han ba­ja­do de 80 a 100 quin­ta­les por hec­tá­rea de maíz. To­dos los hí­bri­dos im­plan­ta­dos son RR, pe­ro el tra­ta­mien­to de ma­le­zas es tra­di­cio­nal. El gli­fo­sa­to se apli­ca ex­clu­si­va­men­te en mo­men­tos par­ti­cu­la­res.

Por otra par­te, el girasol es un cul­ti­vo de muy bue­nas ex­pec­ta­ti­vas en la zo­na y cons­ti­tu­ye una ex­ce­len­te ca­ma de siem­bra pa­ra im­plan­tar la fi­na si­guien­te. En ma­te­ria de olea­gi­no­sas, con la bio­tec­no­lo­gía y las nue­vas va­rie­da­des de so­ja, jun­to con la siem­bra di­rec­ta, le per­mi­tie­ron a es­te cul­ti­vo adap­tar­se más a la zo­na. En El Ta­ba­ré siem­bran una so­ja de cgru­po 3 cor­to des­pués de ce­ba­da. “Con la lluvia del mes de fe­bre­ro, tie­ne el ca­mino alla­na­do ha­cia un buen ren­di­mien­to, aun­que pa­de­ce­mos el au­men­to de en­fer­me­da­des, par­ti­cu­lar­men­te en Ne­co­chea”, apun­tó Gas­tón. Y agre­gó, co­mo al­ter­na­ti­va pa­ra ba­jar la in­ci­den­cia de las en­fer­me­da­des, que se usan cul­ti­vos de co­ber­tu­ra, tra­tan­do de que los lo­tes es­tén con co­ber­tu­ra to­do el año.

Un repaso por los ren­di­mien­tos mues­tra que, en pro­me­dio, la so­ja de pri­me­ra rin­de 30 qq/ha y 20 qq/ha, si es de se­gun­da; 60 qq/ha en tri­go y 30 qq/ha en girasol.

Tam­bién ha­cen agri­cul­tu­ra pa­ra ga­na­de­ría, con em­bol­sa­do de ave­na, apro­ve­chan­do su al­to con­te­ni­do pro­tei­co, y es­tán in­cur­sio­nan­do en el es­ta­bu­la­mien­to per­ma­nen­te de las va­cas de cría, en pos de lo­grar un des­te­te an­ti­ci­pa­do de los ter­ne­ros. Si bien el ro­deo es mix­to, pre­do­mi­na la ra­za Aber­deen An­gus.

“Usa­mos el 30% del maíz que pro­du­ci­mos pa­ra con­ver­tir­lo en car­ne”, con­tó Eduar­do. Y an­ti­ci­pó: “Te­ne­mos la me­ta de agre­gar­le va­lor a to­do lo que pro­du­ci­mos”.

“La de­man­da de ali­men­tos y ener­gías re­no­va­bles es un ca­mino inexo­ra­ble que de­be­rá com­pren­der y aten­der cual­quie­ra que sea el ré­gi­men o par­ti­do po­lí­ti­co que es­té go­ber­nan­do paí­ses con el po­ten­cial ali­men­ta­rio de la Ar­gen­ti­na”, opi­na­ron los Fer­nán­dez Pal­ma.

Co­mo buen ex rug­bier, Gas­tón va al fren­te y le po­ne el pe­cho al de­ba­te pa­ra de­fen­der al sec­tor que ama. “Se em­pe­zó a tra­ba­jar pe­ro aún nos fal­ta mu­cho; el pro­duc­tor tie­ne que en­ten­der que de­be cru­zar la tran­que­ra, ca­pa­ci­tar­se, ha­blar con re­fe­ren­tes de las co­mu­ni­da­des, se ne­ce­si­ta más co­la­bo­ra­ción en­tre to­das las en­ti­da­des”, ex­pre­só.

Y apun­tó: “Te­ne­mos que des­ti­nar di­ne­ro pa­ra ha­cer lobby, que no es ma­la pa­la­bra. Sig­ni­fi­ca po­der en­se­ñar­les a los le­gis­la­do­res qué ha­ce­mos y qué ne­ce­si­ta­mos pa­ra pro­du­cir ali­men­tos”.

Así, a pe­sar de ca­li­fi­car la cam­pa­ña co­mo “pé­si­ma” por la “in­ter­ven­ción fe­roz del Es­ta­do, el atra­so cam­bia­rio, los cos­tos des­me­su­ra­dos, las re­ten­cio­nes in­sos­te­ni­bles, mer­ca­dos in­ter­na­cio­na­les en ba­ja, tra­bas a la ga­na­de­ría de ex­por­ta­ción, fal­ta de diá­lo­go, cli­ma ame­na­za­dor y gra­ves fa­llas lo­gís­ti­cas”, Fer­nán­dez Pal­ma pa­dre re­ma­tó: “Si yo no fue­se op­ti­mis­ta no hu­bie­se en­tra­do tres ve­ces por se­ma­na du­ran­te ca­si 45 años a un qui­ró­fano”.

Jun­tos. Fer­nán­dez Pal­ma (der.), con su hi­jo Eduar­do, ingeniero agró­no­mo, en el cam­po “El Es­tri­bo”. Atrás, avan­za el equi­po que siem­bra la so­ja, en es­te ca­so so­bre un ras­tro­jo de ce­ba­da.

En el lo­te. Fer­nán­dez Pal­ma (izq.) jun­to a su hi­jo Eduar­do, en un maíz. El ce­real es un cul­ti­vo cla­ve en el cam­po fa­mi­liar.

Ga­na­de­ros. En “El Ta­ba­ré” aho­ra es­tán pro­ban­do es­ta­bu­lar de ma­ne­ra per­ma­nen­te a la va­ca de cría pa­ra lo­grar un des­te­te an­ti­ci­pa­do de los ter­ne­ros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.