El girasol aso­ma la ca­be­za y pi­de ma­yor es­pa­cio

Un in­for­me de Asagir di­ce que la ba­ja de otros gra­nos me­jo­ra la com­pe­ti­ti­vi­dad de es­ta olea­gi­no­sa.

Clarin - Rural - - LA NUEVA CAMPAÑA -

El girasol es­tá re­cu­pe­ran­do com­pe­ti­ti­vi­dad fren­te a otras al­ter­na­ti­vas agrí­co­las. Te­nien­do en cuen­ta que el con­tex­to glo­bal evi­den­cia que la de­man­da internacional de ce­rea­les y olea­gi­no­sas no ce­de y los pre­cios de los commodities se des­plo­ma­ron, co­mo con­se­cuen­cia de una sú­per pro­duc­ción mun­dial de gra­nos, el girasol es el grano que pre­sen­ta la me­nor caí­da y vuel­ve a ga­nar te- rreno en­tre las op­cio­nes de siem­bra de los pro­duc­to­res ar­gen­ti­nos, di­cen des­de la Aso­cia­ción Ar­gen­ti­na de Girasol (Asagir).

La me­jor po­si­ción re­la­ti­va que ofre­ce es­ta olea­gi­no­sa se sus­ten­ta por di­ver­sas vías, se­ña­la Asagir. Con las ac­tua­les co­ti­za­cio­nes pa­ra la nue­va co­se­cha (el acei­te de girasol en Rot­ter­dam co­ti­za­ba en los úl­ti­mos días a 850 dó­la­res, en pro­me­dio, por to­ne­la­da) y la bo­ni­fi­ca­ción por ma­te­ria gra­sa (en pro­me­dio en­tre un 8% y un 15%, se­gún la zo­na), la olea­gi­no­sa es una de las me­jo­res al­ter­na­ti­vas y una de las más com­pe­ti­ti­vas en mu­chas zo­nas agrí­co­las del país.

Un tra­ba­jo de la en­ti­dad agre­ga que es­te me­jor po­si­cio­na­mien­to del cul­ti­vo es­tá in­ser­to, igual­men­te, en el ac­tual con­tex­to de ba­ja ren­ta­bi­li­dad agrí­co­la ge­ne­ra­li­za­do, mo­ti­va­do por el re­tra­so cam­bia­rio y la ele­va­da car­ga fis­cal.

Tam­bién exis­ten otras for­ta­le­zas que fa­vo­re­cen la com­pe­ti­ti­vi­dad de la olea­gi­no­sa y que es­tán em­pu­jan­do la siem­bra, des­ta­can des­de Asagir.

Una de ellas es que ofre­ce dis­tin­tas al­ter­na­ti­vas de pro­duc­ción -por ejem­plo, fren­te a los lo­tes con pre­sen­cia de ma­le­zas “pro­ble­ma”- y, a la vez, que per­mi­te op­tar por di­fe­ren­tes opor­tu­ni­da­des de ne­go­cios, ya que es­tá la po­si­bi­li­dad de sem­brar hí­bri­dos li­no­lei­co, al­to olei­co o con­fi­te­ro, en sus ver­sio­nes con­ven­cio­na­les o Clear­field (CL). Un ejem­plo es el cre­ci­mien­to de la su­per­fi­cie sem­bra­da con girasol al­to olei­co, que en la cam­pa­ña 2014/15 ron­da­rá las 250.000 hec­tá­reas, em­pu­ja­da por el au­men­to de la de­man­da, fun­da­men­tal­men­te de la Unión Eu­ro­pea, y la me­nor com­pe­ten­cia que en es­ta al­ter­na­ti­va ofre­cen Ucra­nia y Ru­sia, que no pro­du­cen girasol al­to olei­co. Esas cau­sas lle­va­ron a que ca­si se en­cuen­tre ago­ta­da la ofer­ta de se­mi­lla de es­ta ver­sión de la olea­gi­no­sa.

Ade­más, el cul­ti­vo ofre­ce co­mo ven­ta­ja téc­ni­ca una co­se­cha tem­pra­na, fren­te a los otros cul­ti­vos de gra­nos grue­sos, lo que im­pli­ca una ma­yor se­gu­ri­dad an­te las llu­vias de oto­ño y un in­gre­so tem­prano de fon­dos que oxi­ge­na las fi­nan­zas de los pro­duc­to­res en un mo­men­to cla­ve. Es­te no es un da­to me­nor, afir­man des­de la en­ti­dad, ya que el girasol es re­co­no­ci­do co­mo el me­jor an­te­ce­sor a la siem­bra de cul­ti­vos de gra­nos fi­nos, co­mo tri­go y ce­ba­da.

“La in­clu­sión del girasol en la se­cuen­cia de cul­ti­vos tam­bién ofre­ce una ma­yor di­ver­si­fi­ca­ción del ries­go agrí­co­la, a la vez que apor­ta una ma­yor ra­cio­na­li­dad a las ro­ta­cio­nes. De es­ta for­ma, a tra­vés de los años, el sis­te­ma pro­duc­ti­vo lo­gra una sus­ten­ta­bi­li­dad agro­nó­mi­ca y eco­nó­mi­ca más am­plia”, sos­tie­nen los gi­ra­so­le­ros.

En de­fi­ni­ti­va, una po­si­bi­li­dad in­tere­san­te pa­ra re­pen­sar la su­per­fi­cie des­ti­na­da a girasol en zo­nas que aún es­tán a tiem­po. t

A pleno sol. Es­te año cre­ció fuer­te la siem­bra de los ma­te­ria­les al­to olei­cos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.