El fan­tas­ma de los ex­ce­den­tes

Clarin - Rural - - LOS TEMAS DE LA SEMANA - Héc­tor A. Huer­go hhuer­go@clarin.com

Me­nu­do chas­co se de­ben ha­ber lle­va­do los fa­ná­ti­cos que, azu­za­dos por el dis­cur­so ofi­cial, rom­pie­ron un si­lo bol­sa en Ca­ñue­las. Creían que en esa ca­ja de se­gu­ri­dad el “agro­gar­ca” re­te­nía so­ja, pe­ro el ta­jo sir­vió pa­ra que flu­ye­ran 180 to­ne­la­das de maíz.

Mu­cha­chos, hay 15 mi­llo­nes de to­ne­la­das de maíz que no tie­nen com­pra­dor por­que el go­bierno, que ago­ni­za por fal­ta de dó­la­res, no abre la ex­por­ta­ción. Ya es­ta­mos en ple­na cam­pa­ña pa­ra la pró­xi­ma co­se­cha y es­ta pé­si­ma se­ñal se re­fle­ja en una caí­da del 15% en la in­ten­ción de siem­bra de es­te ce­real, una ten­den­cia abo­na­da por la abrup­ta caí­da de to­dos los pre­cios. Pe­ro al que más le pe­ga es al maíz, por su ma­yor costo de pro­duc­ción, en par­ti­cu­lar la in­ci­den­cia de los fle­tes.

Pe­ro de­je­mos nues­tras ba­ta­llas cul­tu­ra­les, por­que des­pués de to­do so­lo que­da un año pa­ra que ter­mi­ne es­te ci­clo de­le­té­reo. Lo per­di­do, per­di­do es­tá, y la cues­tión es pro­gra­mar la re­cu­pe­ra­ción. Y pa­ra ello, lo pri­me­ro es in­ten­tar un buen diag­nós­ti­co.

Pa­ra mu­chos, se ter­mi­nó el “vien­to de co­la” y vol­ve­mos a un pa­no­ra­ma do­mi­na­do por los gran­des ex­ce­den­tes agrí­co­las. No es así. El mun­do cam­bió de­fi­ni­ti­va­men­te. La tran­si­ción die­té­ti­ca y la de­man­da de bio­ener­gía, los dos gran­des dri­vers que im­pul­sa­ron la li­qui­da­ción de los stocks acu­mu­la­dos du­ran­te años de “más ven­de­do­res que com­pra­do­res”, man­tie­nen su ple­na vi­gen­cia.

Lo que su­ce­de es que se cum­plió otro apo­teg­ma de la eco­no­mía real, que di­ce que “el re­me­dio pa­ra los al­tos pre­cios son los al­tos pre­cios”. El au­men­to ver­ti­gi­no­so de los gra­nos alen­tó el au­men­to de la su­per­fi­cie sem­bra­da y fue un fuer­te im­pul­so a la nue­va tec­no­lo­gía en to­do el mun­do.

Los dos gran­des pro­ta­go­nis­tas fue­ron el maíz y la so­ja. Am­bos, tí­pi­ca­men­te ame­ri­ca­nos. En los EE.UU. se aban­do­nó el “set asi­de”, que con­sis­tía en de­jar tie­rras en bar­be­cho ba­jo el ve­lo del conservacionismo. Pa­ra ac­ce­der a

Pa­ra mu­chos, se ter­mi­nó el vien­to de co­la, pe­ro no es así. El mun­do cam­bió.

me­di­das de apo­yo, co­mo pre­cios sos­tén, cré­di­tos blan­dos, etc, los far­mers te­nían que de­jar sin sem­brar par­te de sus cha­cras. Cuan­do los pre­cios se dis­pa­ra­ron, plan­ta­ron has­ta aden­tro del jar­dín.

En Su­da­mé­ri­ca, el cre­ci­mien­to fue mu­cho más fuer­te. Bra­sil, Pa­ra­guay y Bo­li­via le ga­na­ron a los ce­rra­dos más de 20 mi­llo­nes de hec­tá­reas. Bra­sil cre­ció con el do­ble cul­ti­vo so­ja-maíz. Ar­gen­ti­na, y lue­go Uru­guay, con­vir­tie­ron cam­pos ga­na­de­ros en agrí­co­las. Ha­ce diez años, Ar­gen­ti­na y Bra­sil em­par­da­ron la pro­duc­ción de so­ja de los EE.UU.. Hoy, a pe­sar de la gran co­se­cha nor­te­ame­ri­ca­na, Bra­sil no ne­ce­si­ta acom­pa­ñan­tes pa­ra ser el nú­me­ro uno. Y ya es el nú­me­ro dos en maíz.

En­ton­ces, re­apa­re­ce abrup­ta­men­te el fan­tas­ma de los ex­ce­den­tes. Y su con­se­cuen­cia, los ba­jos pre­cios. Es pro­ba­ble que ha­ya que li­diar con es­te pa­no­ra­ma por un tiem­po. Sin em­bar­go, así co­mo el re­me­dio pa­ra los al­tos pre­cios fue­ron los al­tos pre­cios, tam­bién se da­rá la in­ver­sa. Con es­tos va­lo­res, la pro­duc­ción de­ja­rá de cre­cer co­mo lo hi­zo has­ta aho­ra, aun­que con­vie­ne con­si­de­rar que es­tos fe­nó­me­nos tie­nen cier­ta iner­cia.

Por otro la­do, hay nue­vas ame­na­zas, co­mo la apa­ri­ción de ma­le­zas to­le­ran­tes a her­bi­ci­das cla­ve has­ta aho­ra, co­mo el gli­fo­sa­to. El De­par­ta­men­to de Agri­cul­tu­ra de los EEUU apro­bó es­ta se­ma­na el even­to “En­list” de Dow, que com­bi­na re­sis­ten­cia a gli­fo y 2,4D, una he­rra­mien­ta más en la ba­ta­lla con­tra es­te nue­vo fla­ge­lo que ya afec­ta a la mi­tad de la su­per­fi­cie agrí­co­la del Mid West. Y mu­cho más en la Ar­gen­ti­na, don­de al­gu­nas ma­le­zas de­la­tan el fin de la era del gli­fo so­lo.

Fren­te a es­te pa­no­ra­ma, cual­quier es­fuer­zo por ge­ne­rar nue­va de­man­da pa­sa a pri­mer plano. La­men­ta­ble­men­te, en los EEUU el de­ba­te “ali­men­tos vs. Ener­gía” fre­nó el cre­ci­mien­to de las plan­tas de eta­nol de maíz. En los úl­ti­mos diez años, es­tas plan­tas di­gi­rie­ron 1000 mi­llo­nes de to­ne­la­das de maíz. Los pre­cios ba­ja­ron por­que los stocks fi­na­les es­ta­rán en 40 mi­llo­nes de to­ne­la­das. Ima­gi­ne­mos qué hu­bie­ra pa­sa­do sin el “re­me­dio” del eta­nol. t

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.