Man­dan fru­ta, pe­ro sa­ben...

Le­des­ma es, des­de Ju­juy, el prin­ci­pal ex­por­ta­dor de na­ran­jas del país. Del ju­go a los cos­mé­ti­cos.

Clarin - Rural - - AGROINDUSTRIA - GRAL. SAN MAR­TIN, JU­JUY. ENV. ES­PE­CIAL Lu­cas Vi­lla­mil cla­rin­ru­ral@clarin.com

El ver­de rei­na en el es­te de la pro­vin­cia de Ju­juy, don­de las yun­gas do­mi­nan el pai­sa­je y son el há­bi­tat de una enor­me bio­di­ver­si­dad. A sus pies, en la lo­ca­li­dad de Li­ber­ta­dor Ge­ne­ral San Mar­tín, se al­za una de las prin­ci­pa­les agroin­dus­trias de la Ar­gen­ti­na: el in­ge­nio Le­des­ma.

Cla­rín Ru­ral vi­si­tó los cam­pos y las enor­mes fá­bri­cas de es­ta em­pre­sa que es muy co­no­ci­da por su pro­duc­ción de azú­car y pa­pel a par­tir de la ca­ña, pe­ro que tam­bién pro­du­ce ener­gía y es la prin­ci­pal ex­por­ta­do­ra de na­ran­jas y una de las ma­yo­res pro­duc­to­ras de po­me­los y li­mo­nes del país. Es su pa­ta me­nos co­no­ci­da, y pa­ra ser fiel a la ma­triz in­dus­tria­li­za­do­ra, pro­ce­sa allí mis­mo las fru­tas pa­ra la pro­duc­ción de ju­gos con­cen­tra­dos y acei­tes esen­cia­les.

Her­nán González Na­va­rro, je­fe de In­ves­ti­ga­ción y Ges­tión de Ca­li­dad de Fru­tas y Ju­gos de la fir­ma, re­cuer­da que si bien ya exis­tían al­gu­nas fin­cas en las tie­rras de Le­des­ma, fue en los años 80 cuan­do el ne­go­cio de la fru­ta to­mó ma­yor im­pul­so. La co­se­cha de ca­ña de azú­car, prin­ci­pal ac­ti­vi­dad de la fir­ma, es­ta­ba en pleno pro­ce­so de me­ca­ni­za­ción y gran par­te de la mano de obra que de­ja­ba de ser empleada en la za­fra fue in­cor­po­ra­da a la pro­duc­ción de cí­tri­cos. Lue­go se rea­li­za­ron in­ver­sio­nes en la plan­ta de em­pa­que y en la fa­bri­ca­ción de ju­gos, y hoy cuen­tan con 3.000 hec­tá­reas de cí­tri­cos y pro­du­cen unas 100.000 to­ne­la­das de fru­ta por año.

El pro­ce­so pro­duc­ti­vo, se­gún ex­pli­ca González Na­va­rro, co­mien­za en el vi­ve­ro con la se­lec­ción de los plan­ti­nes que se­rán im­plan­ta­dos en las fin­cas. Ca­da año se re­nue­van unas 80 hec­tá­reas y, en to­tal, la em­pre­sa cuen­ta con al­re­de­dor de un mi­llón de plan­tas. El cui­da­do de las fin­cas in­clu­ye, en­tre otras co­sas, la po­da y el rie­go por go­teo. Ade­más, a las plan­tas se les ha­ce aná­li­sis de nu­trien­tes pe­rió­di­ca­men­te y se les re­po­ne ni­tró­geno, fós­fo­ro y po­ta­sio a tra­vés del fer­ti­rrie­go.

Una plan­ta pue­de dar unos 200250 ki­los de fru­ta por año, de­pen­dien­do de la es­pe­cie. La naranja, por ejem­plo, se co­se­cha una vez por año, en­tre mar­zo y sep­tiem­bre, mien­tras que el li­món tie­ne al me­nos dos co­se­chas anua­les.

“Ac­tual­men­te, la co­se­cha de na­ran­jas, li­mo­nes y po­me­los em­plea a 1.500/2.000 per­so­nas, y el em­pa­que a otras 400”, di­ce González Na­va­rro, y co­men­ta que hoy la in­dus­tria­li­za­ción se vol­vió un ne­go­cio atrac­ti­vo por el cre­ci­mien­to del con­su­mo de aguas sa­bo­ri­za­das.

El ca­so del po­me­lo ro­sa­do es pa­ra­dig­má­ti­co. Le­des­ma era el prin­ci­pal ex­por­ta­dor de po­me­los del país, pe­ro ac­tual­men­te de­di­ca to­da su pro­duc­ción a la in­dus­tria, que cuen­ta con una de­man­da ex­tra­or­di­na­ria. Y cuan­do se pro­du­ce pa­ra la ven­ta de fru­ta fres­ca el ma­ne­jo es di­fe­ren­te. “En la fru­ta fres­ca, el as­pec­to ex­terno co­bra ma­yor im­por­tan­cia, por lo que el con­trol de pla­gas y en­fer­me­da­des que pue­dan da­ñar­la es más in­ten­si­vo. En el uso in­dus­trial, en cam­bio, no tie­ne im­por­tan­cia el as­pec­to ex­terno y sí lo tie­ne una ba­ja pre­sen­cia de pla­gui­ci­das”, ex­pli­ca el téc­ni­co.

El pro­ce­sa­mien­to con­sis­te en se­pa­rar el ju­go, el acei­te y la cás­ca­ra de la fru­ta. El ju­go, que en un co­mien­zo tie­ne cer­ca del 90% de agua, pa­sa por un va­po­ri­za­dor pa­ra que­dar con­cen­tra­do, con ape­nas un 20% de agua. Lue­go se lo guar­da en cá­ma­ras de frío a -20°. El ju­go se co­mer­cia­li­za con­ge­la­do. Los acei­tes (unas 300 to­ne­la­das anua­les) se uti­li­zan en las in­dus­trias de ali­men­ta­ción y per­fu­me­ría.

“Has­ta el mo­men­to, la cás­ca­ra so­bran­te del pro­ce­so in­dus­trial vuel­ve a los lo­tes y es usa­da co­mo abono, o se la ven­de pa­ra el con­su­mo ani­mal, pe­ro se es­tá ana­li­zan­do la cons­truc­ción de un se­ca­de­ro que per­mi­ta trans­for­mar la cás­ca­ra en pec­ti­na, un pro­duc­to usa­do en yo­gu­res y cos­mé­ti­cos”, con­clu­ye González Na­va­rro.

Ida y vuel­ta. A la izq., unaa plan­ta­ción dee na­ran­jas, al pie de Las

Yun­gas. A la der., Her­nán González Na­va­rro, de Le­des­ma,

con na­ran­jas s

y li­mo­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.