En Per­ga­mino le di­cen adiós a las ro­ta­cio­nes rí­gi­das

La Cha­cra Per­ga­mino, de Aa­pre­sid, es­tá pro­ban­do, con bue­nos re­sul­ta­dos, di­ver­sas ro­ta­cio­nes in­ten­si­vas pa­ra op­ti­mi­zar el uso de to­dos los re­cur­sos.

Clarin - Rural - - TAPA - PER­GA­MINO. ENVIADA ES­PE­CIAL. Ma­rie­la Va­que­ro cla­rin­ru­ral@clarin.com

En una cha­cra de Aa­pre­sid prue­ban nue­vos es­que­mas.

In­ves­ti­gar con mé­to­do cien­tí­fi­co en el cam­po, pa­ra ha­llar la so­lu­ción a los pro­ble­mas con­cre­tos que los pro­duc­to­res de­ben en­fren­tar ca­da cam­pa­ña: ese es el ob­je­ti­vo del Sis­te­ma Cha­cras de la Aso­cia­ción Ar­gen­ti­na de Pro­duc­to­res en Siem­bra Di­rec­ta (Aa­pre­sid). Se tra­ta de un mo­de­lo coor­di­na­do de tra­ba­jo en­tre pro­duc­to­res y ex­per­tos de las cien­cias agra­rias pa­ra desa­rro­llar tec­no­lo­gías sus­ten­ta­bles, sur­gi­do ha­ce cin­co años a par­tir de un con­ve­nio en­tre el INTA y la en­ti­dad.

“Cha­cras apun­ta a ata­car a los pro­ble­mas den­tro del sis­te­ma de pro­duc­ción y en un am­bien­te par­ti­cu­lar, tra­tan­do de re­em­pla­zar las re­ce­tas por es­tra­te­gias”, ex­pli­có el di­rec­tor aca­dé­mi­co y cien­tí­fi­co del pro­gra­ma, Ro­dol­fo Gil, del INTA Cas­te­lar.

Uno de sus ob­je­ti­vos prin­ci­pa­les es lo­grar la con­ser­va­ción de los re­cur­sos na­tu­ra­les, pe­ro tam­bién au­men­tar su efi­cien­cia de uso. “Hay que em­pe­zar a usar sin­to­nía fi­na: ki­los de grano por uni­dad de nu­trien­tes, o ki­los por can­ti­dad de agua, o por li­tro de com­bus­ti­ble fó­sil”, ejem­pli­fi­có Gil.

La Cha­cra Per­ga­mino es­tá in­te- gra­da por tre­ce em­pre­sas del nor­te de Bue­nos Ai­res y Sur de San­ta Fe y una ge­ren­te téc­ni­co de desa­rro­llo (GTD), la ingeniero agró­no­ma Be­lén Agos­ti, quie­nes han lle­va­do ade­lan­te en­sa­yos a cam­po en cin­co es­ta­ble­ci­mien­tos du­ran­te tres años jun­to al INTA lo­cal, con la co­la­bo­ra­ción de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal del Oes­te de Bue­nos Ai­res (Un­no­ba) y em­pre­sas pri­va­das.

Con el mo­de­lo pro­duc­ti­vo tra­di­cio­nal, una ro­ta­ción tri­go-so­ja de 2°-maíz-so­ja de 1°, dio ren­di­mien­tos pro­me­dios (me­di­do en seis de los cam­pos) de 4.130 kg/ha, 2.559 kg/ha, 8.006 kg/ha y 3.489 kg/ha, res­pec­ti­va­men­te, con un ín­di­ce de in­ten­si­dad de uso de sue­lo de 0,58 (días ocu­pa­dos so­bre días de la ro­ta­ción).

“Los pro­duc­to­res se pre­gun­ta­que­mas, ban por qué en la zo­na nú­cleo no po­dían me­jo­rar sus ren­di­mien­tos aún in­cre­men­tan­do el ni­vel de in­su­mos y tam­bién te­mían es­tar de­te­rio­ran­do el sue­lo a pe­sar de ha­cer bue­nas ro­ta­cio­nes”, con­tó Agos­ti.

Por eso, “se pro­ba­ron otros es- in­ten­si­fi­can­do y di­ver­si­fi­can­do las ro­ta­cio­nes, a fin de de­ter­mi­nar si era po­si­ble ser más pro­duc­ti­vos y a la vez más efi­cien­tes en el uso de los re­cur­sos co­mo agua y nu­trien­tes, be­ne­fi­cian­do al am­bien­te”, ex­pli­có la in­ge­nie­ra.

To­man­do co­mo tes­ti­go a la ro­ta­ción tra­di­cio­nal tri­go-so­ja de 2°maíz-so­ja de 1°, se in­cre­men­tó la in­ten­si­dad de uso, pa­san­do de in­di­ce de 0,58 a 0,65-0,75 (tres cul­ti­vos en dos años, co­mo ar­ve­ja/maíz-sor­go); 0,85-0,90 (dos cul­ti­vos por año co­mo ar­ve­ja/maíz-tri­go-so­ja de 2° y tri­go-so­ja de 2°-vi­cia/maíz); 0,93 (só­lo gra­mí­neas, co­mo ce­ba­da/sor­go-tri­go/maíz de se­gun­da); y una pas­tu­ra con­so­cia­da co­mo ex­tre­mo de in­ten­si­fi­ca­ción.

El ob­je­ti­vo fue ha­cer más cul­ti­vos por año pa­ra cap­tu­rar el agua y ge­ne­rar ma­yor pro­duc­ción de bio­ma­sa pa­ra el sis­te­ma, au­men­tar el ni­vel de car­bono en el sue­lo y ajus­tar la fertilización.

Lue­go, ca­da es­que­ma se eva­luó con in­di­ca­do­res de pro­duc­ción, de efi­cien­cia y de pro­ce­sos. Si bien al­gu­nos de los re­sul­ta­dos ob­te­ni­dos re­que­ri­rían más tiem­po de estudio, apor­tan ya in­for­ma­ción va­lio­sa acer­ca de los di­fe­ren­tes mo­de­los pro­duc­ti­vos.

“Cuan­do el cul­ti­vo an­te­ce­sor fue una gra­mí­nea, los ren­di­mien­tos ca­ye­ron tan­to en maíz co­mo en so­ja y tri­go”, in­for­mó Agos­ti. El apor­te de car­bono ten­dió a au­men­tar en las ro­ta­cio­nes de ma­yor in­ten­si­dad. “A di­fe­ren­cia de lo es­pe­ra­do, los es­que­mas 100% gra­mí­neas no die­ron el ma­yor ni­vel de apor­te de car­bono por­que sus ren­di­mien­tos es­tu­vie­ron de­pri­mi­dos”, in­di­có la in­ge­nie­ra.

Agre­gó que “la in­ten­si­fi­ca­ción de las ro­ta­cio­nes au­men­tó el apor­te de car­bono en los am­bien­tes de ca­li­dad in­ter­me­dia, pe­ro no así en los me­jo­res cam­pos, don­de no hu­bo res­pues­ta, y qui­zás ahí con­ven­ga ha­cer me­nos cul­ti­vos que sean más pro­duc­ti­vos ca­da uno”.

Por su par­te, la pro­duc­ti­vi­dad del agua fue ma­yor en las ro­ta­cio­nes más in­ten­sas por un au­men­to de la efi­cien­cia de cap­tu­ra. Y la pro­duc­ti­vi­dad del ni­tró­geno dis­mi­nu­yó en las ro­ta­cio­nes con ma­yor por­cen­ta­je de gra­mí­neas.

“El ba­lan­ce de es­tos tres años es muy bueno, por­que gran par­te del co­no­ci­mien­to ge­ne­ra­do en la cha­cra ya se ha in­cor­po­ra­do a los es­ta­ble­ci­mien­tos, in­ten­si­fi­can­do ro­ta­cio­nes, in­clu­yen­do cul­ti­vos de co­ber­tu­ra, y esa es una mues­tra de éxi­to”, des­ta­có Agos­ti.

La ex­pe­rien­cia Cha­cras cre­ce, por­que el co­no­ci­mien­to he­cho en el lo­te por pro­duc­to­res y cien­tí­fi­cos es un buen ca­mino pa­ra dar res­pues­ta a los pro­ble­mas que la pro­duc­ción ac­tual plan­tea en bús­que­da de sus­ten­ta­bi­li­dad. t

¿Y eso?. A la iz­quier­da, un in­fil­tró­me­tro, que mi­de la ve­lo­ci­dad de en­tra­da de agua al sue­lo. Arri­ba, Be­lén Agos­ti, res­pon­sa­ble téc­ni­ca de la Cha­cra Per­ga­mino.

Ro­dol­fo Gil. Ex­per­to del INTA Cas­te­lar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.