En pleno co­ra­zón de Io­wa

En el Es­ta­do de Io­wa, EE.UU., co­ra­zón agrí­co­la mun­dial, Cla­rín Ru­ral vi­si­tó a va­rios pro­duc­to­res de la zo­na, que cuen­tan có­mo usan la agri­cul­tu­ra de pre­ci­sión pa­ra lo­grar me­jo­res rin­des, cui­dar el me­dio am­bien­te y su­mar nue­vos ne­go­cios. Un in­for­me a fon­do

Clarin - Rural - - TAPA - GAR­DEN CITY, IO­WA. Lu­cas Vi­lla­mil EN­VIA­DO ES­PE­CIAL. cla­rin­ru­ral@clarin.com

El es­ta­do de Io­wa es el co­ra­zón del cin­tu­rón mai­ce­ro es­ta­dou­ni­den­se y en sus sue­los ne­gros abun­dan­te­men­te re­ga­dos por la lluvia se pro­du­ce una gran par­te del maíz del mun­do. Con 26 mi­llo­nes de hec­tá­reas des­ti­na­das a la agri­cul­tu­ra, el es­ta­do li­de­ra la pro­duc­ción nor­te­ame­ri­ca­na de maíz, so­ja, hue­vos y car­ne de cer­do, y si Io­wa fue­se un país, se­ría el ter­cer pro­duc­tor mun­dial de maíz y el cuar­to de so­ja.

En el con­tex­to de una co­se­cha ré­cord, Cla­rín Ru­ral via­jó has­ta es­tas tie­rras pa­ra vi­si­tar el cam­po de Da­niel y Brent Friest, co­no­cer a los fa­mo­sos “far­mers” y ver ha­cia dón­de apun­ta la agri­cul­tu­ra más avan­za­da del mun­do.

La ro­ta­ción clá­si­ca de es­tos far­mers es tres años de maíz y lue­go uno de so­ja

Los Friest, pa­dre e hi­jo, tra­ba­jan 320 hec­tá­reas de maíz y 200 de so­ja en la lo­ca­li­dad de Gar­den City, don­de la ro­ta­ción tí­pi­ca es de tres años de maíz y uno de so­ja. “El cam­po es­ta di­vi­di­do en cin­co am­bien­tes”, de­ta­lla Da­niel, el pa­dre, mien­tras mues­tra un ma­pa sa­te­li­tal con una ta­blet en la que es­tá car­ga­da to­da la in­for­ma­ción de ca­da lo­te.

Allí se ve có­mo va­ría la receta agro­nó­mi­ca pa­ra ca­da zo­na, o in­clu­so pa­ra ca­da fran­ja. Se­gún ex­pli­ca el pro­duc­tor, la siem­bra de maíz co­mien­za a me­dia­dos de abril y la de so­ja a prin­ci­pios de ma­yo, y la den­si­dad de siem­bra pro­me­dio es de 87.500 se­mi­llas por hec­tá­rea en maíz y 110.000 en so­ja. La dis­tan­cia en­tre hi­le­ras al­ter­na en­tre 40 y 76 cen­tí­me­tros. “En so­ja, con dis­tan­cia de 76 cen­tí­me­tros ob­te­ne­mos me­nos ki­los por hec­tá­rea, mien­tras que con 40 cen­tí­me­tros de dis­tan­cia lo­gra­mos los me­jo­res rin­des”, di­ce Friest. La pro­duc­ción anual de maíz, por su par­te, en oca­sio­nes de ha acer­ca­do a las 20 to­ne­la­das por hec­tá­rea.

Más allá de al­gu­nas va­ria­cio­nes en los plan­teos y los ren­di­mien­tos, las tec­no­lo­gías uti­li­za­das por los far­mers nor­te­ame­ri­ca­nos no es­tán muy le­jos de las que uti­li­zan los pro­duc­to­res de van­guar­dia en la Ar­gen­ti­na, pe­ro aquí pa­re­cen ha­cer un me­jor apro­ve­cha­mien­to de los da­tos ge­ne­ra­dos por la agri­cul­tu­ra de pre­ci­sión.

Una de las má­qui­nas más mo­der­nas con las que cuen­tan los Friest es la sem­bra­do­ra “mul­ti­plan­ting”, que per­mi­te sem­brar di­fe­ren­tes ma­te­ria­les se­gún el am­bien­te. Uti­li­zan­do di­fe­ren­tes ti­pos de se­mi­llas los pro­duc­to­res lo­gran es­qui­var al­gu­nos pro­ble­mas agro­nó­mi­cos. En maíz, por ejem­plo, uti­li­zan mu­chos hí­bri­dos, tan­to Bt co­mo con­ven­cio­na­les, y no tie­nen la ne­ce­si­dad de apli­car in­sec­ti­ci­das, por­que la so­ja sí es pul­ve­ri­za­da con in­sec­ti­ci­das y be­ne­fi­cia al maíz pos­te­rior.

Ade­más, las ma­le­zas re­sis­ten­tes, que son un se­rio pro­ble­ma en EE.UU., aun no afec­tan tan gra­ve­men­te a los Friest por­que has­ta el año pa­sa­do so­lo ha­cían so­ja no trans­gé­ni­ca, con la que ob­tie­nen rin­des al­go me­no­res a 3.000 kg/ha y no apli­ca­ban tan­to gli­fo­sa­to.

Lo que si preo­cu­pa mu­cho a los pro­duc­to­res de es­tas la­ti­tu­des es la ero­sión. Los nu­trien­tes del sue­lo son el prin­ci­pal ca­pi­tal de la re­gión, pe­ro con un ré­gi­men pro­me­dio de pre­ci­pi­ta­cio­nes de unos 780 mi­lí­me­tros por año, mu­chos mi­ne­ra­les se es­cu­rren y de­jan de apor­tar fer­ti­li­dad al sue­lo pa­ra ter­mi­nar con­ta­mi­nan­do el gol­fo de Mé­xi­co, don­de

desem­bo­ca el río Mis­sis­sip­pi.

Por eso, los far­mers co­men­za­ron a cuan­ti­fi­car la pér­di­da de ni­tró­geno y fós­fo­ro y se plan­tea­ron el ob­je­ti­vo de re­du­cir­la en un 45%. Pa­ra ello no bas­ta con re­po­ner fer­ti­li­zan­tes, sino que hay que me­jo­rar su efi­cien­cia de con­su­mo.

“El uso glo­bal de fer­ti­li­zan­tes cre­ció 500 % en los úl­ti­mos 40 años (800% el ni­tró­geno y 300% el fós­fo­ro). Mien­tras tan­to, en Io­wa el uso de ni­tró­geno ba­jó en los úl­ti­mos años pe­ro los rin­des cre­cie­ron. Eso in­di­ca que me­jo­ró la efi­cien­cia de uso”, afir­ma Dean Lem­ke, pro­duc­tor agro­pe­cua­rio y di­rec­ti­vo de la Aso­cia­ción de Agro­ne­go­cios de Io­wa, pre­sen­te en la vi­si­ta de Cla­rín

Ru­ral al cam­po de los Friest. “A su vez -des­ta­ca-, en com­pa­ra­ción con 1980, la ero­sión anual dis­mi­nu­yó en 1.400 mi­llo­nes de ki­los”.

Brent Friest de­ta­lla que en su cam­po apli­can unos 113 ki­los por hec­tá­rea de ni­tró­geno en so­ja y has­ta 170 en maíz, y que hi­cie­ron en­sa­yos por am­bien­tes y de­ter­mi­na­ron que una aplicacion de vein­te ki­los ex­tra de ni­tró­geno no ge­ne­ra un sal­to en el rin­de que jus­ti­fi­que la in­ver­sión. “Cuan­tos más en­sa­yos ha­ce­mos, más pre­gun­tas te­ne­mos”, di­ce Brent, mien­tras mues­tra los de­ta­lles de una apli­ca­do­ra de úl­ti­ma ge­ne­ra­ción que se adap­ta pa­ra la apli­ca­ción de her­bi­ci­das, in­sec­ti­ci­das, fun­gi­ci­das y fer­ti­li­zan­tes lí­qui­dos, in­clu­so cuan­do los cul­ti­vos ya es­tán desa­rro­lla­dos. “Tie­ne un an­cho de la­bor de has­ta 100 pies y es­tá equi­pa­da con un de­tec­tor de ma­te­ria ver­de que ana­li­za las plan­tas y de­ter­mi­na la do­sis ne­ce­sa­ria de fer­ti­li­zan­te pa­ra rea­li­zar una apli­ca­ción más pre­ci­sa”, de­ta­lla.

Pa­ra re­du­cir la pér­di­da de nu­trien­tes, se­gún Lem­ke, las prin­ci­pa­les car­tas con las que cuen­tan los pro­duc­to­res son la siem­bra di­rec­ta, el di­se­ño de te­rra­zas, la siem­bra de cul­ti­vos de co­ber­tu­ra y el ma­ne­jo in­te­gral de nu­trien­tes. “Pe­ro no hay una so­la prác­ti­ca que nos va­ya a dar la res­pues­ta, no exis­te la ba­la de pla­ta”, ad­vier­te Lem­ke.

La adop­ción de siem­bra di­rec­ta en Io­wa ron­da el 30 por cien­to, y en nin­gún ca­so es con­ti­nua. La so­ja se ha­ce con la­bran­za ce­ro, pe­ro pa­ra el maíz los pro­duc­to­res si­guen usan­do la ras­tra de dis­cos por­que de esa ma­ne­ra el sue­lo lo­gra una tem­pe­ra­tu­ra más ade­cua­da que lue­go se tra­du­ce en me­jo­res rin­des. Una de las com­pli­ca­cio­nes de la pro­duc­ción de Io­wa es que en no­viem­bre co­mien­za a ne­var y el sue­lo que­da cu­bier­to por nie­ve du­ran­te va­rios me­ses. Aun así, la in­cor­po­ra­ción de cul­ti­vos de co­ber­tu­ra es una de las prác­ti­cas que tu­vo ma­yor adop­ción y en la que ac­tual­men­te hay más in­no­va­ción.

“Em­pe­cé a ha­cer cen­teno co­mo cul­ti­vo de co­ber­tu­ra ha­ce cua­tro años pa­ra evi­tar la ero­sión, y aho­ra en­cuen­tro otros be­ne­fi­cios, co­mo una me­jor es­truc­tu­ra de sue­los y re­ten­ción de nu­trien­tes. Ade­más, tu­ve los me­jo­res po­ro­tos de so­ja de mi vi­da”, di­ce Gor­don Was­se­naar, pro­duc­tor de Prai­rie City, en el cen­tro del Es­ta­do, tam­bién pre­sen­te en la vi­si­ta.

Es­te año, los Friest tam­bién es­tán co­men­zan­do a pro­bar con el rábano co­mo cul­ti­vo de co­ber­tu­ra, y es­pe­ran que crez­ca lo má­xi­mo po­si­ble an­tes de la lle­ga­da de la nie­ve.

De es­ta ma­ne­ra, con al­gu­nas va­ria­cio­nes en el cli­ma y en el ma­ne­jo, la ten­den­cia es la mis­ma pa­ra los pro­duc­to­res es­ta­dou­ni­den­ses y ar­gen­ti­nos: el uso de la in­for­ma­ción pa­ra lo­grar ma­yor pre­ci­sión pro­duc­ti­va y me­nor im­pac­to am­bien­tal. Ese es el ca­mino. t

El reino del maíz. Da­niel Friest, en su cam­po de Gar­den City, Io­wa, lis­to pa­ra la co­se­cha.

Pro­ta­go­nis­tas. El

tren es uno de ellos. Aquí es­tá lle­gan­do a los si­los de Gar­den City. Lue­go, los gra­nos que no son trans­for­ma­dos lo­cal­men­te, o los sub­pro­duc­tos, via­jan en bar­ca­zas por el Mis­si­sip­pi al Gol­fo de Mé­xi­co. A la izq., Da­niel Friest, pro­duc­tor que re­ci­bió a Cla­rín Ru­ral en su cam­po en el co­ra­zón del cin­tu­rón mai­ce­ro.

de la Asoc. de Pro­duc­to­res de maíz. Arri­ba, los gra­nos des­ti­la­dos.

Tri­ple­te. Bien a la izq., el sue­lo ne­gro de Io­wa. Al cen­tro, Gor­don Was­se­naar,

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.