Los in­su­mos se mon­tan en la era de la pre­ci­sión

Un in­ves­ti­ga­dor del Co­ni­cet y la Univ. de La Pla­ta lle­vó a ca­bo un tra­ba­jo que per­mi­tió desa­rro­llar ino­cu­lan­tes es­pe­cí­fi­cos pa­ra dis­tin­tas zo­nas.

Clarin - Rural - - TAPA - Pa­blo Lo­sa­da plo­sa­da@clarin.com

Desa­rro­llan ino­cu­lan­tes pa­ra am­bien­tes es­pe­cí­fi­cos.

En lí­nea con la agri­cul­tu­ra que se vie­ne, más ajus­ta­da y pre­ci­sa al si­tio en el que se es­tá pro­du­cien­do, la in­dus­tria de los ino­cu­lan­tes tie­ne tam­bién un desafío a me­diano pla­zo: pen­sar en bac­te­rias adap­ta­das a de­ter­mi­na­dos sue­los y zo­nas pa­ra fa­vo­re­cer la po­ten­cia­li­dad de los cul­ti­vos.

Aní­bal Lo­dei­ro, ingeniero agró­no­mo, in­ves­ti­ga­dor del Co­ni­cet y do­cen­te de Bio­tec­no­lo­gía y Bio­lo­gía Mo­le­cu­lar de la Fa­cul­tad de Cien­cias Exac­tas de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal de La Pla­ta, es par­te de un gru­po de in­ves­ti­ga­ción que es­tu­dia so­bre ri­zo­bios que no­du­lan en so­ja y tra­ba­jan en el ajus­te de la nu­tri­ción del cul­ti­vo a tra­vés de me­jo­rar la fi­ja­ción bio­ló­gi­ca del ni­tró­geno que ha­cen las bac­te­rias.

Aso­cia­do a es­to -con­tó a Cla­rín Ru­ral- des­de ha­ce unos años co­men­za­ron a tra­ba­jar en el pro­ble­ma de la com­pe­ten­cia pa­ra la no­du­la­ción. Lo­dei­ro ex­pli­ca que “en­tre las bac­te­rias fi­ja­do­ras de ni­tró­geno que van en los ino­cu­lan­tes y las bac­te­rias fi­ja­do­ras que ya es­tán en los sue­los en los que se siem­bra so­ja ha­ce mu­chos años, hay una com­pe­ten­cia por ocu­par los nó­du­los de la raíz del cul­ti­vo”. Y agre­ga que “esa bac­te­ria que es­tá en el sue­lo tam­bién es­ta­ble­ce una sim­bio­sis con el cul­ti­vo y, si ocu­pa la ma­yo­ría de los nó­du­los, la fi­ja­ción bio­ló­gi­ca de ni­tró­geno re­sul­tan­te de­pen­de­rá de la ca­pa­ci­dad que ten­gan esas bac­te­rias que es­tán en el sue­lo y no del ino­cu­lan­te”.

Te­nien­do en cuen­ta és­to, el gru­po de Lo­dei­ro co­men­zó a tra­ba­jar en dos as­pec­tos cla­ve de la no­du­la­ción. El pri­me­ro fue có­mo me­jo­rar la ca­pa­ci­dad de la ino­cu­la­ción y el se­gun­do có­mo au­men­tar la ca­pa­ci­dad de fi­jar ni­tró­geno en la so­ja a par­tir de mi­cro­or­ga­nis­mos to­ma­dos de sue­los con una lar­ga his­to­ria so­je­ra.

Pa­ra ello, el es­pe­cia­lis­ta con­tó que re­ci­bie­ron mues­tras de sue­los de lo­tes con una lar­ga his­to­ria de so­ja de dis­tin­tas zo­nas del país (Tu­cu­mán, Cór­do­ba, San­ta Fe y Bue­nos Ai­res) y co­men­za­ron con el ais­la­mien­to, ti­pi­fi­ca­ción y estudio de di­fe­ren­tes bac­te­rias can­di­da­tas a ser las me­jo­res fi­ja­do­ras de ni­tró­geno. Era ne­ce­sa­rio que fue­ran ca­pa­ces de to­le­rar las di­ver­sas ca­rac­te­rís­ti­cas de los sue­los en los que se siem­bra so­ja en el país.

“Ba­jo con­di­cio­nes de la­bo­ra­to­rio, com­ple­ta­men­te con­tro­la­das, se desa­rro­lló un pro­ce­so de se­lec­ción cien­tí­fi­ca que co­men­zó con cien ais­la­mien­tos de ce­pas de in­te­rés. De esos, só­lo que­da­ron diez ce­pas can­di­da­tas y, fi­nal­men­te, dos fue­ron las me­jo­res fi­ja­do­ras, que com­pi­tie­ron me­jor cuan­do fue­ron eva­lua­das con ce­pas de re­fe­ren­cia y que so­bre­vi­vie­ron a fac­to­res co­mo la aci­dez, que es fre­cuen­te en sue­los con mu­chos años de agri­cul­tu­ra, y el im­pac­to del gli­fo­sa­to o las al­tas tem­pe­ra­tu­ras, en­tre otras”, de­ta­lló Lo­dei­ro.

El desa­rro­llo ge­ne­ró el in­te­rés de la com­pa­ñía Ba­ren­brug Pa­la­ver­sich. Así, lue­go de esa in­ves­ti­ga­ción y me­dian­te un acuer­do de vin­cu­la­ción tec­no­ló­gi­ca, es­tos mi­cro­or­ga­nis­mos se­lec­cio­na­dos por el gru­po de in­ves­ti­ga­ción de Lo­dei­ro fue­ron en­tre­ga­dos a la em­pre­sa, con­tó Da­nie­la Bruz­ze­se, res­pon­sa­ble del cen­tro de in­ves­ti­ga­ción y pro­duc­ción de ino­cu­lan­tes de la fir­ma.

Bruz­ze­se co­men­tó que pro­ba­ron las ce­pas a cam­po y ob­ser­va­ron res­pues­tas muy sig­ni­fi­ca­ti­vas en el nú­me­ro de nó­du­los y el ren­di­mien­to de la so­ja, por lo cual co­men­za­ron a mul­ti­pli­car las dos ce­pas a ni­vel in­dus­trial. Es­te tra­ba­jo de eva­lua­ción y mul­ti­pli­ca­ción in­dus­trial se desa­rro­llo por dos años, de­ta­lla la in­ves­ti­ga­do­ra.

Con to­da la in­ves­ti­ga­ción bá­si­ca y apli­ca­da, fi­nal­men­te se lle­gó al lan­za­mien­to de dos pro­duc­tos co­mer­cia­les, que apun­tan con­cre­ta­men­te a dos gran­des si­tios de pro­duc­ción so­je­ra: el nor­te, que in­clu­ye des­de el nor­te de la pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res has­ta el NEA y, el sur, que abar­ca al cen­tro y sur de Bue­nos Ai­res y la zo­na de la Cuen­ca del Sa­la­do.

Así, co­mien­zan a ajus­tar­se es­tas tec­no­lo­gías a los si­tios es­pe­cí­fi­cos, sus re­que­ri­mien­tos y ca­rac­te­rís­ti­cas. Es­to tam­bién es agri­cul­tu­ra de pre­ci­sión. Es­tá cla­ro. t

En­sa­yan­do. Plán­tu­las de so­ja ba­jo estudio en el la­bo­ra­to­rio. A tra­vés de es­tas prue­bas se bus­ca el me­jor ajus­te en­tre los mi­cro­or­ga­nis­mos y los ma­ne­jos agrí­co­las de ca­da zo­na so­je­ra.

Lo­dei­ro. El je­fe del equi­po cien­tí­fi­co.

Nó­du­los. Son for­ma­dos por bac­te­rias.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.