De­ci­sión tor­pe y ex­tem­po­rá­nea

Clarin - Rural - - LOS TEMAS DE LA SEMANA - Héc­tor A. Huer­go hhuer­go@clarin.com

La de­ci­sión del Ban­co Na­ción, que can­ce­ló las lí­neas de cré­di­to a los pro­duc­to­res de so­ja que ten­gan mer­ca­de­ría sin ven­der, no só­lo es tor­pe, sino ex­tem­po­rá­nea. Tal co­mo se es­pe­ra­ba, la li­qui­da­ción de di­vi­sas por par­te de la agroin­dus­tria en las úl­ti­mas tres se­ma­nas du­pli­có a la de las tres se­ma­nas an­te­rio­res. Y es un 60% su­pe­rior a la de los cin­co años pre­vios.

Co­mo se sa­be, la ven­ta de dó­la­res de los ex­por­ta­do­res es­tá re­la­cio­na­da con la ne­ce­si­dad de ad­qui­rir mer­ca­de­ría, en par­ti­cu­lar so­ja pa­ra pro­ce­sar (ca­si to­da la so­ja sa­le con­ver­ti­da en ha­ri­na, acei­te y bio­die­sel).

Es cierto que el go­bierno ar­bi­tró al­gu­nas me­di­das pa­ra ac­ti­var la li- qui­da­ción de di­vi­sas, co­mo la aper­tu­ra de ROEs pa­ra tri­go y maíz. Si fue­ra es­ta la cau­sa de la me­jo­ra en el flu­jo de dó­la­res, la con­duc­ción ofi­cial de­bie­ra asu­mir el costo (eco­nó­mi­co y po­lí­ti­co) de no ha­ber­lo he­cho an­tes.

Pe­ro ya sa­be­mos: una co­sa es la ig­no­ran­cia, y otra la ne­ce­dad. Ig­no­ran­te es quien no sa­be. Ne­cio es quien no sa­be, pe­ro te­nien­do la opor­tu­ni­dad de apren­der y co­rre­gir, no lo ha­ce. O, cuan­do co­rri­ge, in­cu­rre en un nue­vo dis­la­te.

Lo más do­lo­ro­so es que es­ta de­ci­sión es­tá im­preg­na­da de pre­jui­cios. Y, peor aún, de de­seo de ven­gan­za con­tra el sec­tor que más ha da­do de co­mer al in­sa­cia­ble mons­truo del po­pu­lis­mo.

No al­can­za con ex­pro­piar uno de ca­da tres ca­mio­nes de so­ja cuan­do lle­gan al puer­to. Aho­ra tie­nen el tu­pé de de­ci­dir cuán­do lo quie­ren, obli­gan­do a ven­der tam­bién los otros dos. En el ca­mino, caen en la vol­tea­da los si­lo­bol­sas, con la pa- té­ti­ca ima­gen de un go­bierno lan­zan­do dia­tri­bas con­tra el sis­te­ma de al­ma­ce­na­je que re­vo­lu­cio­nó la lo­gís­ti­ca de gra­nos a ni­vel mun­dial, mien­tras el pro­pio INTA desa­rro­lla­ba el pri­mer con­gre­so internacional del ru­bro.

Así co­mo culpan al pe­rio­dis­mo por las ma­las no­ti­cias, con­vir­tie­ron a una so­lu­ción fe­no­me­nal en un ri­dícu­lo pro­ble­ma. Ay país.

Can­ce­lar las lí­neas de cré­di­to del Na­ción pa­ra re­te­ner so­ja trae­rá más pa­rá­li­sis

En el mun­do, los ban­cos, ofi­cia­les y pri­va­dos, dan lí­neas de cré­di­to pa­ra “re­ten­ción de co­se­cha”. Es una for­ma de or­de­nar el flu­jo de mer­ca­de­ría, afron­tan­do la reali­dad agro­nó­mi­ca: se co­se­cha en un día lo que se va a pro­ce­sar y em­bar­car a lo lar­go del año.

Per­mi­tía de­fen­der el pre­cio, evi- tan­do el efec­to “puer­ta 12” cuan­do lle­ga la re­co­lec­ción. El pro­pio Ban­co Na­ción ha­bía adop­ta­do es­ta po­lí­ti­ca, que en su mo­men­to sig­ni­fi­có un buen es­tí­mu­lo a la cons­truc­ción de si­los en cha­cra, aco­pios y coope­ra­ti­vas.

El ex­ce­den­te fi­nan­cie­ro de los cha­ca­re­ros se des­ti­na fun­da­men­tal­men­te a la com­pra de in­su­mos pa­ra la cam­pa­ña si­guien­te, a sus gas­tos de con­su­mo (a ve­ces la pa­tro­na quie­re co­ci­nar mi­la­ne­sas, y has­ta cam­biar las cor­ti­nas), y lo que que­da es pa­ra com­prar al­gu­na ma­qui­na­ria. En es­to es fun­da­men­tal la ope­ra­to­ria del Na­ción (y to­dos los ban­cos).

Na­die com­pra una sem­bra­do­ra nue­va sin cré­di­to del ban­co. Abre un bol­són, y el res­to lo pi­de. Al res­trin­gir­se el cré­di­to, el pri­mer afec­ta­do es el fa­bri­can­te de ma­qui­na­ria.

En un mo­men­to de ba­jón de pre­cios, au­men­to de cos­tos, atra­so cam­bia­rio, y ago­ta­mien­to mo­ral por el so­pa­peo K a los “agro­gar­cas”, lo peor que se po­día ha­cer es cas­ti­gar la ma­gra in­ten­ción de com­pra de bie­nes du­ra­bles.

La reac­ción na­tu­ral va a ser no ir al ban­co, y no com­prar na­da. En­ton­ces, no ne­ce­si­ta ven­der la par­te de so­ja ne­ce­sa­ria pa­ra com­ple­tar la ope­ra­ción. Es­tí­mu­lo a la re­ten­ción.

Los mu­cha­chos K só­lo son ex­per­tos en eso de ori­nar con­tra el vien­to. Ya lo hi­cie­ron con el bio­die­sel, has­ta que se die­ron cuen­ta de que ha­bía que dar­se vuel­ta. Lo hi­cie­ron, sin au­to­crí­ti­ca al­gu­na, y lle­gó una ines­pe­ra­da lluvia de dó­la­res.

Por es­tos días se es­tá sem­bran­do la úl­ti­ma cam­pa­ña de la dé­ca­da per­di­da. La de­man­da internacional se man­tie­ne fir­me. Pron­to se di­ge­ri­rán los al­tos stocks ori­gi­na­dos por la enor­me co­se­cha que tu­vo el “corn belt” es­ta­dou­ni­den­se es­ta año.

Pe­ro aquí fal­ta un año. Se­rá lar­go. t

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.