Yen­do de la ca­ña al azú­car y al pa­pel

Con la co­se­cha ca­ñe­ra a pleno en las úl­ti­mas se­ma­nas, en Ju­juy hay otro ejem­plo de có­mo la pro­duc­ción agrí­co­la se in­te­gra a fon­do con la in­dus­tria.

Clarin - Rural - - AGROINDUSTRIA - JU­JUY. EN­VIA­DO ES­PE­CIAL Lu­cas Vi­lla­mil cla­rin­ru­ral@clarin.com

La in­te­gra­ción es una de las prin­ci­pa­les he­rra­mien­tas que tie­ne la agroin­dus­tria pa­ra ser com­pe­ti­ti­va. Un cla­ro ejem­plo es el in­ge­nio Le­des­ma, en el es­te de la pro­vin­cia de Ju­juy, que a par­tir de un cre­ci­mien­to ver­ti­cal y ho­ri­zon­tal apro­ve­cha has­ta los des­per­di­cios de ca­da eta­pa pro­duc­ti­va pa­ra ge­ne­rar be­ne­fi­cios. De esa ma­ne­ra, par­tien­do de sus pro­pias plan­ta­cio­nes de ca­ña y pa­san­do por un enor­me com­ple­jo in­dus­trial, lle­ga a los mer­ca­dos con azú­car, pa­pel, al­cohol y bio­eta­nol, y has­ta sa­tis­fa­ce su pro­pia ne­ce­si­dad ener­gé­ti­ca.

To­do el pro­ce­so co­mien­za en una cha­cra ex­pe­ri­men­tal -com­par­ti­da con otros in­ge­nios y cañeros in­de­pen­dien­te­sen la que hay unas 130 va­rie­da­des de ca­ña en eva­lua­ción; de allí sa­le la ge­né­ti­ca que se­rá uti­li­za­da en los lo­tes de la com­pa­ñía, unas 45.000 hec­tá­reas que se ex- tien­den al pie de las yun­gas, la sel­va ju­je­ña que al­ber­ga gran par­te de la bio­di­ver­si­dad del país.

“Es con la bús­que­da de la me­jor ge­né­ti­ca que se ha­ce fren­te a las di­fi­cul­ta­des agro­nó­mi­cas de la ca­ña: ma­le­zas co­mo el yu­yo cu­bano o pla­gas co­mo el gu­sano ta­la­dor. Hay po­ca o nu­la apli­ca­ción de pro­duc­tos, pe­ro el prin­ci­pal pro­ble­ma es el cli­ma: las se­quías y las he­la­das pue­den de­te­ner la ma­du­rez de la ca­ña y ge­ne­rar gran­des pér­di­das de ren­di­mien­to, tan­to de ca­ña co­mo en el con­te­ni­do de azú­car”, ex­pli­ca Jor­ge Luis Bravo Al­mo­na­cid, je­fe del de­par­ta­men­to téc­ni­co de la Ge­ren­cia de Cam­po, mien­tras ob­ser­va la za­fra jun­to a Cla­rín Ru­ral.

Ge­ne­ral­men­te es en oc­tu­bre cuan­do la ca­ña es­tá en su pi­co má­xi­mo de ren­di­mien­to de azú­car, pe­ro de­pen­de de la fe­cha en la que ha­ya si­do co­se­cha­da por úl­ti­ma vez.

“La ca­ña es un cul­ti­vo plu­ri­anual, por lo que se deja re­bro­tar du­ran­te cin­co años. En ca­da cam­pa­ña, el 20% del área (unas 6.000 hec­tá­reas) se re­siem­bra pa­ra que la ca­ña no pier­da vi­gor. El rin­de pro­me­dio es de 85 to­ne­la­das por hec­tá­rea pe­ro apun­ta­mos a lle­gar a 92 en po­co tiem­po. En pro­me­dio, el 10% de la ca­ña es azú­car”, di­ce Bravo Al­mo­na­cid.

La épo­ca de co­se­cha du­ra seis me­ses y fi­na­li­za en no­viem­bre. Du­ran­te ese tiem­po, la ca­ña es trans­por­ta­da cons­tan­te­men­te en gran­des tol­vas por ca­mi­nos in­ter­nos (en to­tal tie­nen 700 ki­ló­me­tros) has­ta el in­ge­nio. Allí, la ca­ña pa­sa por tres tra­pi­ches que fun­cio­nan las 24 ho­ras du­ran­te los seis me­ses de za­fra y se le ex­trae el ju­go mix­to pa­ra la pro­duc­ción de azú­car y al­cohol.

“De los tres tra­pi­ches sa­len 1.000 me­tros cú­bi­cos de ju­go por ho­ra. El con­te­ni­do de azú­car de ese ju­go es de so­lo el 12%, por lo que se lo ca­lien­ta has­ta el pun­to de ebu­lli­ción pa­ra ha­cer un pro­ce­so de cla­ri­fi­ca­ción; se eva­po­ra el agua has­ta que el azú­car re­pre­sen­ta el 70% del ju­go. Des­pués, se in­du­ce la cris­ta­li­za­ción de la sa­ca­ro­sa. El des­per­di­cio de to­do es­te pro­ce­so se lla­ma cachaza, y vuel­ve a los lo­tes co­mo abono”, ex­pli­ca Mil­ton Al­da­na, ingeniero de pro­ce­sos de la plan­ta.

En la em­pre­sa se mue­len ca­si cua­tro mi­llo­nes de to­ne­la­das de ca­ña por año; unas 24.000 to­ne­la­das dia­rias. Con la ca­ña pro­pia, Le­des­ma sa­tis­fa­ce el 80% de su de­man­da. El res­to se lo com­pra a pro­duc­to­res in­de­pen­dien­tes. En los seis me­ses del año en los que no hay za­fra, la plan­ta se des­ar­ma com­ple­ta­men­te pa­ra su lim­pie­za y man­te­ni­mien­to.

Pe­ro la ma­qui­na­ria si­gue fun­cio­nan­do. Ade­más de azú­car, el otro fa­mo­so pro­duc­to de la em­pre­sa es el pa­pel, cu­ya ma­te­ria pri­ma es el ba­ga­zo que que­da tras el pa­so de la ca­ña por los tra­pi­ches. El 30 por cien­to de esa fi­bra ve­ge­tal es enviada me­dian­te una lar­ga cin­ta trans­por­ta­do­ra a la fá­bri­ca que se en­cuen­tra al la­do del in­ge­nio. Allí, el ba­ga­zo es trans­for­ma­do en pas­ta ce­lu­ló­si­ca y, tras pa­sar por unas enor­mes bo­bi­nas, en gran­des ro­llos de pa­pel.

El res­to del ba­ga­zo se que­ma en unas cal­de­ras pa­ra la pro­duc­ción de ener­gía.

Gran par­te de la elec­tri­ci­dad­que con­su­me es­ta agroin­dus­tria sur­ge de sus pro­pios des­per­di­cios, y pa­ra acen­tuar es­ta ma­triz, en los úl­ti­mos años la em­pre­sa co­men­zó a ha­cer co­se­cha de la mal­ho­ja de ca­ña pa­ra ali­men­tar a las cal­de­ras, un pro­ce­so que ge­ne­ra ade­más be­ne­fi­cios agro­nó­mi­cos. Mi­les de far­dos de ras­tro­jo se sa­can ca­da año de los lo­tes pa­ra fa­ci­li­tar el re­bro­te y pro­du­cir bio­ener­gía.

La otra pa­ta ener­gé­ti­ca de es­te com­ple­jo ca­ñe­ro es el eta­nol. Con una par­te del ju­go mix­to que sa­le de los tra­pi­ches, la em­pre­sa pro­du­ce 80.000 me­tros cú­bi­cos de al­cohol. Una par­te de ese al­cohol se ven­de a em­pre­sas de be­bi­das y lle­ga em­bo­te­lla­do a las me­sas de los ho­ga­res, pe­ro la ma­yor par­te (62.000 me­tros cú­bi­cos) se en­vía a la plan­ta de eta­nol que es­tá a po­cos me­tros del in­ge­nio. La fá­bri­ca tie­ne ca­pa­ci­dad pa­ra pro­du­cir 100 mi­llo­nes de li­tros al año, pe­ro ac­tual­men­te la em­pre­sa so­lo tie­ne cu­po otor­ga­do pa­ra ven­der 50 mi­llo­nes.

Pa­ra com­ple­tar el ci­clo de apro­ve­cha­mien­to de la ca­ña, la lig­ni­na -un com­po­nen­te que se ex­trae del ba­ga­zo en el pro­ce­so de pro­duc­ción de pas­ta ce­lu­ló­si­ca- es es­par­ci­da por ca­mio­nes so­bre to­dos los ca­mi­nos in­ter­nos, lo que evi­ta que se le­van­te tie­rra y ayu­da a te­ner un me­jor man­te­ni­mien­to.

De es­ta ma­ne­ra, no hay rin­cón que es­ca­pe a la ló­gi­ca agroin­du­sFá­bri­ca. trial. t

Me­ta fie­rro. La co­se­cha de la ca­ña, a pleno, el mes pa­sa­do en te­rri­to­rio ju­je­ño. La épo­ca pa­ra es­ta ta­rea se ex­tien­de du­ran­te seis me­ses y ter­mi­na en no­viem­bre.

Es­ta es la plan­ta del bio­eta­nol que se fa­bri­ca a par­tir de la ca­ña.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.