Otra asig­na­tu­ra pen­dien­te

El au­tor ase­gu­ra que la Ar­gen­ti­na vie­ne per­dien­do una ex­ce­len­te opor­tu­ni­dad pa­ra lo­grar la ex­pan­sión de su pro­duc­ción fo­res­tal. In­di­ca que el país tie­ne muy bue­nas con­di­cio­nes pa­ra su desa­rro­llo, pe­ro que no se apli­ca co­rrec­ta­men­te el mar­co le­gal y, ade­má

Clarin - Rural - - GRANOS - Eu­ge­nio Co­rra­di­ni ES­PE­CIA­LIS­TA EN ECO­NO­MIA AGRA­RIA

La de­mo­ra en san­cio­nar la Ley de Or­de­na­mien­to de Bos­ques Na­ti­vos, por par­te de la pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res, pri­va a sus fo­res­ta­do­res de co­brar los apor­tes no re­in­te­gra­bles que las le­yes de pro­mo­ción fo­res­tal po­seen pa­ra los que desa­rro­llen esa ac­ti­vi­dad.

Al no avan­zar las áreas fo­res­ta­das, ellas no cum­plen: u Su pa­pel de ab­sor­ción del dió­xi­do de car­bono at­mos­fé­ri­co, tam­po­co -y es­pe­cial­men­te en la Pam­pa De­pri­mi­da- no brin­dan re­pa­ro a la ga­na­de­ría exis­ten­te- ni ate­núa las es­co­rren­tías de las aguas pro­ve­nien­tes de las pre­ci­pi­ta­cio­nes. u El desa­rro­llo fo­res­to in­dus­trial pro­vin­cial, ya que sus vas­tos te­rri­to­rios po­drían com­pe­tir con la Mesopotamia, tan­to en áreas im­plan­ta­das co­mo en su in­dus­tria fo­res­tal, más aun -con se­gu­ri­dad- per­mi­ti­ría el desa­rro­llo de la in­dus­tria ce­lu­ló­si­co pa­pe­le­ra ge­ne­ran­do no so­lo la re­duc­ción de im­por­ta­cio­nes en es­te ru­bro, sino tam­bién un ex­ce­den­te de di­vi­sas tan ne­ce­sa­rio pa­ra la eco­no­mía na­cio­nal.

La­men­ta­ble­men­te, la si­tua­ción es más gra­ve. Pe­se a la le­gis­la­ción vi­gen­te, y a más de 50 años de me­di­das ten­dien­tes a lo­grar el desa­rro­llo fo­res­tal y de la in­dus­tria trans­for­ma­do­ra de su pro­duc­ción, Ar­gen­ti­na no lle­ga al mi­llón dos­cien­tas mil hec­tá­reas fo­res­ta­das, ni po­see un in­ven­ta­rio fo­res­tal que le per­mi­ta al in­dus­trial que quie­re ins­ta­lar­se sa­ber con exac­ti­tud qué vo­lu­men de pro­duc­ción anual po­see pa­ra su em­pren­di­mien­to ni tam­po­co cuál es la ca­li­dad de esa dis­po­ni­bi­li­dad. Pa­ra­le­la­men­te, la fo­res­tal de­ri­va­da no es su­fi­cien­te pa­ra pro­ce­sar la to­ta­li­dad de la pro­duc­ción anual pro­ve­nien­te de los bos­ques de cul­ti­vo y na­ti­vos.

En con­tra­po­si­ción, Uru­guay y Chi­le, in­di­vi­dual­men­te, po­seen su­per­fi­cies fo­res­ta­das su­pe­rio­res y cuen­tan con una in­dus­tria ce­lu­ló­si­ca pa­pe­le­ra, de ta­ble­ros y de mue­bles que ab­sor­ben to­da la ma­de­ra dis­po­ni­ble, ge­ne­ran­do pre­cios ren­ta­bles co­mo pa­ra lo­grar que la fo­res­ta­ción hoy con­ti­núe desarro- llán­do­se con me­nor o ca­si nin­gún apo­yo es­ta­tal di­rec­to.

De es­ta ma­ne­ra, es­ta ac­ti­vi­dad cum­ple con un re­qui­si­to fun­da­men­tal de la mis­ma: me re­fie­ro bá­si­ca­men­te a su ami­ga­bi­li­dad con el me­dio am­bien­te. La ma­de­ra y los sub­pro­duc­tos de­ri­va­dos de su in­dus­tria­li­za­ción se con­vier­ten en ener­gía, pa­pel, mue­bles, etc., que de­traen del am­bien­te dió­xi­do de car­bono y con­tri­bu­yen a pa­liar los efec­tos del cam­bio cli­má­ti­co.

Por el con­tra­rio, en nues­tro país la ca­ren­cia de una in­dus­tria desa­rro­lla­da lle­va a que en más de una oca­sión, las vi­ru­tas, as­ti­llas y ase­rrín se que­men a cie­lo abier­to, de­ter­mi­nan­do un re­sul­ta­do am­bien­tal ne­ga­ti­vo. A ello con­tri­bu­ye la vi­sión equi­vo­ca­da de nues­tra eli­te po­lí­ti­ca, que anual­men­te no trans­fie­re -vía la ley de pre­su­pues­to­los fon­dos re­que­ri­dos pa­ra abo­nar, en tiem­po y for­ma, los apor­tes no re­in­te­gra­bles que la ley 25.080 asig­na a los plan­ta­do­res. Tam­po­co co­la­bo­ra con la eje­cu­ción en tie­min­dus­tria po y for­ma de los re­in­te­gros a las ex­por­ta­cio­nes, ni la pro­yec­ta­da es­ta­bi­li­dad fis­cal que la men­cio­na­da ley con­fie­re a quie­nes desa­rro­llen pro­yec­tos fo­res­to in­dus­tria­les.

To­do ello lle­va -con­jun­ta­men­te con una vi­sión erra­da so­bre el ac­cio­nar de las plan­tas ce­lu­ló­si­co pa­pe­le­ras- a una ge­ne­ra­ción de ex­ce­den­tes pro­duc­ti­vos pri­ma­rios que de­te­rio­ran los pre­cios de es­te pro­duc­to, fre­na­ron las in­ver­sio­nes in­dus­tria­les de las em­pre­sas que se asen­ta­ron en el país, pe­ro que si­guen in­vir­tien­do en los paí­ses ve­ci­nos, e im­pi­de cum­plir al sec­tor con su ac­ción be­ne­fac­to­ra so­bre el am­bien­te.

Adi­cio­nal­men­te, mien­tras en Chi­le y Uru­guay se trans­for­mó en un ex­ce­len­te pro­vee­dor de di­vi­sas, da­do sus vo­lú­me­nes ex­por­ta­bles, Ar­gen­ti­na si­gue sien­do un ex­pul­sor de di­vi­sas de­bi­do a las in­gen­tes im­por­ta­cio­nes que el país de­be con­cre­tar.

Fi­nal­men­te, un no­ble ges­to del pre­si­den­te de la her­ma­na Re­pú­bli­ca Orien­tal del Uru­guay, Jo­sé “Pe­pe” Mu­ji­ca, quien al re­ci­bir crí­ti­cas por la ins­ta­la­ción de la ter­ce­ra pas­te­ra en el nor­te de su país, ya que se­gún al­gu­nos téc­ni­cos uru­gua­yos no po­see­rán ma­de­ra su­fi­cien­te pa­ra abas­te­cer­la, ex­pre­só que el mer­ca­do se en­car­ga­rá de pro­veer­la con los ex­ce­den­tes ma­de­re­ros de Mi­sio­nes y Co­rrien­tes. Es­ta ac­ción abre una in­tere­san­te pers­pec­ti­va pa­ra los ex­ce­den­tes pro­duc­ti­vos ar­gen­ti­nos y me con­gra­tu­la pe­ro me due­le que mi país ha­ya per­di­do otra ex­ce­len­te opor­tu­ni­dad de ex­pan­sión fo­res­tal. t

A la som­bra. Ar­gen­ti­na no lle­ga a 1.200.000 hec­tá­reas fo­res­ta­das y la in­dus­tria no pue­de pro­ce­sar to­da la pro­duc­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.