Al girasol “sen­si­ble”, lo afec­ta el 2,4 D

La de­ri­va, por tra­tar “yuyos” di­fí­ci­les, pue­de da­ñar lo­tes cer­ca­nos sem­bra­dos con es­te cul­ti­vo.

Clarin - Rural - - EL FUTURO DEL AGRO - Cla­rín Ru­ral cla­rin­ru­ral@clarin.com

La apa­ri­ción de ma­le­zas re­sis­ten­tes lle­va al re­sur­gi­po­si­ble mien­to de vie­jos pro­ble­mas, que se pue­den en­fren­tar con ac­tua­li­za­das so­lu­cio­nes.

Un tra­ba­jo de Jorgelina Mon­to­ya, es­pe­cia­lis­ta del INTA An­guil, se­ña­la que los da­ños en el girasol sen­si­ble al 2,4 D, un her­bi­ci­da que vol­vió a la pa­les­tra de­bi­do a las ma­le­zas di­fí­ci­les, son un pro­ble­ma fre­cuen­te que pue­de ser mi­ni­mi­za­do con un uso ra­cio­nal del pro­duc­to.

La de­ri­va de las par­tí­cu­las con­te­ni­das en las go­tas a cau­sa del vien­to, a di­fe­ren­cia de la de­ri­va de va­por, “pue­de dar­se en cual­quie­ra de las for­mu­la­cio­nes de 2,4 D (és­ter o sal ami­na) o cual­quier otro pro­duc­to pul­ve­ri­za­do”, di­ce la es­pe­cia­lis­ta y aler­ta so­bre las apli­ca­cio­nes rea­li­za­das en con­di­cio­nes ven­to­sas y uti­li­zan­do pi­cos y pre­sio­nes que crean un fino spray de go­ti­tas, ya que en esos ca­sos au­men­ta el ries­go de de­ri­va de par­tí­cu­las.

Con ex­cep­ción de al­gu­nos ca­sos ex­tre­mos, el tra­ba­jo de Mon­to­ya se­ña­la que nor­mal­men­te se ob­ser­van de­ri­vas de cor­ta dis­tan­cia, así con­si­de­ra que 60 me­tros des­de el área de apli­ca­ción al cul­ti­vo sen­si­ble se­ría su­fi­cien­te pa­ra pre­ve­nir pro­ble­mas de fi­to­to­xi­ci­dad. Tam­bi­pen agre­ga que en si­tua­cio­nes ries­go­sas es dis­mi­nuir la de­ri­va uti­li­zan­do pi­cos de pul­ve­ri­za­ción que pro­duz­can go­tas de ma­yor ta­ma­ño, aun­que es­ta al­ter­na­ti­va de­be com­pa­ti­bi­li­zar­se con la efi­ca­cia que su bus­ca lo­grar se­gún el ob­je­ti­vo plan­tea­do en ca­da tra­ta­mien­to.

Sin em­bar­go, aun­que a igual cau­dal de en­tre­ga los pi­cos de án­gu­lo más am­plio pro­du­cen go­tas más fi­nas, es­to es com­pen­sa­do por la me­nor dis­tan­cia ne­ce­sa­ria des­de el pi­co al ob­je­ti­vo pa­ra ga­ran­ti­zar una ade­cua­da su­per­po­si­ción. “La es­ca­sa ener­gía iner­cial de las go­tas pe­que­ñas ha­ce que el acor­ta­mien­to de di­cha dis­tan­cia con­tri­bu­ya a me­jo­rar la lle­ga­da del pro­duc­to al ob­je­ti­vo”, di­ce Mon­to­ya.

Por otro la­do, es po­si­ble uti­li­zar pro­duc­tos re­duc­to­res de de­ri­va que re­du­cen el nú­me­ro de go­tas con un diá­me­tro me­nor a 100 mi­cro­nes.

El girasol co­mo la so­ja son da­ña­dos por el 2,4 D de­bi­do a la de­ri­va de va­por de las apli­ca­cio­nes con for­mu­la­cio­nes és­ter de es­te her­bi­ci­da. Es­tos efec­tos ne­ga­ti­vos sur­gen cuan­do el her­bi­ci­da se vo­la­ti­li­za y sus va­po­res se mue­ven ha­cia un cul­ti­vo sen­si­ble.

En el ca­so del girasol, la sus­cep­ti­bi­li­dad a de­ri­vas de és­te­res de 2,4 D se in­cre­men­ta gra­dual­men­te des­de los es­ta­dos de plán­tu­la has­ta “es­tre­lla”, dis­mi­nu­yen­do a par­tir de ini­cios de flo­ra­ción.

La es­pe­cia­lis­ta del INTA An­guil se­ña­la que, “las al­tas tem­pe­ra­tu­ras, la ba­ja hu­me­dad re­la­ti­va, la hu­me­dad en el sue­lo y las in­ver­sio­nes tér­mi­cas au­men­tan el po­ten­cial de de­ri­va de va­por”. In­di­ca, ade­más, que las for­mu­la­cio­nes és­ter no de­be­rían ser uti­li­za­das si exis­ten cul­ti­vos sen­si­bles a dis­tan­cias me­no­res de 1,5 ki­ló­me­tros y tam­po­co cuan­do la tem­pe­ra­tu­ra se en­cuen­tra en­tre 16° a 27º ya que los riesgos de eva­po­ra­ción del pro­duc­to se tri­pli­can en ese ran­go de tem­pe­ra­tu­ra.

De es­ta for­ma, Mon­to­ya con­clu­ye que, “las pul­ve­ri­za­cio­nes con for­mu­la­cio­nes és­ter pue­den ser re­em­pla­za­das por 2,4 D sal ami­na, las cua­les no son pro­ble­má­ti­cas”.

Im­pac­to. El girasol es sen­si­ble des­de el es­ta­do de plán­tu­la has­ta “es­tre­lla”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.