En tri­go, la cla­ve es­tá en el ne­go­cio

Por qué la pla­ni­fi­ca­ción co­mer­cial es la es­tra­te­gia fi­nal pa­ra cap­tar las ven­ta­jas de un ma­ne­jo téc­ni­co ajus­ta­do, sin apun­tar so­lo al ren­di­mien­to.

Clarin - Rural - - AGRICULTURA DE PUNTA - Juan I. Mar­tí­nez Dod­da cla­rin­ru­ral@clarin.com

“Tie­nen que pla­ni­fi­car pa­ra ver có­mo co­mer­cia­li­zan de la me­jor ma­ne­ra po­si­ble lo que pro­du­cen”.

El que le ha­bla a un gru­po de pro­duc­to­res y ase­so­res en el sud­es­te bo­nae­ren­se (al­gu­nos de ellos aún no han po­di­do ven­der tri­go de la cam­pa­ña 2013/14), es el ase­sor pri­va­do Pa­blo Cal­vi­ño, quien rom­pió el hie­lo po­nien­do el ojo en el fi­nal del ne­go­cio pa­ra el pro­duc­tor (la ven­ta) y des­pués fue ha­cia atrás: “Hay una ge­né­ti­ca es­pec­ta­cu­lar de tri­go y ce­ba­da, us­te­des tie­nen que es­for­zar­se con la nu­tri­ción, la pro­tec­ción del cul­ti­vo y el ma­ne­jo pa­ra no ser el cue­llo de bo­te­lla de ese po­ten­cial de ren­di­mien­to”.

Cal­vi­ño se cen­tró en el tán­dem tri­go o ce­ba­da/so­ja de se­gun­da. De­jó en cla­ro que “pa­ra te­ner ren­ta­bi­li­dad es más im­por­tan­te co­mer­cia­li­zar bien que te­ner ren­di­mien­tos exu­be­ran­tes”. Y ejem­pli­fi­có. Hoy el di­fe­ren­cial de pre­cio en­tre lo que se po­dría pa­gar por el tri­go y lo que real­men­te re­ci­be el pro­duc­tor es muy gran­de, al igual que la di­fe­ren­cia en­tre ce­ba­da cer­ve­ce­ra o fo­rra­je­ra.

“En am­bos ca­sos, hay 300 a 400 dó­la­res por hec­tá­rea, que no van a lle­gar al pro­duc­tor y que es mu­cho más que su ren­ta his­tó­ri­ca”.

En es­te sen­ti­do, a po­cos días de em­pe­zar la co­se­cha de ce­ba­da, Cal­vi­ño re­co­men­dó ir al cam­po, me­dir ca­li­bres y pro­teí­na y se­gre­gar. “Us­te­des tie­nen la ren­ta en sus ma­nos”, sen­ten­ció.

En cuan­to al con­trol de en­fer­me­da­des de tri­go, Cal­vi­ño plan­teó un cam­bio de pa­ra­dig­ma.

“Aguan­tar has­ta ho­ja ban­de­ra fun­cio­na en años pro­me­dio, de 700 kg/ha de di­fe­ren­cia en­tre par­ce­la con y sin con­trol, pe­ro cuan­do la di­fe­ren­cia es de 1.700 kg/ha la co­sa cam­bia”, di­jo. En esos años, pa­ra él ha­cer dos apli­ca­cio­nes de fun­gi­ci­da trans­mi­te una di­fe­ren­cia de 2.000 a 2.400 ki­los en el ren­di­mien­to. Pa­ra sa­ber si va a te­ner res­pues­ta una apli­ca­ción en dos nu­dos que lue­go se com­ple­te en ho­ja ban­de­ra, Cal­vi­ño ana­li­za el ni­vel de agre­si­vi­dad de en­fer­me­da­des que vie­nen de En­tre Ríos, Per­ga­mino y Sa­la­di­llo.

Tam­bién, en el mar­co de la tra­di­cio­nal jor­na­da or­ga­ni­za­da por Ni­de­ra en su plan­ta La Ba­lle­ne­ra, de Mi­ra­mar, en el sud­es­te de la pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res, un ex­pe­ri­men­ta­do en el ser­vi­cio téc­ni­co de la fir­ma en el sud­es­te, Ja­vier La­to­rre, ana­li­zó la cam­pa­ña: “Tu­vi­mos dos fac­to­res de atra­so; por un la­do, la fe­cha de siem­bra por ex­ce­sos hí­dri­cos y al­qui­le­res que no se ce­rra­ban y, por otro, una tem­pe­ra­tu­ra que fue dos gra­dos su­pe­rior a la me­dia que tu­vo su pi­co con el so­fo­cón de agos­to”.

A mo­do de con­clu­sión, re­co­no­ció que le preo­cu­pa el avan­ce de ma­le­zas y apun­tó al tri­go y la ce­ba­da co­mo una he­rra­mien­ta, ya no só­lo eco­nó­mi­ca o fi­nan­cie­ra, sino co­mo cus­to­dias in­ver­na­les de los lo­tes pa­ra fre­nar el avan­ce de las ma­le­zas.

Por su par­te, el me­jo­ra­dor de tri­go, Mar­cos Kas­par, re­co­no­ció que “el prin­ci­pal ob­je­ti­vo es­tá en el ren­di­mien­to, pe­ro no hay que de­jar de la­do la ca­li­dad y la sa­ni­dad.

Des­cri­bió dos va­rie­da­des aún ex­pe­ri­men­ta­les que po­drían lle­gar al mer­ca­do en 2016.

La va­rie­dad 1002 es pa­ra las zo­nas du­ras, tie­ne bue­na to­le­ran­cia a frío en pas­to, bue­na sa­ni­dad y muy buen po­ten­cial de ren­di­mien­to. En tan­to, la 1004 cuen­ta con al­tí­si­mo po­ten­cial de ren­di­mien­to pa­ra el sud­es­te de Bue­nos Ai­res. A di­fe­ren­cia de Ba­guet­te 802, no tie­ne re­que­ri­mien­to de ver­na­li­za­ción, lo que le da más plas­ti­ci­dad en la fe­cha de siem­bra y es equi­li­bra­do en ca­li­dad y sa­ni­dad.

El po­ten­cial. Pa­ra que el tri­go ex­pre­se to­do su ren­di­mien­to, el pro­duc­tor de­be ocu­par­se de la nu­tri­ción y la sa­ni­dad, di­ce el re­co­no­ci­do ase­sor Pa­blo Cal­vi­ño.

Mi­ra­mar. Arri­ba, el ase­sor téc­ni­co Pa­blo Cal­vi­ño.

Pro­ban­do. A la izq. las par­ce­las ex­pe­ri­men­ta­les de Ni­de­ra, en

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.