El agro, con ba­ses só­li­das

El gi­gan­te quí­mi­co ale­mán Basf cum­ple 150 años y co­men­zó a ce­le­brar­lo en su se­de glo­bal. Su CEO mun­dial con­tó por qué el cam­po es es­tra­té­gi­co pa­ra el mun­do y di­jo que la Ar­gen­ti­na ten­drá un rol fun­da­men­tal. Cla­rín Ru­ral es­tu­vo allí.

Clarin - Rural - - MIRANDO MÁS ALLÁ DE LA COYUNTURA - Ser­gio Per­so­glia sper­so­glia@clarin.com

Nin­gu­na ba­ja de pre­cios o políticas con­tra el agro po­drán evi­tar que el sec­tor en Su­da­mé­ri­ca (prin­ci­pal­men­te Bra­sil y Ar­gen­ti­na), cum­pla con su des­tino de ser ca­da vez más im­por­tan­te pa­ra la pro­duc­ción mun­dial de ali­men­tos. Es­ta vi­sión es com­par­ti­da tan­to en Eu­ro­pa co­mo en Es­ta­dos Uni­dos, por gran­des em­pre­sas mun­dia­les del ne­go­cio. Y la que ra­ti­fi­có es­ta vez ese pun­to de vis­ta fue Basf, el gi­gan­te quí­mi­co ale­mán, que co­men­zó a ce­le­brar aquí, en su se­de glo­bal, los 150 años que cum­pli­rá en po­co tiem­po más.

Esa vi­sión so­bre los gran­des pro­duc­to­res sud­ame­ri­ca­nos de gra­nos, li­de­ra­dos por Bra­sil pe­ro se­gui­do por Ar­gen­ti­na, es muy im­por­tan­te pa­ra nues­tro país, en mo­men­tos en que el sec­tor atra­vie­sa una co­yun­tu­ra de di­fi­cul­ta­des, pro­duc­to de los dos fac­to­res men­cio­na­dos al co­mien­zo, y que ne­ce­si­ta co­mo po­cas ve­ces ver la luz al fi­nal el tú­nel. Ese res­plan­dor exis­te, y sa­ber có­mo ven es­tas gran­des com­pa­ñías el fu­tu­ro del país, y del sec­tor, ayu­da a con­ven­cer­se de eso.

En Lud­wigs­ha­fen, en el po­ten­te co­ra­zón in­dus­trial de Ale­ma­nia, a me­nos de una ho­ra de tren des­de Franc­fort, Basf tie­ne el com­ple­jo quí­mi­co más gran­de del mun­do. Son 1.000 hec­tá­reas con 120 plan-

En 2013, Basf fac­tu­ró 95.000 mi­llo­nes de dó­la­res en­tre to­dos sus ne­go­cios

tas de pro­duc­ción, puer­to pro­pio, unos 2.000 edi­fi­cios y 40.000 em­plea­dos, que fa­bri­can des­de com­po­nen­tes pa­ra la pin­tu­ra de au­to­mó­vi­les has­ta prin­ci­pios ac­ti­vos de agro­quí­mi­cos. El pe­so de es­ta em­pre­sa es enor­me en Ale­ma­nia (fac­tu­ró el año pa­sa­do unos 95.000 mi­llo­nes de dó­la­res a ni­vel glo­bal), pe­ro más to­da­vía en es­ta ciu­dad, que tie­ne 160.000 ha­bi­tan­tes.

Allí, el pre­si­den­te del di­rec­to­rio de la com­pa­ñía, Kurt Bock, brin­dó un con­fe­ren­cia de pren­sa a la que asis­tie­ron me­dios de to­do el mun­do, pe­ro so­lo dos vin­cu­la­dos al agro de Su­da­mé­ri­ca: O Glo­bo Ru­ral (del prin­ci­pal gru­po de me­dios de Bra­sil) y Cla­rín Ru­ral, to­do un in­di­ca­dor de dón­de se con­cen­tra el in­te­rés de la fir­ma en cuan­to al ne­go­cio agrí­co­la re­gio­nal se re­fie­re.

En ese mar­co, en un bre­ve diá­lo­go apor­te con los en­via­dos de es­te dia­rio y de O Glo­bo Ru­ral, Bock sos­tu­vo que “Su­da­mé­ri­ca, par­ti­cu­lar­men­te Bra­sil y Ar­gen­ti­na, cons­ti­tu­ye un mer­ca­do muy im­por­tan­te pa­ra la pro­tec­ción de cul­ti­vos. Aun­que aho­ra es­ta­mos vien­do un ne­go­cio me­nos di­ná­mi­co, no creo que na­die pue­da ser me­jor en es­ta ac­ti­vi­dad que los paí­ses de us­te­des”.

Ya du­ran­te la con­fe­ren­cia de pren­sa, el pre­si­den­te del di­rec­to­rio del gi­gan­te ale­mán se ha­bía re­fe­ri­do a nues­tro país.

“Ar­gen­ti­na es im­por­tan­te y es­ta­mos muy in­tere­sa­dos en in­cre­men­tar nues­tra pre­sen­cia allí, aun­que en los úl­ti­mos tiem­pos ha te­ni­do cier­ta vo­la­ti­li­dad, por de­cir- lo de al­gu­na ma­ne­ra. Pe­ro es muy fuer­te pa­ra no­so­tros en el ne­go­cio agrí­co­la y tam­bién en los te­mas de pe­tró­leo y gas”, lan­zó Bock, cu­ya com­pa­ñía es due­ña de Win­ters­hall, in­tere­sa­da en par­ti­ci­par en la ex­plo­ra­ción del ya­ci­mien­to de Va­ca Muer­ta, en Neu­quén.

Aun­que mi­ran de cer­ca la di­fí­cil co­yun­tu­ra ar­gen­ti­na, los de Basf da­rán en enero pró­xi­mo una se­ñal del in­te­rés que les ge­ne­ra el país: más allá de las vi­ci­si­tu­des, sus prin­ci­pa­les di­rec­ti­vos mun­dia­les ha­rán

una reunión en Bue­nos Ai­res pa­ra ana­li­zar las es­tra­te­gias glo­ba­les y las de la re­gión, ade­lan­tó Bock.

Co­mo par­te de los ini­cios de los fes­te­jos por sus 150 años, Basf abrió tam­bién las puer­tas de su ba­se glo­bal de in­ves­ti­ga­cio­nes agrí­co­las, ubi­ca­da en Lim­bur­ger­hof, a unos 20 mi­nu­tos de su se­de cen­tral. Allí, en el pro­li­jo en­torno del cam­po ale­mán, que pa­re­ce sa­li­do de un cuadro, la com­pa­ñía tie­ne es­te cen­tro que en 2014 cum­plió na­da me­nos que 100 años.

Allí, cien­tí­fi­cos y es­tra­te­gas de la em­pre­sa con­ta­ron va­rios de­ta­lles de su ne­go­cio de agro (ver So­bre

nú­me­ros...) y ade­lan­ta­ron en qué mar­co glo­bal de­be­rá in­ser­tar­se la pro­duc­ción de ali­men­tos de Ar-

“No creo que na­die pue­de ser me­jor que Bra­sil y la Ar­gen­ti­na en agro”, di­jo Bock

gen­ti­na y Bra­sil en los pró­xi­mos años.

Mar­kus Frank, res­pon­sa­ble glo­bal de Sus­ten­ta­bi­li­dad en el área de Pro­tec­ción de Cul­ti­vos, re­cor­dó que el desafío se­rá ali­men­tar a una po­bla­ción mun­dial de 9.000 mi­llo­nes de per­so­nas en el 2050 (hoy es­tá en 7.000), pe­ro agre­gó otros tres da­tos que va­le la pe­na te­ner en cuen­ta:

esa gen­te se­rá ca­da vez más lon­ge­va,

la cla­se me­dia se ha­brá tri­pli­ca­do en­tre 2005 y 2030, cuan­do ten­drá ya 1.200 mi­llo­nes de per­so­nas, la ma­yo­ría en Asia y Amé­ri­ca La­ti­na,

y ca­si 2.000 mi­llo­nes de per­so­nas se ha­brán su­ma­do a vi­vir en ciu­da­des pa­ra el año 2030, tam­bién to­man­do co­mo ini­cio el 2005. Los

“ur­ba­nos” ha­brán pa­sa­do, así, de 3.000 mi­llo­nes de per­so­nas a 5.000 en ese lap­so.

En la ba­se agrí­co­la de Lim­bur­ger­hof, en la que hoy tra­ba­jan 1.700 per­so­nas, se desa­rro­lla­ron ya en 1927 fer­ti­li­zan­tes ni­tro­ge­na­dos y en la dé­ca­da del 40 los pri­me­ros pro­duc­tos pa­ra la pro­tec­ción de cul­ti­vos. En los ´90 se su­mó la bio­tec­no­lo­gía y en el 2000, con la ad­qui­si­ción de la po­de­ro­sa em­pre­sa es­ta­dou­ni­den­se Cya­na­mid, la com­pa­ñía se con­vir­tió en uno de los prin­ci­pa­les pro­ta­go­nis­tas mun­dia­les del sec­tor (Ver Ran­king

agro­quí­mi­co).

Allí se desa­rro­llan mo­lé­cu­las muy co­no­ci­das que es­tán en los pro­duc­tos que usan los pro­duc­to­res ar­gen­ti­nos. Desa­rro­llar ca­da una de ellas in­su­me unos 260 mi­llo­nes de dó­la­res de in­ver­sión y 10 años de tra­ba­jo. Que­da cla­ro que esos mon­tos y esos pla­zos obli­gan a mi­rar más allá de cual­quier co­yun­tu­ra, in­clui­da la de la Ar­gen­ti­na.

Co­mo di­jo Brock, el pre­si­den­te del di­rec­to­rio del gi­gan­te ale­mán, cuan­do la po­bla­ción mun­dial lle­gue a 9.000 mi­llo­nes de per­so­nas, 70% de ellas vi­vi­rá en ciu­da­des. “De las 7.000 mi­llo­nes de per­so­nas que so­mos aho­ra, la ma­yo­ría vi­ve ya en ciu­da­des de los paí­ses en desa­rro­llo y sa­be­mos que los re­cur­sos pa­ra ali­men­tar­las son, aho­ra mis­mo, es­ca­sos. Pe­ro, pa­ra el 2050, ne­ce­si­ta­re­mos na­da me­nos que el do­ble de la co­mi­da que el mun­do es­tá pro­du­cien­do ac­tual­men­te”, de­ta­lló.

Allí es­tá la opor­tu­ni­dad. ¿Y quién tie­ne más po­ten­cial pa­ra apro­ve­char­la que Bra­sil y la Ar­gen­ti­na? La idea no es nue­va, pe­ro va­le la pe­na es­cu­char­la de vo­ces tan in­flu­yen­tes, so­bre to­do en es­tos mo­men­tos de di­fi­cul­tad pa­ra el sec­tor.

Mi­ran­do el maíz. En la lo­ca­li­dad de Lim­bur­ger­hof, Basf tie­ne su cen­tro mun­dial de in­ves­ti­ga­ción de agro, una ba­se que es­te año cum­plió 100 años de vi­da.

Enor­me. En Lud­wigs­ha­fen Basf tie­ne el com­ple­jo quí­mi­co más gran­de el glo­bo.

Con­fe­ren­cia mun­dial. Cla­rín Ru­ral fue el úni­co me­dio agro­pe­cua­rio ar­gen­tino.

Pre­si­den­te. Kurk Bock, lí­der de Basf.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.