Más avan­ces en ino­cu­la­ción pa­ra la so­ja

En Per­ga­mino desa­rro­lla­ron un nue­vo ti­po, que tie­ne en cuen­ta las par­ti­cu­la­ri­da­des de ca­da zo­na, pa­ra desa­rro­llar pro­duc­tos es­pe­cí­fi­cos.

Clarin - Rural - - TECNOLOGÍA AGRÍCOLA - Da­nie­la Bruz­ze­se Es­pe­cial pa­ra Cla­rín Ru­ral

La ino­cu­la­ción ha si­do una prác­ti­ca am­plia­men­te in­cor­do po­ra­da en Ar­gen­ti­na, por­que de­mos­tró que per­mi­tió in­cre­men­tar los rin­des en los cul­ti­vos de ma­ne­ra sig­ni­fi­ca­ti­va y sus­ten­ta­ble.

Ac­tual­men­te, en nues­tro país to­dos los ino­cu­lan­tes pa­ra so­ja uti­li­zan en su for­mu­la­ción un so­lo mi­cro­or­ga­nis­mo fi­ja­dor de ni­tró­geno: Bradyr­hi­zo­bium ja­po­ni­cum ce­pa 109. En al­gu­nos ca­sos tam­bién se han uti­li­za­do com­bi­na­cio­nes de ce­pas ge­né­ri­ca­men­te re­co­men­da­das, que son de adap­ta­ción ge­ne­ral pa­ra to­dos los am­bien­tes y que han te­ni- una per­for­man­ce acep­ta­ble.

Sin em­bar­go, la im­por­tan­cia del cul­ti­vo de so­ja jus­ti­fi­có pro­fun­di­zar la in­ves­ti­ga­ción pa­ra au­men­tar, vía la Fi­ja­ción Bio­ló­gi­ca de Ni­tró­geno (FBN), los ren­di­mien­tos a cam­po.

En es­te mar­co, nues­tra com­pa­ñía desa­rro­lló una in­ves­ti­ga­ción ba­sa­da en un su­pues­to bien co­no­ci­do por el pro­duc­tor agro­pe­cua­rio: que si bien los pro­duc­tos con adap­ta­ción ge­ne­ral pue­den dar bue­nos re­sul­ta­dos, es po­co pro­ba­ble que lo­gren re­sul­ta­dos su­pe­rio­res a aque­llos pro­duc­tos desa­rro­lla­dos es­pe­cí­fi­ca­men­te pa­ra ca­da zo­na. Por ejem­plo, el maíz, el tri­go o la so­ja no tie­nen un úni­co ma­te­rial pa­ra to­do el país. Por el con­tra­rio, la es­pe­ci­fi­ci­dad es re­gla.

La pre­gun­ta ob­via era por qué se es­ta­ba usan­do un mi­cro­or­ga­nis­mo ge­né­ri­co pa­ra to­da el área so­je­ra si esa área no es ho­mo­gé­nea. Ba­ren­brug-Pa­la­ver­sich ini­ció en­ton­ces un tra­ba­jo de in­ves­ti­ga­ción con­jun­to, ba­jo el pa­ra­guas de un acuer­do de vin­cu­la­ción tec­no­ló­gi­ca con el IBBM (Ins­ti­tu­to de Bio­tec­no­lo­gía y Bio­lo­gía Mo­le­cu­lar) de La Uni­ver­si­dad de la Pla­ta, pa­ra ha­llar me­jo­ras a los ino­cu­lan­tes tra­di­cio­na­les.

La pri­me­ra eta­pa con­sis­tió en la re­co­lec­ción de ce­pas co­rres­pon­dien­tes a di­fe­ren­tes am­bien­tes. Lue­go se las ais­ló y ca­rac­te­ri­zó mor­fo­ló­gi­ca y ge­né­ti­ca­men­te. De la co­lec­ción ini­cial de 100 se co­men­za­ron a ha­cer en­sa­yos por gru­pos.

Las pri­me­ras eva­lua­cio­nes se rea­li­za­ron a ni­vel de la­bo­ra­to­rio, tes­tean­do la ca­pa­ci­dad de fi­ja­ción de ni­tró­geno y la adap­ta­ción a di­fe­ren­tes con­di­cio­nes. Fi­nal­men­te, aque­llas ce­pas que su­pe­raron las eta­pas de eva­lua­ción y mul­ti­pli­ca­ción a ni­vel in­dus­trial, in­gre­sa­ron a un plan de tes­teo a cam­po, en en­sa­yos com­pa­ra­ti­vos con la ce­pa de re­fe­ren­cia. En­tre los pa­rá­me­tros eva­lua­dos se in­clu­ye­ron ve­lo­ci­dad de in­fec­ción, adap­ta­ción a las con­di­cio­nes cli­má­ti­cas de stress e in­cre­men­to en rin­de de grano.

Los re­sul­ta­dos fue­ron su­ma­men­te po­si­ti­vos: se pro­bó que en los úl­ti­mos tres años el in­cre­men­to de rin­de al­can­za­do por el nue­vo ino­cu­lan­te es­pe­cí­fi­co por zo­nas ge­ne­ra el do­ble de apor­te que los ino­cu­lan­tes tra­di­cio­na­les. Es de­cir, el au­men­to en el apor­te de ni­tró­geno por par­te de es­tos nue­vos pro­duc­tos de­ter­mi­nó un sig­ni­fi­ca­ti­vo au­men­to de ren­di­mien­to en grano.

Jun­to a es­to tam­bién se ob­ser­vó una más rá­pi­da in­fec­ción y adap­ta­ción a con­di­cio­nes de stress de los mi­cro­or­ga­nis­mos se­lec­cio­na­dos por zo­na, cua­li­dad re­le­van­te cuan­do la ino­cu­la­ción en­fren­ta con­di­cio­nes ad­ver­sas que pue­den ha­cer­la fra­ca­sar y per­der­se el apor­te de la FBN.

Si du­da, es­tos nue­vos pro­duc­tos bio­ló­gi­cos han de­mos­tra­do, ba­jo el con­cep­to de “ino­cu­la­ción de pre­ci­sión”, ser una he­rra­mien­ta efec­ti­va, de ba­jo costo y sus­ten­ta­ble pa­ra su­pe­rar lí­mi­tes de ren­di­mien­to que has­ta aho­ra se creían ya al­can­za­dos.

Con los ino­cu­lan­tes es­pe­cí­fi­cos se in­clu­yen tam­bién las for­mu­la­cio­nes pro­mo­to­ras del cre­ci­mien­to ve­ge­tal con Azos­pi­ri­llum y Pseu­do­mo­nas, que pro­mue­ven el desa­rro­llo ra­di­cu­lar y so­lu­bi­li­zan el fós­fo­ro del sue­lo, pa­ra lo­grar una ma­yor dis­po­ni­bi­li­dad pa­ra la plan­ta. Es­tos efec­tos pro­mo­to­res de cre­ci­mien­to po­ten­cian los be­ne­fi­cios de la fi­ja­ción bio­ló­gi­ca de ni­tró­geno otor­ga­dos por los ino­cu­lan­tes es­pe­cí­fi­cos, in­cre­men­tan­do aun más los ren­di­mien­tos.

No­ta de la Redacción: la au­to­ra es di­rec­to­ra del Cen­tro de In­ves­ti­ga­ción y Pro­duc­ción de Ino­cu­lan­te de Ba­ren­brug Pa­la­ver­sich.

Mu­cho grano. La idea del nue­vo desa­rro­llo de la em­pre­sa Ba­ren­brug Pa­la­ver­sich es, jus­ta­men­te, ayu­dar a in­cre­men­tar los rin­des, en un mo­men­to del agro en que eso re­sul­ta más ne­ce­sa­rio que nun­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.